Presidente, proponemos la creación de la Universidad Agroalimentaria Comunal

Presidente, uno de los componentes más fuertes, tal vez el más certero para el abatimiento de la inflación es la producción de alimentos, estamos diciendo producción, no importación. Pero necesitamos entrarle bien a este asunto. Proponemos un ensayo en la Faja Petrolífera del Orinoco, decídase a la creación de la Universidad Agroalimentaria, concebida en la Misión Alma Mater, pero con una variante innovadora y desafiante, emita un decreto para la creación de la Universidad Agroalimentaria Comunal de la Faja Petrolífera del Orinoco, que incluya en su funcionamiento un ente de respaldo algo así como un Distrito Motor de Desarrollo Sustentable en lo agropecuario, el mantenimiento ferroviario y de energía alternativa, cuya sede podría estar en San Diego de Cabrutica, pero abarcaría, en Anzoátegui, además del municipio Monagas, también Miranda, Simón Rodríguez, San José de Guanipa, Freites. Aguasay y Santa Bárbara, en el estado Monagas.

Esta Universidad Agroalimentaria Comunal tendría bajo su control la capacidad instalada en el complejo José Ignacio Abreu de Lima, la termoeléctrica de San Diego de Cabrutica, la planta de etanol de Santa Bárbara, y el ramal ferroviario desprendido del Anaco-El Tinaco. Presidente, el territorio que corresponde a la gigantesca Mesa de Guanipa y sus subsidiarias La Tigra, la Leona y la Mesa de Santa Bárbara, vigiladas y regadas por esa mole de piedra, agua y bucare que es el Turimiquire, se convertiría en una formidable planicie esmeraldina y dorada de soya, maíz, caña de azúcar y pasto de corte, todo bajo las labores de investigación comunitaria de la Universidad que señalamos.

Esta Universidad Comunal ofrecería carreras como Ingeniería Agroalimentaria, Medicina Veterinaria, Ingeniería Pesquera Fluvial, Tecnología de Alimentos, Tecnología Fabril Algodonera.  Organizada y en funcionamiento con una nueva ecuación Universidad-Comunidad, para la producción, intercambio, difusión y aprovechamiento de saberes circulatorios desde la comunidad hasta los espacios universitarios y viceversa. El territorio que va desde las riberas del Orinoco hasta la llamada Sierra de Pariaguán, es rico en recursos hidrológicos, en terrenos anegadizos ideales para el cultivo de arroz. La Faja Petrolífera del Orinoco, muy probablemente, conformará en lo inmediato un subsistema económico de gigantescas proporciones, para lo cual la región del oriente no tiene respuestas. Como, quizás, tampoco el modelo de Estado paquidérmico, chocante, burocrático, aportará soluciones. Es esta una razón para hacer un esfuerzo otorgándole a esta Universidad Agroalimentaria Comunal las responsabilidades que hagan posible la satisfacción de las enormes necesidades del subsistema económico del que estamos hablando.

Lo de la Faja no es cualquier cosa. Es una referencia mundial, su funcionamiento pondrá a prueba las fortalezas que se supone tiene el Estado, para enfrentar ese enorme desafío. La Universidad Agroalimentaria Comunal podrá ser la gran aliada para que  ese proyecto, el de la Faja, se convierta en el paradigma del desarrollo humano sustentable. Pero además la oportuna relación con Mercosur, será la ocasión para colocar a Venezuela en el ranking de tener una Universidad que cumpla la función social que la sociedad espera.

Docente UPT Sede Punta de Mata

[email protected] ,[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1694 veces.