40 naciones han firmado acuerdos petroleros con el país

Venezuela impulsa 223 alianzas energéticas

Credito: UN

Credito: UN

Caracas, 11 oct. 2009 (Fátima Remiro) - A diferencia de años anteriores, en los cuales Venezuela sólo negociaba el crudo con mercados tradicionales como Estados Unidos y Colombia, en la última década se han venido acentuando acuerdos energéticos con numerosas naciones, como China, Japón y Rusia, que ahora resultan clave para la actual política petrolera gubernamental.

La estrategia del Gobierno de diversificar mercados estrechando lazos a través del oro negro pretende crear "un nuevo mapa energético mundial, en el cual Latinoamérica se convierte en un nuevo polo energético".

En ese sentido, Venezuela ha venido firmando, desde 2000 hasta la fecha, más de un centenar de convenios marco que a su vez se derivan en otros contratos y acuerdos en áreas que van desde la agroindustria hasta la petrolera.

Esos esquemas de cooperación se pueden dividir en dos frentes: uno relacionado con el suministro de hidrocarburos a países latinoamericanos y del Caribe, por medio de acuerdos multilaterales, y otro en los cuales el Estado se asocia con empresas estatales o privadas para desarrollar el área de los hidrocarburos, mediante convenios bilaterales.

Para la concreción de esas alianzas, la mayoría de las veces se conforman empresas mixtas, fórmula que viene utilizando el Gobierno venezolano, como socio mayoritario, para el emprendimiento conjunto de obras.

El presidente de la comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, diputado Roy Daza, explicó que los convenios firmados con nuestra nación obligatoriamente pasan por el Parlamento nacional para su aprobación y se convierten entonces en "convenios ley".

Agregó que la mayoría de esos esquemas de cooperación son bilaterales y se incluye también a empresas privadas.

Citó el ejemplo de la petrolera española Repsol o la británica British, ambas socias de Pdvsa en la Faja del Orinoco.

"Es importante destacar que, a diferencia de otros países, contamos con importantes inversiones derivadas de estos acuerdos de cooperación a pesar de la crisis económica mundial", destacó Daza.

Los más lejanos. Además de los acuerdos multilaterales energéticos, como Petrocaribe, Venezuela ha firmado convenios que resultan importantes para la política de Estado. Tal es el caso de China, que a pesar de la distancia, contó con un suministro de más de 137 mil barriles de crudo criollo en 2008.

El Gobierno prevé aumentar la exportación a China a 1 millón de barriles diarios para 2013.

Con el país asiático se concretaron tres instrumentos en materia energética, en los cuales se incluye una fábrica de taladros petroleros, que estará ubicada para finales de este año en el estado Anzoátegui.

Con Irán también hay seis instrumentos suscritos. La nación persa está presente en la faja petrolífera y Venezuela, por su parte, realizará trabajos de exploración de gas y petróleo en Irán.

También existe una alianza con Rusia, la cual invertirá en el bloque Junín 6 de la Faja.

Se contempla además la creación de un consorcio energético ruso-venezolano para realizar proyectos conjuntos.

Con esa nación se tiene un convenio energético.

Francia, España y Portugal manejan dos, cinco y seis acuerdos, respectivamente, que incluyen el adiestramiento de personal entre Pdvsa y el Instituto Francés de Petróleo, la participación de la empresa española Repsol en la explotación de crudo y la rehabilitación de Planta Centro.

En materia de energía eléctrica, Vietnam juega un papel relevante. Con ese país se lograron tres acuerdos relacionados con ese ámbito. De allí surge la empresa mixta Vietven Iluminaciones, donde Pdvsa es socia y a través de la cual se construirá una fábrica de bombillos ahorradores en Paraguaná (Fal).

Japón también está en la lista con tres memorandos de entendimiento petroleros.

Vietnam también apuesta a desarrollar proyectos en la Faja, específicamente en el bloque Junín 2.

Con Suráfrica se acordó el desarrollo de campos petroleros de forma conjunta y el desarrollo de la tecnología de gas licuado de petróleo (GLP) para producir diesel.

En el sur. En Latinoamérica, donde el oro negro es escaso en la mayoría de los países de la región, esos acuerdos cobran mayor relevancia, pues Venezuela ofrece petróleo en condiciones favorables a cambio de bienes y servicios. Países como República Dominicana pagan parte de su factura petrolera con caraotas.

El país con mayor número de instrumentos de cooperación energética es Argentina, que cuenta con 38 convenios, incluidos proyectos de gas para vehículos.

Con Brasil se firmaron seis que abarcan áreas como la comercialización de crudos y productos, la explotación y procesamiento de petróleo y gas y la construcción y administración conjunta de la refinería Abreu de Lima, en Pernambuco.

Con la isla. Otro aliado importante es Cuba, con el cual se han concretado 15 acuerdos, convenios y memorandos de entendimiento y que se han profundizado en los últimos 10 años.

Venezuela suministra crudo a la isla a cambio de tecnologías y productos que no disponga nuestra nación.

También Cuba apoya al país en el área eléctrica a través de la distribución de los bombillos ahorradores.

Con Panamá hay cinco más para el suministro, transporte y manejo de gas natural y además para el almacenamiento de hidrocarburos.


AYUDA A LA REGIÓN

Por iniciativa venezolana, en 2005 se creó el acuerdo multilateral Petrocaribe, suscrito inicialmente por 14 naciones de la región.

Adicionalmente a los beneficios establecidos en el Acuerdo de San José y en el Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, Venezuela extiende facilidades a los países adscritos a ese convenio.

Petrocaribe busca resolver las asimetrías en el acceso a los recursos energéticos por la vía de un nuevo esquema de intercambio comercial favorable, equitativo y justo entre los países de la región caribeña. Actualmente integran Petrocaribe 18 naciones: Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

El Salvador estudia unirse a ese mecanismo de cooperación energética.

La facturación de la venta se hará a partir de los precios de referencia del mercado internacional.

El mecanismo propone una escala de financiamiento de entre 5% y 50% de la factura petrolera, tomando como referencia el precio de los hidrocarburos (mientras más alto es el precio del crudo, más alto es el porcentaje a financiar). Además, se extiende el período de gracia de uno a dos años y prevé una extensión del período de pago de 17 a 25 años.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 16669 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /energia/n143728.htmlCUS