Capriles Radonski quiere privatizar PDVSA. Hay que defender a la Patria

En la campaña electoral hemos escuchado al candidato bolivariano, el camarada Hugo Chávez, en varias oportunidades sostener que en las próximas elecciones se encuentra en juego el futuro de la patria. Algunos desprevenidos podrían pensar que el Presidente de la Republica esta exagerando y dramatizando, sin embargo estamos de acuerdo con esa grave aseveración porque privatizar el principal recurso natural de los venezolanos, el petróleo, implica eliminar el soporte material que permite la independencia y soberanía de la patria.

Por lo tanto, en el presente artículo nos proponemos ampliar la argumentación de la idea planteada por el líder del proceso bolivariano, evidenciando como la derecha se propone privatizar PDVSA mediante un análisis del tratamiento realizado sobre el tema petrolero en el Programa de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) , aquel documento firmado y defendido por el candidato neoliberal Henrique Capriles Radonski el 23 de enero del año en curso.

En este sentido, en un primer momento, deseamos puntualizar que partimos cuestionando el concepto y la noción de patria burguesa que a partir de la des-politización intenta re-crear un espacio material e histórico en el cual sin contradicciones y con intereses armónicos se integran dominadores (empresarios y latifundistas) con los dominados históricamente (trabajadores y campesinos); realmente, desde una perspectiva revolucionaria la patria se debe entender como un territorio en disputa en el cual con una construcción histórica y cultural propia se organizan clases sociales antagónicas, las referidas anteriormente, las cuales dependiendo de sus necesidades concretas y aspiraciones políticas lucharan por la defensa o sumisión de la misma mediante proyectos emancipadores o subalternizadores ante poderes externos como el capital transnacional.

Entonces, definimos a la patria como el territorio, en términos físicos e histórico-culturales, en el cual se organizan las clases subalternas para luchar por la liberación nacional, el control de sus recursos y su autodeterminación, mientras paralelamente avanzan en la creación de las instituciones necesarias para construir el socialismo (la propiedad social y el sistema de consejos). Esa patria popular, según el Che Guevara , para alcanzar su soberanía política requiere de independencia económica, por ende – en el caso de Venezuela – se necesita para ser soberanos e independientes el control estatal y popular de los recursos naturales, sobre todo, el petróleo.

No obstante, los neoliberales como Capriles Radonski, siempre entreguistas por su vínculo orgánico con los intereses del capital transnacional y de los capitales monopólicos locales, proyectan la privatización de PDVSA en su supuesto gobierno de Unidad Nacional. Algo que veremos precisando fragmentos de su programa, entonces parten explicando en el punto número 497 que

“se presentan tres propuestas: reestructurar PDVSA como parte de la industria de hidrocarburos, incrementar la participación privada en la industria y crear un ente regulador independiente del Ejecutivo Nacional” (MUD, 2012: 74)

Es así como, los neoliberales comienzan sosteniendo que se requiere reestructurar PDVSA, mientras se amplia la participación de los capitales privados en el aprovechamiento del petróleo, creando un ente “independiente” del gobierno nacional. Dicha situación es bastante clara, explicarla solo puede generar una redundancia; porque solo implica privatizar y eliminar el control público del principal recurso de las y los venezolanos. Además, en el punto 501plantean que;

“PDVSA debe entenderse como una empresa con fines comerciales que (como las demás empresas del sector) está obligada a honrar sus compromisos fiscales y cumplir las políticas del Ministerio competente” (MUD, 2012: 75)

Entonces, la principal fuente de ingresos del Estado venezolano debe limitarse a su función económica y comercial, eliminando el rol social que viene asumiendo PDVSA desde la derrota del paro petrolero orquestado por la oposición en el año 2003. Este elemento programático implicaría suprimir el financiamiento de las misiones sociales, algo que demagógicamente esconde el candidato neoliberal Henrique Capriles Radonski; porque comprende la importancia que tienen las políticas sociales en la decisión del voto de la mayoría del pueblo trabajador venezolano. En el punto 504 anuncian que;

“Igualmente debe incluir empresas privadas, venezolanas o no, cuya participación en todas las etapas (incluso sin asociación con PDVSA) se realice en un ambiente de competencia, incorporación de alta tecnología y protección del ambiente” (MUD, 2012: 75)

Asimismo, la MUD y su postulante se proponen que intervenga unidades productivas privadas en la actividad petrolera pero, ahora, sin ningún tipo de asociación mayoritaria de PDVSA como ocurre con las actuales empresas mixtas. De esta manera, se seguiría reduciendo el control estatal y popular del recurso natural que soporta materialmente a la patria, el cual debe ser la palanca para el desarrollo autónomo y la autodeterminación económica del país.

Por otra parte, cerrando con su paquetazo neoliberal en materia petrolera, terminan considerando que se debe flexibilizar el marco jurídico venezolano debilitando nuestra soberanía nacional, mientras se proponen organizar una política tributaria petrolera con cargas fiscales más pequeñas que reduciría los ingresos estatales; esto para atraer mayores inversiones extranjeras que exploten nuestro petróleo. Por ello, debemos decir que no les basta con plantearse entregar las principales reservas de petróleo del mundo, al mismo tiempo proyectan generar mejores condiciones de acumulación y rentabilidad para las empresas transnacionales. Veamos dos fragmentos del Programa de la MUD en el cual se visualiza lo comentado, los puntos 513 y 514 respectivamente;

“Venezuela podría perder la oportunidad de lograr una buena parte de las inversiones por hacerse en el planeta si el Estado no flexibiliza el marco legal vigente y amplía las disposiciones contenidas en la Ley de Hidrocarburos de 2001 y la Ley de Hidrocarburos Gaseosos de 1999 a favor de la competencia y la participación privada en la industria” (MUD, 2012: 76)
“Para ello se requiere, entre otras cosas, la reforma de los artículos del decreto 5.200 que fijan en 60% la participación accionaria de PDVSA en empresas mixtas; el diseño de un nuevo impuesto a las ganancias súbitas progresivo y no discrecional en lugar del establecido en la Ley de Contribuciones Especiales de 2011 y la derogación de las leyes de expropiación de los bienes y servicios de actividades conexas” (MUD, 2012: 76)

Los fragmentos difundidos y analizados son bastantes claros, los neoliberales de la MUD y su candidato Henrique Capriles Radonski son un peligro para la independencia y soberanía de la patria, por su estrecha relación con el capital trasnacional y las empresas petroleras depredadoras que en la actualidad desarrollan guerras en el mundo por el control del petróleo. El presente escenario nos lleva a concluir que dentro de 10 días nos jugamos la patria; estamos convencidos que la mayoría de los venezolanos votando por Hugo Chávez expresarán su amor y compromiso con Venezuela.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3149 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

¡Palo al Tiburón! Contra el Imperialismo en Defensa de la Soberanía

Energía y Petróleo para el Pueblo

Oposición y golpismo

US Y /energia/a151047.htmlCUS