El rescate de los territorios originales Yukpa

Plan Integral del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia es producto de los acontecimientos del 22 de agosto de 2008 en el Sector Yaza

El rescate de parte de los territorios originales Yukpa desembocaron, por una parte en enfrentamientos violentos ejecutados por efectivos del Ejército y la Guardia Nacional contra comunidades indígenas del pueblo Yukpa asentadas en la cuenca del río Yaza y 44 activistas de los movimiento sociales solidarios con las luchas indígenas el viernes 22 de agosto de 2008 en un paraje denominado La Cuesta del Padre en la carretera Machiques-Tukuko, y, por otra parte, originaron el domingo 24 del mismo mes y año el pronunciamiento oportuno a favor de los indígenas por parte del Presidente Chávez durante el programa Aló Presidente. 

Estos sucesos sirvieron, en primer lugar, para rehabilitar por orden de Chávez la Comisión Nacional de Demarcación de Hábitat y Tierras de Pueblos y Comunidades Indígenas que había paralizado todos el trabajo del proceso de demarcación de los territorios de los pueblos Barí y Yukpa desde el mes de octubre del 2006, en segundo lugar la orden del presidente de pagar las bienhechurías de las haciendas ocupadas, y, en tercer lugar, la posterior aprobación, el 12 de octubre de 2008, del “Plan Integral para la Defensa, Desarrollo y Consolidación de los Municipios Fronterizos Machiques de Perijá, Rosario de Perijá y Jesús Mará Semprúm del Estado Zulia. Comunidades Indígenas Yukpa” a través del Decreto Presidencial Nº 6.469 emitido el 14 de octubre y publicado en Gaceta Oficial Nº 39.046 del 28/10/08 con un monto de 235.447.475 Bolívares Fuertes a gasta en 180 días. 

Esta última afirmación la extraemos directamente de las Gacetas Oficiales Nº 39.046 de fecha 28/10/08, página 365.138 y la Nº 39.056 de fecha 11/11/08, página 365.520 posteriormente después de describir la situación, circunstancia o contexto donde se enmarca dicho Plan Integral, o sea la caracterización en el espacio geográfico, en el orden social, en el orden territorial, en lo económico-productivo y el orden internacional pasa a decir: “En consideración de tales circunstancias y de la manifestación reciente de conflictos sociales relevantes relacionados con la ocupación de las tierras en los que está implícito el derecho de ocupación histórica de los indígenas, el Gobierno Nacional, a través de diversas instancias, ha expresado la intención de desarrollar una intervención de carácter integral, partiendo de una mayor presencia y acción del estado venezolano…”. 

En cierta manera este texto gubernamental le da un espaldarazo al proceso de ocupación o rescate por parte de los Yukpa de sus tierras originales que desembocaron en los actos violentos en la Cuesta del Padre el viernes 22 de agosto de 2008. Este texto oficial expresa con claridad las actividades de auto demarcación por ocupación directa de las tierras originales Yukpa: “la ocupación de las tierras en los que está implícito el derecho de ocupación histórica de los indígenas”; el texto coincide con las afirmaciones expresadas por el Presidente Chávez en relación con los acontecimientos ocurridos en la Cuesta del Padre en el Aló Presidente del 24 de agosto de 2008: “Que quede claro este gobierno está con los Yukpa”.    

Pero la política ordenada por los ocho ministerios e instituciones del Estado gobierno que coordina la Ministra del Ambiente Ortega de Carrizalez en la Comisión Nacional de Demarcación de Hábitat y Tierras de Pueblos y Comunidades Indígenas nada tienen que ver con estos acontecimientos ocurridos el 22 y 24 de agosto de 2008, pues todas las comunidades del Yaza en especial Chaktapa y Guamo-Pamocha, que fueron la vanguardia indígena del proceso de rescate de tierras originales, quedaron excluidas y satanizadas. Es más solo seis comunidades de 140 son beneficiadas por este plan de obras públicas buscando lo que el Ministro El Aissami denomina las vitrinas de las comunidades Yukpa. 

