Venezuela como Potencia Enérgetica Mundial (III)

En varias oportunidades Hugo Chávez ha anunciado que Venezuela participará en el Nuevo Orden Mundial como "potencia energética". Chávez, al referirse al concepto de "potencia energética", no lo hace en términos nacionales. Para Chávez el criterio de territorialidad es latinoamericano y caribeño, y tiene por motor la revolución continental. El eje energético hoy es Venezuela-Bolivia (petróleo-gas). El eje energético-revolucionario es el triángulo Cuba-Venezuela-Bolivia. Esa es la explicación del acuerdo militar-energético Venezuela-Bolivia.

La circunstancia de que el Senado boliviano haya detenido temporalmente el convenio militar Chávez-Morales no significa que el peligro de una confrontación entre Bolivia (y Venezuela) con alguno de sus vecinos haya sido superado. Tampoco ha pasado la amenaza de una crisis interna boliviana.
Pero la base del problema no es militar. Es energética. Es la guerra por el gas de Bolivia. Bolivia posee la segunda reserva de gas más importante de América Latina, después de Venezuela. Brasil importa más de la mitad del gas que consume del país que preside Morales. Bolivia, además, exporta buena parte de su producción de gas a Argentina, que a su vez lo triangula con Chile. Bolivia tiene con Chile un antiguo reclamo de salida al mar. La exportación de gas de Bolivia a Argentina durará mientras Bachelet se encuentre dispuesta a negociar esa salida al mar. Si Chile se niega comenzará otra historia.

La potencia energética-regional Venezuela-Bolivia se formalizó recientemente. Sus respectivas empresas estatales establecieron una sociedad a través de la cual Pdvsa invertirá en Bolivia mil 500 millones de dólares, la misma cantidad que pensaba invertir Petrobras en los próximos años. Es decir, Pdvsa desplazó a Petrobras. El otro país que pudiera integrar la potencia energética-revolucionaria es Ecuador. Si Correa llega a ganar la segunda vuelta, Ecuador saldrá de la CAN y buscará el Mercosur, rechazará el Plan Colombia-Andino, paralizará la Base de Manta, revisará los contratos petroleros, llamará a Constituyente, suspenderá el pago de la deuda "ilegítima", no firmará el TLC con EEUU y reforzará la relación con el proyecto bolivariano de Chávez. Pero si gana Novoa, se romperían las relaciones entre Ecuador y Venezuela, situación que se sumaría al distanciamiento que ya existe con México y Perú. Colombia y Brasil, hoy agazapados, tendrán otras políticas frente a Chávez.

El proyecto del "cerco de vecinos" impulsado por el Pentágono (2005) contra Chávez comienza a tomar forma. 2007 será el año en que viviremos en peligro, a menos que alguna situación inesperada (Medio Oriente, elecciones internas) adelante los acontecimientos. (Continuará...).

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 18676 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /energia/a31137.htmlCUS