Carajo ¿hasta cuando ésta debilidad? ¿Somos o, no gobierno y poder? O ¿seguiremos bailando al son de la opodrición?

¿Hasta cuando será esta rutinaria y morbosa cantaleta, repetitiva y absurda con el golpe: allí está el golpe, buscan el golpe, alerta con el golpe? Coño señores, ¿somos o no somos gobierno? ¿Tenemos o no tenemos el poder? ¿Sirven o no sirven las instituciones? No es posible que un país siga girando catorce años sobre una misma plataforma política, y aun, años después se sigan repitiendo los mismos escenarios, las mimas frases, con los mismo protagonista, las mismas consecuencias y las mismas impunidades. Esta vaina ya está como el cuento aquel ya conocido de “ahí viene Lobo”.
El gobierno. Es decir, quien maneja y administra al estado tiene por obligación accionar y reaccionar frente a las amenazas. Si el presidente o un alto funcionario dice públicamente que alguien anda en un golpe de estado, es por que ya tiene las evidencias. Por lo tanto es negligencia e irresponsabilidad no actuar contra quienes están implicados en esa acción. Más aun, si clara y abiertamente uno de los líderes de ese golpe de estado en proceso, (tal como lo denuncian públicamente los diferentes estamentos del gobierno) ha llamado públicamente a la rebelión. Y si ese llamado publico y notorio ha producido victimas fatales.
La fiscalía ha debido actuar rápidamente cuando tuvo conocimiento del llamado público del asesino Capriles, y los subsecuentes crímenes y saqueos. Cuando dijo a sus seguidores por televisión nacional, que “salieran y desahogaran su arrechera” frente al las oficinas del CNE. Fueron unas frases que accionaron todo un plan que acabó con la vida de 16 personas -no ocho, como dicen por allí-. Cuando se empezaron a saquear los centros de salud populares, de distribución de alimentos, de comunicaciones y viviendas particulares de chavistas, casas de partido que apoyan al proceso, cuando se trancaron calles y avenidas y se acosó las RESIDENCIAS FAMILIARES de personas civiles e inocentes… En ese preciso momento era procedente la solicitud de privación de libertad del incitador violento. No había que esperar más. Las evidencias son claras y precisas.
Parce ser que nuestros funcionarios tienen temor de ejercer sus responsabilidades. Y es que ante todos los abusos de la oposición se inmutan. Dejan pasar las agresiones, para luego diluirse en una retahíla de declaraciones y en acusaciones vacías y sin responsabilidad acusatoria. Es así, por que como sabemos desde hace catorce años, aquí se viene violentando el estado de derecho, se han cometido actos terroristas, criminales y sus responsables permanecen impunes. Se han redactado sentencias jurídicas absurdas y burdas, con las cuales justifican de una manera vulgar y anti jurídica, que los crímenes del 2002, 2003, no son tales, por que una banda de inmorales jueces, juzgaron, amparados no se en que carajo legal: que los asesinos actuaron preñados de buena voluntad. Por lo tanto quedan exentos de ser sancionados. Y lo más grave aun, es que tiempo después, el propio TSJ, es incapaz de corregir semejante bodrio anti jurídico.

Señor fiscal, señora defensora del pueblo. Uds. saben muy bien que hay suficientes elementos para solicitar la imputación de muchos crímenes, incluso hasta de lesa humanidad. No esperando elaborar un engorroso y conveniente expediente para no hacer nada. La noticia criminis, les faculta para hacer esa solicitud de juicios. Incluso en el caso del asesino Enrique Capriles Radosnki, no hacia falta hacer el ante juicio de merito, pues el mismo no estaba en funciones de gobierno cuando hizo la desgraciada incitación y dio la orden de cometer sus aberrantes actos de violencia. Allí están las grabaciones y las reincidentes declaraciones de inmoral criminal.

Aun es tiempo. Si Uds. no actúan con celeridad, serian culpables de esos crímenes por omisión ¿Uds. saben que eso está tipificado no? Ya basta de reservas y mediocridades procesales. No es tiempo de seguir haciendo como los avestruces. Si dejan pasar esta, así como dejaron pasar otras, tengan la seguridad que en el pueblo los despreciaremos también. No queremos nada más a los actores materiales de los hechos, queremos a los autores intelectuales también en prisión. Todas las evidencias los señalan. Si por aplicar la norma, corremos el riesgo de ser atacados desde afuera, pues corrámoslo. Ya basta de impunidad y de mojigatería. Un país no puede vivir siendo rehén de una banda de malditos asesinos y traidores a la patria, que basan su soberbia y prepotencia en el apoyo que una nación genocida como Estados Unidos, les Brinda.

En Venezuela podemos y debemos vivir sin USA y sin esas lacras empresariales explotadoras y expoliadoras que nos traicionan. Es seguro que por un tiempo careceremos de algunos bienes de lujo y otros de primera necesidad, pero mientras tengamos dignidad y negociemos con otras naciones, podernos salir avante. Debemos prepararnos para romper los lazos de todo tipo con el imperio Sion yanqui y castigar a sus agentes asesinos internos. A la vez que nos fortalecemos militarmente para enfrentar la agresión. Ya no es posible seguir siendo infantiles y confiados. Sabemos que tarde o temprano toparemos con el enemigo. Escojamos nosotros el momento y debilitemos sus apoyos internos de una vez.

Ya basta de acusaciones y retoricas. Acción, acción y más acción. Pongamos la rueda de la justicia en funcionamiento. No más impunidad, prisión para los asesinos y delincuentes. Si no es ahora, ya no podremos, por que nos debilitaremos. Y perderemos esta vaina, eso precisamente eso, es lo que quiere el imperio. Recuerden la experiencia de Chile. Preparemos al pueblo, aun los que no estamos en la milicia en el manejo de las armas. ¡AHH! Y BOTEN A TODOS LOS TRAIDORES QUE TRABAJAN EN LA ADMINISTRACION PUBLICA.

Javierdelvallem[email protected]
http://planetaenpeligro.blogspot.com/2013/04/carajo-hasta-cuando-esta-debilidad.html
Facebook: Javier Monagas Maita

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1007 veces.

Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Por los Derechos Humanos contra la Impunidad

Oposición y golpismo