Estos acontecimientos que obligan al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Fría, a declara públicamente que su Gobierno está con los Yukpa, que no se le puede agredir, que se les compre las haciendas y si es posible el ganado bovino en ellas se encuentran y obliga a la Ministra Ortega de Carrizalez a desempolvar la comisión para que demarque de inmediato el territorio Yukpa fueron originado por la figura legendaria de Sabino Romero Izarra y su gente del Sur del Yaza, este grupo ocupó primero la hacienda Paja Chiquita donde hoy se encuentra la pujante comunidad Río Yaja, y entre marzo y junio de 2008 ocuparon las haciendas Tizina, Kusare y Brasil fundando así las comunidades Chaktapa, Guamo-Pamocha y Shiraji, respectivamente 

Estas comunidades sabiamente orientadas por Sabino y los otros jefes del sector Sur del Yaza supieron darle una repuesta política a los factores de oposición a su política de recuperación de tierra a través de la ocupación de haciendas invasoras de su territorio ancestral, derrotaron: 1. la política de violencia ejercida por el sicariato/ganadero, el Ejercito y la Guardia Nacional al frente del General Izquierdo Torres de la Primera División de Infantería, 12 Brigada de Caribes del Fuerte Macoa Machiques y al General Almidien Moreno, general de la Primera División de Infantería del Ejército concede en Maracaibo, 2. a la Ministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas Maldonado y del General José Gregorio González González Comandante Estratégico Operacional (CEO) de la Fuerza Armada Nacional (FAN) en su intento reiterativos de exigirle que desalojaran las haciendas ocupadas y 3. a los Caciques Mayores de los cinco Centros Pilotos, para aquel entonces Kasmera no era considerado Centro Piloto/vitrina que fueron asimilados como empleados de la ministra Maldonado, la Cacica del Centro Piloto Toromo fue nombrada Viceministra Yukpa.  

Las comunidades nacientes de la toma de las haciendas Chaktapa, Guamo-Pamaocha, Shiraji y Rio Yaja no se les hicieron censo poblacional, ni aparecen en el censo de las comunidades del río Yaza, ni bajo la jefatura de las vitrinas Kasmera ni Neremü. Simplemente no existen, burda maniobra de los Ministerios del Poder Popular para los Pueblos Indígenas y Ambiente. Para verificar lo anteriormente dicho es necesario revisar los informes Socio antropológico y Físico Natural elaborados como soportes para la entrega de los títulos colectivos de propiedad de las tierras del pueblo Yukpa, es más la irresponsabilidad y la piratería científica llega al colmo cuando sendos informes mantienen una incoherencia en el número de habitantes y de comunidades existentes; el primer informe nos indica 8.320 individuos y 119 comunidades, el segundo informe nos indica 13.372 individuos y 131 comunidades, pero si se compara el número de comunidades una a una con su nombre respectivo señalado en el segundo informe se determina que las comunidades son 136, más si le sumamos las comunidades Chaktapa, Guamo-Pamocha, Shiraji y Río Yaja son 140 en verdad, y no 119 ni 131 ni mucho menos 136.       

Lo que no se pudo derrotar fue el silencio guardado por el Presidente Chávez, de los Ministros Luis Reyes Reyes y Ortega de Carizalez, de las organizaciones indígenas CONIVE y ORPIZ, de la Subcomisión para los Pueblos Indígena de la Asamblea Nacional, pero muy en especial  el desenlace de la estrategia de compra de conciencia de los Caciques Mayores y de los principales y más reconocidos dirigentes Yukpa a través de designaciones de cargos y de ayuda mil millonarias para sus comunidades, triunfó el espirito de Malinche, el cambio de espejito (proyectos/dinero) por oro (territorio). Toda la jefatura burocrática de la cuenca del río Apón llevó a su pueblo a renunciar a la compra de las bienhechurías por parte del Gobierno de las haciendas El Capitán de Diego García, La Esperanza de Carmelo Contreras y Aponcito de Alexis Socorros. Por esta razón el Ministro El Aissami manifiesta que para el 9 de Agosto es muy probable la entrega de los primeros títulos de propiedad colectiva de la tierra en la Centros Pilotos Shirapta y Aroy. Es decir no se le entregará al pueblo o nación Yukpa un solo título de propiedad colectiva de todo su territorio, sino desencajado en cuatro pedazos.   

Críticas 

1. Las seis vitrinas como elemento etnocida 

De 140 comunidades Yukpa, sólo tienen derecho a ser vitrinas las seis comunidades incluidas en el “Plan Integral para la Defensa, Desarrollo y Consolidación de los Municipios Fronterizos Machiques de Perijá, Rosario de Perijá y Jesús Mará Semprúm del Estado Zulia. Comunidades Indígenas Yukpa”: Aroy, Shirapta, Toromo, Neremü, Kasmera y Tukuko. 

