Fascismo puro, basta de impunidad

Al ver las imágenes de video donde un malandro fascista le arrebata y destruye un marcapasos a un caballero que tuvo la valentía de protestar ante el pequeño grupo de supuestos estudiantes maniblancos frente a la Embajada de Cuba, no queda menos que mostrar mi indignación ante ese hecho que no puede quedar impune.

Ese malandro miserable, y me permiten el tono, debe ir a la cárcel. Cometió el delito de asesinato en grado de frustración, si es que ese delito existe. Y si no existe propongo que se implante. No puede ser que un ciudadano honesto, que quiera manifestar su descontento ante una barbarie como la que se está cometiendo en contra de la Embajada de Cuba, y lo mismo ante cualquier embajada de cualquier país, se tenga que ver amenazado de la manera más miserable, porque no tiene otro nombre, como lo ha sido este ciudadano a quien no conozco pero que me solidarizo con él y lo respeto ante su valentía.

Ese inmundo supuesto estudiante ser debe ser castigado con todo el peso de la Ley, no sólo por haberle destruido un implemento de soporte de vida a una persona sino que lo hizo con engavillamiento, alevosía y ventaja sobre una persona indefensa. Si este nuevo delito pasa inadvertido y sin castigo, sencillamente quedará demostrado una vez más el exceso de lenidad y tolerancia de las autoridades ante las agresiones y prepotencia de la fuerza de una minoría de salvajes que pretenden llevar al país a situación de opresión de las libertades más elementales del ser humano.

hherrerah@yahoo.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 741 veces.