Desde Trujillo

Testimonio de Benito Briceño sobre la usurpación de las tierras en el Valle del Momboy

Benito Briceño

Benito Briceño

Credito: Agencia Zamorana de Noticias

5 de febrero de 2013.- La siguiente conversa se realiza en medio de la lucha librada por el Movimiento “Comuneros del Momboy”, hereder@s legítimos de ese combate que convoca Ali Primera, a la defensa militante de este Valle, causando la utopía posible de construir con y para l@s que aquí vivimos el buen vivir en armonía con la naturaleza, desde una nueva cosmovisión que nos permita comenzar a aprender de la naturaleza que nos rodea y reconocer nuestra condición de igualdad con las montañas, la tierra, los arboles, el agua, las plantas y la vida, antes de que sea demasiado tarde para revertir la autodestrucción de la especie y la vida en general.

El testimonio del señor Benito Briceño constituye un registro de significativo aporte histórico que deja al descubierto como la estructura de dominio colonial instaurada en Venezuela, logró establecer la sociedad de los oprimidos o excluidos.

Daniel Ruiz: Señor Benito usted que es nacido y criado en el Valle del Momboy, que sabe de la procedencia de la titularidad de estas tierras?

Benito Briceño: En 1830, a raíz de la independencia, y en la época de Páez, se tira un decreto, que todas la tierras de Venezuela tenían que ser propiedad de todos aquellos que derramaron la sangre por la independencia, a raíz de este decreto fue que todo el Valle del Momboy cayo en manos de Antonio Nicolás Briceño, aunque muerto su familia reclamó las tierras. El general Páez se hizo dueño de todos los llanos.

D.R: pero en la actualidad podemos observar cualquier documentación y muy pocas resaltan a la familia Briceño…

B.B: Para la época de 1925, que en Venezuela manda Juan Vicente Gómez, quien era muy amigo del presidente de Italia, y pide a todos los italianos que quisieran venir después de la primera guerra mundial, y los trae a Venezuela para darles tierras. De los italianos que llegaron a Mendoza del Momboy, de hecho yo fui criado por uno de ellos, Don Mateo La Corte.

Por los años 1940, yo era muy investigador, muy curioso, y vengo un día y le pregunto a la esposa, él nunca me contó nada pero la esposa si doña, y le dije “mire, dígame doña como hizo don Mateo para ponerse en todas estas tierras, si él venía de la guerra y yo se que los que vienen de la guerra vienen con una mano adelante y otra atrás?”, lo cual me contestó “no Benito, Mateo tiene mucha plata de la guerra”.

Yo no podía contestar nada, porque vivíamos en una época de esclavitud todavía. A los días le hice otra pregunta: “¿cómo era esto, cómo era el Valle del Momboy cuando ustedes llegaron?; y me respondió: “esto eran parcelas de campesinos desde Valera a La Puerta, pero con el Plan Cafetalero, que nos trajo a nosotros, entonces ese plan nos dio el dinero para que fuéramos sacando a esos campesinos poco a poco”.

D.R: cuál fue el método, cómo lo hicieron?

B.B: Se les daba medicina a los que estaban enfermos, porque había una crisis demasiado grave en esa época, y al morir los enterraban y luego buscaban un abogado para quitarles las tierras, porque no tenían como pagar para hacer los papeles, de esa forma fue como se pusieron en estas tierras.

La gente que había, se fueron a donde hoy es la Guaira, la fundaron en un cerro que hoy se está desbarrancando, los despojaron de sus tierras ancestrales. Los poderosos los sacaron de las tierras buenas y la gente pobre tuvo que irse, y volver de esclavos a trabajarles a ellos. Los usurpadores del Momboy nunca trabajaron las tierras, nunca se agacharon porque siempre tuvieron esclavos. Yo fui esclavo de ellos.

D.R: es decir, el pueblo originario, que habitó las partes planas, las mejores tierras para la siembra y para vivir, fue obligado por la mano extranjera a mudarse a los cerros y a la orilla del río…

B.B: donde hoy todos nosotros estamos sufriendo las consecuencias, y aquí sacamos también que, la zona sur del lago era habitado igualito por campesinos venezolanos, pero también campesinos colombianos, cuando estos italianos como Melian, que fue uno de tantos que llegaron de la Europa de guerra, se asentaron allí. Los colombianos hicieron resistencia, pero el general Gómez mandó el ejército y masacraron a toda la población campesina, es lo que hoy se recuerda como la masacre de Santa Bárbara, un recuerdo para la historia.