Por qué Neremü y Kasmera son Centros Pilotos o vitrinas gubernamentales si son unas de las comunidades con menos número de población, más cuando Neremü está ubicada en el borde, en el extremo este del territorio del Yaza, en la orilla de la carretera que va de Machiques al Tukuko; ¿o porque Kasmera? si gran parte de sus habitantes se mudaron a Neremü cuando su Cacique hoy empleado de la Ministra Maldonado, anteriormente del MAC se fue de Kasmera y fundó Neremü en la hacienda Balcón y otra parte de la población posteriormente se fu a Shiraji cuando se ocupa la hacienda Brasil.  

En todo caso debería ser la vitrina del Yaza la comunidad Río Yaja, por ser la más poblada y sus habitantes están emparentados con gran parte con moradores de las 17 comunidades del sector Yaza. Es más siguiendo la lógica del meno esfuerzo para abordar los organismos la asistencia de las comunidades del sector esta comunidad esta equidistante de las otras comunidades en toda la vía que conduce a dichas comunidades, Neremü está muy lejos y aislada del resto de las comunidades.    

Las razones de transformar las comunidades denominadas Centro Pilotos en vitrinas gubernamentales y a sus caciques comunitarios en Grandes Caciques Mayores depositarios exclusivos de poseer el monopolio de las relaciones con el Estado gobierno, se ubican en el cálculo político de simplificar las relaciones y concentrar el poder en seis cacique y no tener que lidiar permanentemente con 140 caciques y otros tantos líderes por cada comunidad, violentando así la organización política tradicional del pueblo Yukpa, ya bastante deteriorada por las apariciones de los llamados Consejos Comunales, cuyo directivos manejan las relaciones con todas las instituciones gubernamentales y dinero proveniente del Estado, no así el Cacique. 

Han sido los Ministerios del Poder Popular para los Pueblos Indígenas que impuso la figura de Gran Cacique Mayores, para el Ambiente la exclusividad de las relaciones con el Estado y de Relaciones Interiores de Justicias la transformación de los Centros Pilotos en vitrinas gubernamentales. 

El Gobierno a través de la Comisión Nacional de Demarcación de Hábitat y Tierras de Pueblos y Comunidades Indígenas ya no tienen que acordar con 140 caciques y demás lideres de cada una de las comunidades el territorio indígena a demarcar, sino con seis, que con excepción de la Cacica recién electa del Tukuko y (por ahora) la de Kasmera fueron transformados de la noche a la mañana en funcionarios del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, la comisión de demarcación de tierra sólo entregará seis juego (uno por cada Centro Piloto) de los tres informes finales relacionados con la demarcación y realizará sólo seis consultas.  

Estas comunidades tendrán las vías de acceso asfaltadas, escuelas bolivarianas, agua potable, viviendas de adobe con platabanda o Acerolit, dispensarios, canchas múltiples, patio de secado de café y cacao (pero no cultivan cacao), viveros agroforestales, Bases Militares o Bases de Seguridad Fronteriza, y según el señor Alcalde hasta teleféricos se les van a construir. O prestar vigilancia policial permanente como ya ocurre en la comunidad Shirapta.  

Estas vitrinas despoblarán la Sierra de Perijá de comunidades ubicadas en las altas montañas hacia la línea fronteriza con Colombia, atraídas todas por las mejoras propias de los seis Centro Pilotos, y con el tiempo engrosarán sus pobladores los cordones de miseria de Machiques y otras ciudades. 

2. Bases de Seguridad Fronteriza        

Por la ubicación de estas bases Fronterizas es necesario interrogar al Ministerio del Poder Popular para la Defensa en cuanto a los objetivos a alcanzar; qué se quiere proteger, la frontera, los moradores de los seis Centro Pilotos/vitrinas o los de la ciudad de Machiques. Si se quiere proteger la frontera, o el resto de las comunidades, entonces porque en lugar de construir uno de estos Centros de Seguridad Fronteriza al lado de la comunidad Marewa, a pocos metros del Tukuko, porque no se construye en la comunidad Kanobapa, o el del Centro Piloto/vitrina Toromo en la comunidad Ayajpaina ubicada equidistantes de todas las comunidades más cercanas a la línea fronteriza con Colombia donde supuestamente se encuentran los grupos en armas colombianos, las siembras de matas de marihuana y coca. 

