Historia del rey Miguel de Buría

A diferencia del indígena venezolano, de cultura más que precaria, el negro africano trasladado a nuestro país en calidad de esclavo apenas tenía un rezago de uno o dos siglos respecto a los europeos, aunque algunas tribus estuviesen sumergidas en la prehistoria, Había pueblos africanos que sorprendieron a los primeros navegantes portugueses por su organización social, su desarrollo técnico y elevada expresión artística. Muchos de ellos eran de religión islámica y tenían una buena estructuración de la familia, de la propiedad y el estado. Eran significativas y complejas sus historias y creencias. La sociedad se dividía en clases y hubo príncipes y reyes que vivían en fortalezas de piedra que en poco o nada diferían de las existentes en Europa. En un comienzo fueron los de mayor evolución y desarrollo los que iniciaron la trata de esclavos vendiéndole a los portugueses sus hermanos de raza. Con el tiempo fueron a su vez víctimas de los terribles negreros, quienes haciendo caso omiso de rangos sociales, estatura intelectual y nivel de conocimientos los esclavizaron como a los otros.

Se estima en más de sesenta millones el número de africanos arrancados de sus hogares para ser vendidos en el Nuevo Continente. (J. Suret-Canale, libro África Negra) Apenas un 10% de los cautivos llegaban con vida a su destino por obra de los malos tratos, epidemias y suicidios en masa que se producían durante una penosa travesía de tres meses. Entre ellos vinieron, entremezclados con bárbaros y caníbales, príncipes y reyes que hasta su captura eran dueños y señores de naciones enteras, lo que sin duda explica la vitalidad cultural del negro ante los embates de la cultura española y la importancia que como esclavos y hombres libres tuvieron en la conquista y colonización de América.

Fueron negros y mulatos libres los que capitaneados por el Capitán General de Venezuela fundaron la ciudad de Nirgua en 1626, luego de arrebatársela en recio combate a los aguerridos jirajaras. Los negros esclavos, por su proximidad cultural al español, fueron en un comienzo sus aliados y amigos contra los terribles indígenas de Tierra firme, aunque esta alianza fuese siempre precaria y explosiva por el carácter levantisco y los abusos del Conquistador.

Hacia 1561 vivía en Barquisimeto un negro llamado Miguel, esclavo del conquistador Damián del Barrio. Era un hombre inteligente y audaz que a duras penas resistía su condición de esclavo y los malos tratos que su amo le prodigaba. ¿Era Miguel uno de esos africanos civilizados? La historia no lo dice; pero son tantas las cosas que la historia guarda por omisión voluntaria o por ignorancia... A lo mejor era un príncipe, hijo de reyes de los que describe Mariano Picón Salas en su libro sobre San Pedro Claver. Como rey se condujo apenas se liberó de los españoles. ¿Qué hizo este negro Miguel? Mató al amo que lo maltrataba, insurreccionó a los esclavos de Barquisimeto y luego de rechazar a sus dominadores se internó en las selvas de Buría donde fundó un reino con rey y reina, obispo y príncipe heredero. ¿Había entonces una mujer? ¿Cómo se llamaba? Se llamaba Guiomar y ha debido ser muy guapa y hermosa para que Miguel le ofreciese un reino y hasta le inventase un obispo negro para ponerle un hijo.

Los negros vueltos a su libertad, y teniendo por rey a este Espartaco nuestro, disfrutaron sin duda de efímera y profunda felicidad con sus remedos de corte, palacios de paja, corona de flores y fornidos nobles de calzón corto con el pecho desnudo. Como Nefertiti, la faraona; ya me imagino a Guiomar con el cuello alto y las facciones finas... Alerta: ¡Gente viene! Son jirajaras, los feroces guerreros... Venimos en tu busca, rey Miguel. María Lionza, nuestra diosa, nos ha dicho que sumemos esfuerzos para expulsar al español... Los españoles entre tanto los habían cercado con el mayor sigilo. Así hablan Diego de Lozada “Caballero de Río Negro” y el Cautivo. ¿Habéis oído, don Diego, lo que traman estos malditos? Callaos, amigo mío, que nos pueden escuchar... Poco nos importa si nos escuchan o no, le dice el Cautivo. Los tenemos rodeados con los arcabuces a punto. Tenéis razón, Cautivo. Salgamos de esto de una vez: ¡Santiago y Cierra España! (Descarga cerrada de arcabuces. Gritos de terror y furor, ayes de agonía.) Y así terminó el breve reinado de nuestro primero y último rey, un negro esclavo que a lo mejor fue realmente un príncipe de algún minúsculo feudo del lejano continente. De su paso apenas quedan vagas referencias históricas, muy hermosas leyendas y un sitial significativo en los que en Sorte adoran a la diosa de la montaña. Como Negro Miguel se le reconoce y se invoca su ayuda en casos de necesidad. Es muy probable que muchos de sus devotos desconozcan que el Miguel milagrero y el Rey Miguel son la misma persona. (Tomado de Don Francisco Herrera Luque)

Francisco Guerrero (a) El Cautivo, era natural de Baeza, en Andalucía. Tenía sesenta años cuando se unió al Caballero de Río Negro. Estuvo como mercenario en el sitio de Viena, “ganando sueldo con Solimán”.

Salud Camaradas:

Hasta la Victoria Siempre.

Patria. Socialismo o Muerte.

¡Venceremos!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 34089 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ddhh/a54528.htmlCUS