PDVSA augura equilibrio de precios y recuperación de precios para 2017

Hace exactamente 3 años y 4 días (1); el 09/12/2013 Rafael Ramírez a su salida de la 164 Conferencia de Ministros de Petróleo de la OPEP declaraba; "Venezuela tuvo una participación "activa participación" y con "extraordinarios resultados para nosotros"… "para el próximo año vamos a tener estabilidad en el precio del petróleo", lo que permitirá "tener elementos de mayor certeza para enfrentar la guerra económica".

Lejos estaba el filósofo de la campiña de la catástrofe que se "cocinaba" en frente de sus propias narices, promovida por una nefasta conjunción de ignorancia y avaricia desenfrenada de las economías más marginales del cartel. Solo los estados del GCC habían tomado previsiones desde incluso mucho antes; en 2009, en anticipación a lo que se veía venir; el advenimiento del hidrocarburo en lutitas (Shale oil) y el ulterior derrumbe del barril. Estos estados desde entonces habían triplicado su nivel de actividad para enfrentar una guerra de precios declarada desde 2005-2006.

Ya para Junio de 2014, a escasos 6 meses de dicha declaración, el barril se precipitaba imparable desde más de US$100 a menos de US$40 en cuestión de meses, causando el inevitable pero previsible desplome de aquellas economías preferentemente mono dependientes del petróleo.

Irónicamente, el día de ayer (2), basado en el reciente acuerdo de la OPEP, el actual ministro presidente Eulogio del Pino, declara desde Austria lo siguiente; "Con este recorte vamos a lograr restablecer el equilibrio de los inventarios en unos 6 ó 9 meses y esto va a permitir para la cesta venezolana, que el barril de petróleo esté entre los 50 y 60 dólares el próximo año". La OPEP habla de un recorte de unos 1.8 MMBD, donde el aporte de Venezuela sumaria unos 95 MBD. Este marginal recorte cae como anillo al dedo a Del Pino, para justificar la acelerada y sostenida caída de potencial que atraviesa PDVSA desde 2008, aunque visible desde 2014 debido al desplome del barril.

Honestamente, tengo dudas acerca de si debo llamar esta declaración irracional ignorancia o vulgar engaño.

La decisión de la OPEP definitivamente tiene sus días contados y es de por si, de corto aliento en cuanto a su impacto sobre el precio del barril. Existen sobradas razones para tal afirmación.

El rey saudita visitó la semana pasada a Kuwait. Un visita oficial sin precedentes por cierto. El objetivo ulterior de dicha visita fue la activación de los campos compartidos del norte de Kuwait, en la zona neutral. Dichos campos poseen la capacidad de aportar unos 500 MBD de crudo mediano-pesado, cuyas características podrían ser muy similares a la de los crudos por cierto exceptuados por la OPEP de la FPO. Como es bien sabido, Venezuela negoció dentro de la OPEP, la exclusión de unos 500 MB/D de producción proveniente de la FPO del reciente acuerdo.

La acelerada evolución de las actividades de desarrollo de potencial en Irán, Irak y Libia deben ser por si sola, ser motivo de preocupación para los mercados, sobretodo cuando dichos "países" presentan una situación interna que ameritan por vía de fuerza mayor, ser exceptuados de cualquier acuerdo de limitación de techo producción, como en efecto fue el caso reciente.

Solo entre Agosto y Septiembre, Irak pasó de producir de 4.4 a 4.6 MMDB. A pesar de haber accedido a un recorte de unos 210 MBD, se estima que supere los 5 MMBD en 2017, motivado primordialmente, a los cuantiosos compromisos financieros con sus vecinos y demás países aliados de occidente, como consecuencia de la guerra del golfo.

El caso de Libia es aun más preocupante, debido a su inusual flexibilidad operativa y asombrosa capacidad de respuesta. Este país ha duplicado su producción de crudo desde la reunión de Argelia, al pasar de 360 MBD en a más de 670 MBD para el mes de Septiembre. Se espera que supere los 900 MBD para finales de 2016.

Irán por su parte ha dejado clara su intención y necesidad de alcanzar los niveles de producción preembargo, a pesar que "en papel", se ha comprometido a acelerar producción en solo 90 MBD para el corto plazo.

Pero quizá, la mayor amenaza existente para la estabilidad del barril, la constituye el sostenido aumento de actividad que desde Mayo-Junio 2016 han experimentado los activos de los Estados Unidos. A partir de entonces, cuando el barril supero los US$46-48, el número de taladros activos dedicados a crudo ha pasado de unos 318 en Mayo 2016, a unos 498 al 09/12/2016.

Esta aceleración, ha permitido a los productores independientes norteamericanos dos acciones importantes; por un lado, tomar ventaja del alza coyuntural para amarrar contratos de precio a futuro ("Hedge"), y por el otro lado, acumular inventario de pozos perforados más no completados. El mencionado incremento de actividad le ha permitido a estos operadores acumular en exceso a 6.000 pozos perforados, los cuales de por si constituyen una importante herramienta de persuasión. Un elevado inventario de pozos posee de por si, implicaciones que conllevan a una respuesta de producción en tiempo y volumen cuasi inmediata, algo similar a un saludable inventario de crudo. Ambos, tanto el inventario de pozos, como el inventario de crudo se encuentran en niveles máximos históricos.

No tenemos dudas que los países del GCC a sabiendas de las debilidades de su otrora socio clave Venezuela, se preparan para capturar parte de sus mercados; sobretodo de Norteamérica, China e India. Piensa mal y acertaras decía Maquiavelo.

El resurgimiento de la producción del mar del norte, cuyo costo de operación de US$17 le permite reproducir ganancias de los campos maduros costa afuera de dichos activos, aun a pesar de las inclementes condiciones climáticas y el complejo acceso al hidrocarburo desnuda una penosa realidad. Y es que dicho costo es unos US$5 por debajo de los reportados por PDVSA, cuyo costo de producción sobrepasa con creces los US$23, promovidos por una maquinaria rezagada tecnológicamente, desmoralizada y plagada de corrupción.

PDVSA celebra un supuesto éxito en la OPEP. Un éxito que será con toda certeza de muy corto aliento, y cuyas consecuencias podrían ser nefastas en el muy corto plazo para nuestra ya maltrecha economía. Mientras tanto, PDVSA continúa perdiendo drásticamente producción, reduciendo el ingreso neto producto de la ineficiencia operacional, aumentando el clientelismo, el "reposerismo" y la corrupción.

  1. http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/212122/ramirez-para-el-proximo-ano-vamos-a-tener-estabilidad-en-el-precio-del-petroleo/

  2. https://mundo.sputniknews.com/economia/201612111065473822-precio-petroleo/

emillan44@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 779 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /energia/a238449.htmlC0http://NON-VE CAC = .