Las infraestructuras han comenzados a construirse sin resolverse el problema de la tenencia de la tierra, sin la elaboración de una consulta sería, sin medir las consecuencias de involucrar a estas comunidades directamente en una guerra de cuarta generación dentro del activado Plan Colombia, se ha medido responsablemente el impacto a generar la presencia de estos soldados y oficiales, y de sus acciones a desarrollar dentro de los territorios indígenas.         

Estas bases no estarán más bien en concordancia con la protección de los megaproyectos extractivo minero viales de la IIRSA que el Gobierno pretende montar en estos espacios con los capitales multinacionales a través de empresas mixtas, o con el arrendamiento de las concesiones mineras; más que para resguardar la población indígena o productores agropecuarios, no sería más bien para rechazar a los movimientos de resistencia contra este modelo contaminante y excluyente de desarrollo minero de enclave portuario vial que intervendrá la zona y desalojará no solo a los pueblos Barí y Yukpa del piedemonte de la Sierra de Perijá, sino a los indígenas Wayuu de las zonas mineras viales de los ríos Socuy, Maché y Cachirí en el municipio Mara.     

3. Las obras públicas y la defensa fronteriza 

La prioridad para el pueblo Yukpa no son las obras públicas, sino la construcción de un modelo de desarrollo sujeto a la fragilidad ecológica de los distintos ecosistemas que conforman la Sierra de Perijá y a su particularidad étnica como pueblo o nación amerindia. Unos planes de vida que respondan al fortalecimiento de su cultura ancestral y no a un acelerado proceso etnofágico, que le devuelva a la Sierra de Perijá y su piedemonte todos los caracteres perdidos como zona de vida, por esto la necesidad de reconstruir sus bosques, su perdido sistema de escorrentías y su creador potencial de zona dadora de agua y oxígeno; su exuberante biodiversidad perdida. 

Al reconocerle el Estado gobierno al pueblo Yukpa los derechos territoriales en su territorio original despojado del piedemonte a través del pago de bienhechurías de haciendas y parcelas, los ecosistemas montañosos descansaría al ocupar estas tierras planas los indígenas para comenzar una propuesta agroecológica sustentable y de cría de animales tabulados. 

Montada dicha propuesta no en un inmediatismo político exhibicionista vitrinal sustentado en el empirismo y la mera consulta simple a uno u otros aculturados dirigentes en asambleas motivadas o inducidas preñadas de buenas intenciones, sino con un diálogo verdadero entre los distintos estamentos del pueblo Yukpa y científicos de las ciencias sociales y agroforestales. Sólo, a manera de ejemplo, con la reforestación de los distintos ecosistemas de la Sierra de Perijá intervenidos y la cría de animales autóctonos o endémicos para fortalecer la biodiversidad de la fauna perijanera generaría la mayor fuente de trabajo a todos los moradores Yukpa de las comunidades, principalmente las que viven en los caminos hacia la línea fronteriza, y fortalecería desde el hogar y la escuela los valores conservacionistas originarios del pueblo Yukpa, les motivaría a tener una visión más humana y científica del funcionamiento de esta zona de vida llamada Sierra de Perijá. 

“Plan Integral para la Defensa, Desarrollo y Consolidación de los Municipios Fronterizos Machiques de Perijá, Rosario de Perijá y Jesús Mará Semprúm del Estado Zulia. Comunidades Indígenas Yukpa” está muy lejos de ser un plan para los indígenas, pues de 235.447.475 BF 204.407.000 BF serán invertidos en rehabilitación de carreteras, construcción de puentes, cunetas, bases de seguridad fronteriza, sede del CICPC, de la DISIP, ONIDEX. Y lo más curioso se de este supuesto Plan Integral que hasta la Comisión Nacional de Demarcación de Hábitat y Tierras de Pueblos y Comunidades Indígenas recibe dinero para la elaboración de las acciones y planes para entregar para el 9 de Agosto y 12 Octubre la propiedad de títulos colectivos sin tierras, sólo los cerros ya agotados de la Sierra de Perijá y una que otra hacienda donde se construirán las unidades productivas socialista, no del socialismo Yukpa, sino del socialismo elaborado de corte europeo, violando con esta intervención estatal varios artículos de la Constitución, la Ley Orgánica de Pueblos Indígenas, del Convenio 169 de la OIT y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, como el derecho a la Libre Determinación, a la Autonomía o al Autogobierno, a conservar sus propias Instituciones Políticas, Económicas, a no ser sometidos a Asimilación o Integración Forzada, a poseer y elaborar sus propios Medios de Subsistencias y Desarrollo Tradicional, a ser consultados de manera eficaz y con procedimientos apropiados por el Estado antes de utilizar sus tierras o territorios para actividades militares, entre otros derechos. 

