¡Huele a chamusquina! Ministra Yadira Córdova

¡Huele a chamusquina!, ministra, por no decir ¡Motín a bordo!  Porque lo que en nombre de un grupo de profesores universitarios con derecho a cobrar su acreencia en petrorinocos se le solicitó por esta misma vía ( http://www.aporrea.org/actualidad/a151692.html ) se está volviendo un clamor general y usted nada que atiende a nadie, ni afirma ni niega, ni dice se puede o no, es conveniente o no y, desde luego, por qué sí o por qué no.  Pareciera que el correo que aparece en el directorio del ministerio a su nombre  [email protected], está lleno de moho y telarañas, por eso de que nadie confirma lo que allí se envía, aún solicitándolo expresamente, práctica administrativa obligatoria desde la remota Cuarta República.

Hay un descontento generalizado con la forma como se viene haciendo el pago.  Nos consta que los criterios que públicamente se han expresado nunca se han cumplido con rigor, e ignoramos cuáles están aplicando.

  • Nunca se ha abierto un registro para asentar condiciones limitantes (discapacidades) o el estado de salud de nadie, y no existe otra manera de conocerlos.  Además, le sorprendería conocer los índices de morbilidad en el sector; a nadie le falta achaques como para justificar plenamente el privilegio de cobrar prioritariamente: cáncer, cardiopatías, diabetes, patologías pulmonares, enfermedades renales, lesiones vertebrales, enfermedades mentales, angustia por saber cuándo aparecemos en la rifa de los bonos, con tratamientos muy costosos y cobertura de seguros insuficiente. 
  • En cuanto a la edad, oímos decir que se había establecido un corte a los 72 años, y sin embargo las excepciones de menores que cobraron y mayores que no lo han hecho, son muy, pero muy frecuentes.  Desde luego que nadie está proclamando por los medios que cobró, pero los amigos nos enteramos y profesores de varias universidades tienen información sobre el no cumplimiento de este criterio en su respectivo ámbito.
  • La combinación de edad y dedicación, privilegiando los de mayor edad con dedicación exclusiva y tiempo completo a los de otras dedicaciones y edades menores, tampoco se ha cumplido.

Lamentamos decirlo, Ministra, pero no conocemos programa gubernamental que haya tenido una información más caótica y contradictoria, expresada a retazos, sin claridad ni concierto, y se trata de la opinión de uno de los sectores sociales con mayor capacidad para entender los fenómenos sociales, cosa que usted bien sabe, por pertenecer a él.  Como ejemplo más reciente, la información aparecida en AVN y reproducida en aporrea.org, "Continúan jornadas de registro de beneficiarios universitarios de los bonos Petro-Orinoco" ( http://www.aporrea.org/educacion/n216478.html ) dispersa dudas de todo tipo.  Citemos la más patente: "El registro de los profesores universitarios, jubilados y pensionados del Ministerio de Educación Universitaria se efectúa en todo el territorio nacional, con operativos que se desarrollan en los institutos universitarios y universidades de los estados Zulia, Mérida, Lara, Carabobo, Aragua, Nueva Esparta, Sucre y Anzoátegui." ¿Y es que el registro no se hizo con la "data" enviada por las universidades? Que yo sepa, mis colegas que han cobrado no necesitaron registro adicional, y no me digan que el párrafo citado no establece tajantemente la necesidad de hacerlo.

Los gremios universitarios, que siempre obtienen ganancia en río revuelto, ya depusieron la absurda oposición a la manera de cobrar la deuda, y ahora se están afincando en lo mismo que le estamos planteando aquí y en la falta de proporcionalidad entre los beneficiados de las distintas universidades, allá ellos si lo pueden probar, de todas maneras, se preparan remitidos, solicitudes firmadas, declaraciones de prensa, operaciones rumor y desprestigio; hasta viajar a Caracas a protestar ante el ministerio nos han propuesto.  De los métodos señalados, los sectores revolucionarios de las universidades escogemos los dos primeros y también nos estamos preparando para ello; pero también es atrayente el paseo a Caracas, cuantimás cuando en eso de manifestaciones y tomas fuimos unos ases en tiempos de la Cuarta, y, como montar bicicleta, eso no se olvida.

¿Cuál es la solicitud que le reiteramos?  ¡Fácil! ¡Muy fácil! Que se defina y publique con toda claridad los criterios que regirán el pago con petrorinocos y que, con estricto apego a esos criterios, sean elaboradas y dadas a conocer listas cerradas, con la fecha exacta de cobro.  ¿Para qué?  Sencillamente, para saber a qué atenernos y no seguir sospechando de discrecionalidad, ni seguir esperando el pago con angustia, buscando cada lunes nuestros nombres en una lista, como si de jugadores de ruleta se tratara.  Si los criterios establecidos son justos y claros, nadie se va a enojar por el lugar que ocupe, liberándonos a los profesores de la peligrosa ansiedad a que nos tienen sometidos, y al Ministerio de un potencial foco de corrupción.

Ministra Yadira, párenos, por favor.

[email protected]

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1906 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /educacion/a152797.htmlCUS