DR: Quiénes fueron los primeros extranjeros en establecerse en el Momboy?

B.B: De la familia La Corte tres hermanos, que hicieron su finca, Juan de Dios La Corte, Jesús La Corte y Don Mateo, ellos agarraron demasiado terreno para hacer su finca, y hay muchos otros, puro extranjero especialmente italianos que se establecieron en el Momboy. Y parece que no hay escrituras, porque si estos italianos sacaron a tanto campesinos, como iban hacer para obtener tantas escrituras?

D.R: cómo vivían los campesinos en esas tierras?

B.B: cada quien con su parcela, donde ellos sembraban y vivían. Pero con una pobreza muy crónica, entonces fue fácil sacarlos. Hay una anécdota de los abuelos, lo cual es que ellos montaban negocios pero para fiarles comida, pero nadie sabía leer, entonces la gente iba y sacaba una panela, y el italiano anotaba en un papelito una panela y un papelón, cuando pedían sal colocaban un kilo de sal y un kilo de araya, cuando pedían dos kilos de pescado colocaban dos kilos de pescado y dos kilos de lonjas, y cuando se veían con aquellas cuentas tenían que entregar por medio de abogados, y que mas le quedaban. Luego mueren esos italianos, la heredaron su señora, sus hijos y ahora son sus nietos. Cosa que yo creo que la ley de tierras no permite eso.

D.R: luego del Plan cafetalero?

B.B: ellos se meten a sembrar la caña y no le dejaron ni un rinconcito a nadie para sembrar nada, luego se inventan traer ganado pero tampoco resultó, ellos fueron quienes trajeron aquí el pasto estrella y así se infectaron todas estas tierras. Al no resultar nada, empezaron a sembrar a media y tercerizados, como lograron hacerlo hasta hoy, pero sin darles nada, te lo digo porque yo sembré ahí. Uno tenia que pagar la semilla, la arada, el veneno y cuando todo ya estaba en producción llevarles la mitad a ellos. Cuando la cosecha se perdía ellos volteaban para otro lado, para no reconocer nada.

D.R: usted me dice que vivió en la casa de unos de los italianos La Corte?

B.B: Si en la casa de Don Mateo La Corte, él me crió por 15 años, me llevaron muy pequeñito, de unos dos añitos y salí ya hombre.

D.R: quienes frecuentaban la casa de La Corte?

B.B: los mismos italianos, como sería que las familias de esa época casaban a sus hijas entre ellos mismos, ellos no permitían que viniera otro de otro lado.

D.R: qué anécdota recuerda en algunas de esas visitas?

B.B: las señoras jugaban Canasta y ellos, los viejos, nunca permitían que uno escuchara las conversaciones. Yo tuve muchos amigos, ya cuando fui hombre me juntaba en las parrandas con ellos y yo les averiguaba. Y les decía: “cuando ustedes se vinieron, qué hacían allá?”, ellos decían que “el gobierno les firmaba unos convenios, le daban un curso como de 2 meses y le decían váyanse a Venezuela que es una bandejita de oro, allá es donde está el porvenir de ustedes, de sus hijos y sus nietos” , eso me lo contaban a mi los italianos, yo fiesteaba con ellos.

D.R: sospecho que los tiempos eran duros aquí también, qué escuchaba de parte de los campesinos?

B.B: la pobreza era crónica, demasiada pobreza y fue fácil sacarlos porque cuando veían solo un poco de dinero se le abrían los ojos, y de ahí con tal de tenerlo se iban a un cerro sin pensar en las consecuencias, y luego volvían a las fincas a ser esclavos, tierras que anteriormente habían sido de los campesinos indios, ahora volvían a las mismas a ser esclavo.

Y a Monte Carmelo le pasó lo mismo, fueron familia de apellido Garbatti, Anselmi, Poioli, Quintini, Santini, fueron todos los italianos, que le mandaban el dinero en bestias por Mendoza, que no había carretera, se agarraron todo el café de los campesinos y hoy son tremendos ricos.