Pese a que este plan tiene una duración de 180 día a partir de la publicación en Gaceta Oficial del 28/10/08 aún no se ha comenzado a construir la vialidad entre las comunidades Neremü y Kasmera cuyo costo está estipulado en 75.000.000 BF y 22.000.000 BF más para la construcción de cuatros puentes en esta vía, por otra parte   por la mala compactación de la tierra todos los días la carretera Machiques-Tukuko de 47, 72 kilómetros se deteriora más, lo cual conspira con una alegre inauguración. 

Esta suma de dinero vial/construcción militar estipulada en 204.407.000 BF del total de presupuesto 235.447.475 BF pone de manifiesto el verdadero carácter militarista de este supuesto plan integral, expresado en construcciones de carretera asfaltadas Machiques-Tukuko, Machiques-Toromo, Machiques-Kasmera y Machiques-Shirapta, y todas estas a su vez con las bases militares en Toromo y Tukuko, con las sedes de la CICPC y la DISIP en Machiques, La Villa del Rosario, Santa Bárbara y La Fría el resto del dinero 31.040.475 BF es para obras públicas a construir en las seis vitrinas para así engranar estos Centros Pilotos dentro del plan cívico-militar fronterizo.

 

4. Para nada es un plan integral ni respetuoso con los derechos humanos y culturales del pueblo Yukpa  

Por ser un decreto tiene por estructura unos considerando, cuatro en total, y once artículos. El primer Considerando no es otra cosa que un saludo a la bandera, nada tiene que ver con la realidad histórica indígena, ya que está muy lejos de que el Estado Nacional esté cumpliendo con este ensarte de obras públicas viales, policiales/militares, y sólo para seis comunidades indígenas y seis viviendas para el pueblo Barí con los derechos humanos de estos pueblos amerindios, con la construcción de estas obras para nada se está respetando sus “formas de vida y hábitat, integridad cultural, social y económica”, ni muchos menos “sus derechos originales”.  

El tercer Considerando pretende asociar la construcción de este tipo de infraestructura con la exclusividad de “general mecanismos de producción socialista”, cuando todo sabemos que estas infraestructuras también son usadas para general mecanismo de producción capitalista, y opresión popular. Es infantil afirmar que estos mecanismos socialistas o capitalistas se hacen pensando en el respeto de “los usos y costumbres de las comunidades indígenas”. Estos considerando luego son señalado en el Decreto como objetivos estratégicos. 

Llama la atención que este plan esta impulsado por diez ministerios y ninguno pudo corregir el exabrupto expresado en el subtítulo denominado Situación en el párrafo señalado con la situación en el orden social (páginas 365.138 de la GO Nº 39.046 y 365.519 de la GO Nº 39.056) donde se desconoce que los pueblos y naciones indígenas poseen idiomas y no “dialectos” como se pretende asegurar. 

Tampoco se debe permitir ni pasar por alto que de las tres mujeres que aparecen en la portada de la presentación del “Plan de Acción del Gobierno Nacional para la Defensa, Desarrollo y consolidación de los Municipios Fronterizos Machiques de Perijá, Rosario de Perijá y Jesús Enrique Losada del Estado Zulia” del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia de fecha 8 de junio de 2009, es la compañera Ángela Aurora González de la Organización Indígena Wayuu MAIKIRAALASALII quien no ha autorizado usar su rostro en esta publicación ni al Ministro Tareck El Aissami ni mucho meno a la Viceministra Tamara Luque. 

No hay respeto a los indígenas ni creatividad en este costoso y excluyente plan de seguridad, donde uno de sus objetivos ocultos es acompañar a los Ministerios del Poder Popular para los Pueblos Indígenas y Ambiente a imponer a los Centros Pilotos y sus caciques como los únicos interlocutores válidos ante el Estado gobierno en el proceso de demarcación de tierras indígenas, donde sólo le falta controlar a la Cacica del Centro Piloto Tukuko, y así poder entregar títulos de propiedad colectiva sin tierra planas.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4590 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sociedad Homo et Natura

Sociedad Homo et Natura

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

US N ab = '0' /ddhh/a81326.htmlC0http://NON-VEca = .