Apoyo a los de secundaria

Estudiantes ocupan la Universidad de Chile

Santiago de Chile, agosto 17 - Un grupo de estudiantes ocupó en la madrugada de hoy la Casa Central de la Universidad de Chile, en apoyo a los alumnos secundarios que han protagonizado una serie de tomas de liceos y desalojos policiales, en el contexto de movilizaciones en demanda de mejoras en la educación.

La toma de la principal universidad pública chilena, a corta distancia del Palacio de La Moneda y que el año pasado estuvo siete meses en poder de los estudiantes, fue realizada por una treintena de alumnos pasada la medianoche (04:00 GMT) de hoy y al margen de la Federación de Estudiantes del plantel (FECH).

"Nosotros los universitarios estamos dando vuelta la espalda a nuestros compañeros secundarios, quienes han aguantado firmes en su posición", dijeron a través de Twitter los ocupantes, aglutinados en el colectivo "Toma Casa Central 2012".

"Mientras dormimos cómodos en nuestras casas, los secundarios toman y retoman sus liceos y son violentamente desalojados y detenidos", añadieron e invitaron a la comunidad universitaria a sumarse a la acción.

Al lugar llegó durante la madrugada Gabriel Boric, presidente de la FECH, para constatar, según dijo a los periodistas, si los ocupantes eran alumnos de la universidad.

Agregó que el plenario de la FECH analizará si avala la iniciativa y criticó el silencio del ministro de Educación, Harald Bayer, que no ha querido escuchar, mientras el conflicto estudiantil se extiende.

Los estudiantes chilenos abogan desde el año pasado por una educación pública, gratuita y administrada en el nivel básico y secundario por el Gobierno central y no por los municipios, como ocurre en la actualidad.

A nivel universitario, buscan el fin del lucro existente en muchos centros privados y de los altos costes de las carreras, que deben solventar con créditos del sistema financiero.

El Gobierno ha respondido con ofertas de créditos más baratos, más becas y una reforma tributaria que se discute en el Congreso, que busca recaudar hasta 1.000 millones de dólares para la Educación, pero se niega a los cambios estructurales del sistema que exigen los estudiantes.

Este jueves, 139 estudiantes secundarios fueron detenidos por la policía, que tras una orden del alcalde de Santiago Pablo Zalaquett, desalojó por la fuerza varios liceos ocupados por los alumnos, aunque de forma paralela otros establecimientos fueron tomados por los estudiantes.


La policía también irrumpió en el liceo "Arturo Alessandri Palma", pero no encontró a nadie, pues los alumnos que lo ocupaban habían escapado.

El portavoz de La Moneda, Andrés Chadwick, recalcó anoche el rechazo del gobierno a las tomas de colegios y ofreció a los alcaldes la fuerza pública "cada vez que sea requerida" para desalojar cualquier establecimiento que sea ocupado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4789 veces.