DR: en el Valle del Momboy no había propiedad privada…

B.B: ellos hicieron del Valle del Momboy una propiedad privada, anteriormente no existía nada privado.

D.R: como se involucraba la iglesia?

B.B: Aquí estuvo el Padre Verde que lo conocí, que dejó los hábitos por seguir con Acción Democrática, y después llegó otro que iba solo con los ricos, no le paraba a los pobres y daba muchos mítines de copey durante las misas.

D.R: que se escuchaba de los comunistas?

BB: no, el que era comunista lo perseguían para matarlo, todo aquel que reclamaba su derechos era tildado de comunista, entonces muchos querían quitarlo del medio, ese no lo salvaba nadie, era un perseguido.

D.R: recuerda algún hecho, algún campesino que se haya alzado al patrón?

B.B: Si una vez vi un caso en la finca de Felipe Viera, que trató de pegarle a un señor de La Quebrada y se defendió y Viera tuvo que correr porque le tenía ganas de matarlo. Y en la Hacienda San Francisco, abajo del Olimpo, un señor llegó a Bastidas que era sindico procurador, un político, se quitó la correa y cuando le pegó un chaparrazo, el señor se le alzo y lo pego contra las cuerdas y tuvimos los presentes que quitárselo de encima porque sino lo mata. Aquí la gente respondía ante la intimidación, porque le echaban cuero a uno, todavía en los años 50 esos hacendados nos jodian con cuero.

D.R: qué hacían con el que se alzaba?

B.B: lo llevaban a la prefectura, y como ellos tenían abogados le creaban un expediente y lo mandaban para Trujillo como si hubiese matado a alguien.

D.R: hay alguna anécdota?

B.B: dos trabajadores de la Hacienda San Francisco, una vez agarran un ajuste que viene a ser como un contrato, de un lote de caña que tenía demasiada hormiga y ellos no aguantaron, llegaron hasta la mitad, y le dijeron al señor patrón que no seguían por tener las manos hinchadas, y les responde que debían terminar el trabajo obligados, y los dos hombres dijeron que no, entonces el patrón Don Alberto se fue a la prefectura y busco a la policía y se los llevaron un día sábado, y sin pagarles nada. Al llegar la señora de uno de los campesinos a la prefectura a llevarles el desayunito, les pregunto que cuanto tiempo los iban a mantener encerrados en la celda, por lo que respondió el prefecto: “don Alberto me dijo que los metiera 3 días, pero yo les voy a meter 6 días para que respeten y sean hombres”, es decir que al patrón había que respetarlo.

D.R: cuales fueron los comentarios sobre las guerras?

B.B: Mendoza del Momboy participó en la guerra liberal con Cipriano Castro, que arrancó en San Cristóbal con 60 hombres, después cambió a guerra federal, derrotando a Alcántara. De nuestro pueblo salieron 3 hombres a sumarse a esa revolución. Salió uno que se ganó el título de general “marusa”, porque por el camino iban saqueando para comer, entonces este hombre obligó a cada soldado a preparar una mochila para lo que le sobraba meterlo en la marusa, era de La Culebrina de Mendoza.

Hubo un coronel de nombre Don Domingo Briceño, él también fue a Caracas a derrotar a Alcántara, en compañía de un soldado que ahora no recuerdo el nombre. De los 3 solo lograron regresar Don Domingo y el soldado, el general “marusa” nunca regresó.

D.R: y los indígenas del Momboy?

B.B: bueno, en este Valle habitaron la tribu Momboy o Bomboy, perteneciente a los timotos-cuicas y los timoties. Cuando yo estudiaba por allá en los años 40, conseguimos una cueva, que le pusimos el nombre de la cueva de los muñecos, y logramos conseguir flechas y arcos de casi 2 metros de altura, ollas, piezas que parecían animales indígenas y todos esos trofeos se lo trajimos y lo donamos a la escuela Padre Rosario, cosa que cuando la escuela la cambiaron de sede eso desapareció, y yo siempre voy a la escuela y reclamo que lo que nosotros trajimos aquí tiene que aparecer, pero quien sabe que rumbo agarraría esas cosas. Cuando el liceo Rafael Rangel supo esto, se metían hasta diariamente y se trajeron todo lo que habían, esos saquearon toda esa vaina.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7441 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /desalambrar/n222747.htmlCUS