El papel del estado en la economía venezolana

El estado venezolano ha formado un papel interventor en la economía y surge por la necesidad de una intervención estadal para poder corregir los desequilibrios producto de las imperfecciones del mercado producida por un viejo y obsoleto sistema capitalista del cual aún no hemos logrado liberarnos por completo.

Muchas de esas imperfecciones del mercado se centran en los monopolios tanto de producción como de comercialización entre otros, originando en gran medida perjuicios para la sociedad en general; en cambio, podemos observar países que han conseguido altos niveles de desarrollo mediante la activa participación estadal.

Actualmente el estado venezolano desarrolla a grandes pasos las empresas de producción mixta, sociales y estadales, así como también, la razón de las medidas de control cambiario y de precios adoptadas por el Gobierno Bolivariano; no con el fin de acabar con el sector privado, pero si con la fuerte convicción de disminuir la especulación y el acaparamiento, los cuales son implementados como estrategias por el sector privado para aumentar la demanda y disminuir la oferta, produciendo así la consecuencia económica de la inflación de los productos de primera necesidad y políticamente de un descontento general, desequilibrando el estado. Es por eso que el Estado venezolano representado en el Ejecutivo nacional al sector de las pequeñas, medianas y grandes industrias a través de las compras gubernamentales; de la inserción de las comunidades organizadas en las actividades productivas mediante las cooperativas; de los convenios bilaterales entres países; de la reactivación de la construcción; del desarrollo e implementación de una moneda única como el Sucre; entre otras, ha arrojado cifras positivas en la correcta administración de los recursos, cubriendo de esta manera las necesidades personales y colectivas de la sociedad venezolana e incluso contribuyendo al mismo desarrollo de las naciones hermanas.

El Gobierno Venezolano de hoy, signado por valores bolivarianos de integración, solidaridad e igualdad, no pretende destruir el aparato productivo nacional privado, por el contrario fomenta la capacidad productiva desde perspectivas integrales y sociales; respetuosas de la libertad económica, persigue disminuir los desequilibrios y desigualdades existentes dentro de su población, para arribar a mejores niveles de bienestar social general. Por ello, se pretende sustentarse en un desarrollo endógeno, que potencie cada una de las capacidades del país, generando soluciones para mejorar la calidad de vida de su población, sin desprenderse del entorno internacional y así constituir unidades internas de producción generadoras de empleo, bienes y servicios en función de la sociedad. Por ejemplo, las empresas de producción social, las empresas comunales y las de producción mixta, inician recurrentemente actividades en los distintos sectores de la industria y producción nacional con el fin único de satisfacer necesidades, incluyendo una campaña contra el desempleo; procurando las condiciones idóneas para que en la economía y la sociedad imperen la igualdad y una disminución acelerada de la pobreza.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 17566 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

Actualidad