Ley de amnistía a semejanza de ley de vagos y maleantes

Ramos Allup y Julio Borges en comandita con demás derivados sucursales y afines de la IV República y a contrapropuesta al derecho y al revés de Franz Kafka en “El proceso”, han rebrotado con su propuesta de barbarie a la cual están sujetos como atados a una pared, la violencia sanguinaria.

Quien quiera que sepa de la tristemente célebre “Ley de vagos y maleantes” aplicada durante toda la IV República y heredada de la España franquista, podrá ver lo mismo pero al revés de la pesadilla kafliana de Josef K -éste, tal vez el mismo Franz Kafka enmascarado en el personaje- en su propuesta de ley de amnistía y reconciliación, recién aprobada ayer en primera discusión en la Asamblea Nacional -AN-, lo que, peor que un abuso, es una insólita provocación contra el Estado.

Para decirlo claro y raspao, sin más rodeos, si bien la referida mal llamada “Ley de vagos y maleantes” aplicada durante cuarenta años por la MUD en su versión original -Acción Democrática y Copey- daba a cualquier policía la facultad de mandar arbitrariamente a cualquier inocente a purgar años de cárcel a las “Colonias móviles de El Dorado”, por haberlo mirado mal; en cambio ahora la misma gentucita* que aplicó aquella tenebrosa contra ley, ahora pretende precisamente que sus huestes sanguinarias salgan a la calle a seguir atropellando al pueblo trabajador y eso hay que explicárselo a lo más jóvenes.

El referido parto de esa MUD ayer en la AN no puede llamarse ley sino contra ley.

En consecuencia el pueblo venezolano espera un pronunciamiento conjunto y urgente de los otros cuatro Poderes del Estado y echar todas las cartas sobre la mesa, antes de que la confusión gane terreno en las masas populares y sobrevengan los naipes marcados.

OTAN:

Es de aclarar que lo de semejanza entre la caduca “Ley de vagos y maleantes” y el proyecto de ley (que no ley) de amnistía cocinado por la aristocracia del crimen, se debe a que en esencia una y otra cosa no han sido ni podrán ser leyes sino contraleyes.

Y, fijaos otro detalle, el sólo hecho de denominar vago y maleante a cualquier ciudadano, independientemente al margen de la justicia, de comprobarse o no tal calificación, es un delito grave, es decir que la misma denominación de la dicha ique** ley conlleva una incalificable sarta de prejuicios, preludio de injusticias, precisamente.

Permítaseme gentucita* por algo que a usted le venga a la mente, e Ique** por dizque.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 902 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Guzmán

Guillermo Guzmán

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ddhh/a223077.htmlC0http://NON-VEca = .