En Defensa de la Autogestión y la Revolución Socialista en Venezuela

Remitido en Defensa de la Autogestión y la Revolución Socialista en Venezuela

 

Hacer Click

Boletin de Prensa (17 de abril 2007) El martes 10 de abril, con un inexplicable despliegue de fuerzas conformadas por la Guardia Nacional, DISIP, Poli-Miranda, Policía del Municipio Acevedo y no sabemos que más, el Gobierno Nacional tomó para sí, los edificios de la Planta Procesadora de Cacao, ubicada en el Sitio de de Oderí. Se hizo esta acción contra la Federación de Cooperativas de Producción Múltiple de Carácter Mixto del Estado Miranda (Fecoopromulmi), a la cual se trata cual un enemigo de la revolución, por el mero hecho de defender la AUTOGESTIÓN como uno de sus principios y oponernos a una deformada co-gestión, donde una Junta Directiva (tipo capitalista) con mayoría absoluta del gobierno, tiene toda la potestad de gestión de la empresa. Siempre las decisiones serían tres a dos, es decir a favor de las concepciones patronales burguesas que ya han mostrado los representantes del gobierno en la Junta Directiva. Quienes fueron electos por las Cooperativas, simplemente tendrían un papel de relleno, de comparsa.

Ante este ventajismo, Fecoopromulmi, incorporó una cláusula que permitiera que esas decisiones de la Junta Directiva pudieran ser discutidas por la Asamblea de la Federación, es decir que fueran vinculantes las dos acciones. También pedimos que el documento constitutivo de la empresa llevara explícitamente expuestos los objetivos sociales de la empresa, que no eran otros que los acuerdos con nosotros firmados por el Ministro Elías Jaua, donde se exponían con claridad los destinos de los dineros, obtenidos por excedentes, de la empresa. El gobierno dio el falso argumentó que las leyes venezolanas no permitían eso que nosotros pedíamos e incluyó en el objeto social una empresa simplemente dedicada al procesamiento de cacao y a la venta nacional y exportación de sus derivados. Se omitía el objetivo social de la empresa y se reducía a la actividad económica. Ante este argumento, la Federación propuso que si las actuales leyes no servían para crear empresas socialistas entonces, que esperáramos a las nuevas leyes que están discusión, que si deben permitirlo y mejorarlo.

La respuesta de la CVA como representantes del gobierno, fue el silencio o el uso del desprestigio de algunas personas de la Federación o del colectivo federativo .Método muy conocido y utilizado por el punto fijismo. Creemos que estos funcionarios deberían ser los primeros en ser pasados por las escuelas del Motor de la Revolución Moral y Luces, porque no contentos con esto, promovieron la división entre los cooperativistas de la federación, entre los cooperativistas y el resto de los productores, creando confrontaciones que sólo benefician al enemigo de la Revolución Socialista.

Ante este silencio la Federación decidió publicar un remitido en un periódico nacional (Últimas Noticias 27-02-2007) donde exponíamos con lujo de detalles la historia de un proceso que había comenzado por la autogestión, transitado brevemente por un modelo extraño de cogestión, hasta desembocar en la total estatización de la empresa. En ese documento, llamamos al pueblo a la discusión sobre que se entiende por Socialismo y como deben ser las relaciones sociales de producción y distribución dentro de una Empresa Socialista que viene a ser pionera de esa experiencia social. Ante este remitido, lejos de usar la sensatez de un gobierno que se dice revolucionario, se le destaparon los diablos y las furias para arremeter con mayor saña contra la Federación y algunos de los que ellos consideran jefes. El propio Ministro Jaua, valiéndose de su poder ha dicho cosas que para nada han gustado entre la población barloventeña y grupos de auténticos revolucionarios. Usaron el argumento de que la planta estaba paralizada, cuando saben que está en su proceso experimental y tiene los depósitos llenos de manteca, polvo y licor y de cacao y almendra en los almacenes de El Clavo y de los de la propia planta.

No contentos con esto acudieron a un Juez de Tierras, quien aplicando la ley de Tierras, esgrime que “está en peligro la seguridad alimentaria del país” porque no se han podido vender los productos que están dentro de la planta. Lejos de preguntarse el porqué de esta situación, el Juez aplica la medida de intervención que se manifestó con ese despliegue de fuerzas con armas de gran potencia que comentamos al comienzo.

A la Federación se le hace incomprensible esta actitud del gobierno y menos cuando veníamos llevando relaciones fraternas y de respeto con el FIDES, financista de la planta, maquinaria y equipo, con la Armada Constructora, de la misma y con la Alcaldía de Acevedo como el intermediario para llevar a cabo el otorgamiento del crédito para capital de Trabajo acordado a la Federación. Nosotros corrimos con una alta responsabilidad en este proceso porque éramos la instancia que ejecuta todas las actividades y gestiones que se dieron hasta la inauguración de la planta y es por eso que hoy nos consideramos utilizados por las actitudes burocráticas del gobierno.

No queremos quedarnos con todo como divulgan los representantes de los organismos del gobierno y de la Alcaldía de Acevedo. No nos interesa ni nos interesaba participar en una empresa supuestamente cogestionada entre dos organismos, pero cuyas decisiones sólo iban a salir de las instancias del gobierno. Vamos a entregar todos los activos, pero de una manera ordenada y ante los organismos competentes y autorizados por la ley, porque parte de todo el Proceso de Construcción y equipamiento esta facturado por la Cooperativa Asoproama y los Activos para la puesta en marcha y producción de la planta fueron otorgados por crédito a Fecoopromulmi. Ya la empresa es 100% del Estado y de eso estamos concientes, pero, deben cumplirse los pasos legales con el fin de que queden las cuentas claras y limpia la imagen de Fecoopromulmi, dados tantos comentarios falsos que se han venido indiscriminadamente emitiendo contra la Federación y las personas que han venido asumiendo las mayores responsabilidades.

Lamentamos este desenlace porque creemos firmemente en el Socialismo desde hace varias décadas y para eso hemos trabajado con los Modelos Comunales de Poblamiento, pero no compartimos, este modelo socialista que sin ninguna discusión se nos quiere imponer. El Socialismo no es una palabra, es una práctica social generalizada, donde el pueblo establece relaciones productivas y de vida directas, con la mínima intervención de la Burocracia Estatal y menos de esta que muestra todos los hábitos de la burocracia capitalista. El problema no es que el propietario sea la burguesía o el Estado, porque si al interior de la sociedad no han cambiado las relaciones sociales de producción de la vida, siempre estaremos en presencia de una sociedad capitalista, porque los medios de producción no están en posesión directa de los productores y la distribución de la riqueza siempre la dirige un ente foráneo al productor directo. ¿Deben existir órganos que normen esas relaciones? Claro que sí, pero serán aquellos que la propia sociedad socialista se dé, no los que surgen de las entrañas del capitalismo.

Es una enseñanza esta experiencia y queremos que sirva para abrir una seria discusión sobre el socialismo y elevar propuestas que se hagan masivas para evitar imposiciones de grupos que de socialismo no conocen nada.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7661 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /endogeno/a33665.htmlCUS