¡No más la mala política indígena!

Luego de que las elecciones presidenciales nos sumaremos al llamado nacional para pedir la destitución de la ministra Nicia Maldonado y el fin de planes como el Plan Yukpa, es decir de la mala política indígena, levantado por el segundo Gobierno de Chávez.

A lo largo de estos años hemos realizado múltiples denuncias conjuntamente con otros sectores indígenas y no indígenas sobre la mala actuación de la ministra del Poder Popular para los Pueblos Indígenas Nicia Maldonado. Nuestra conclusión es que la ministra no tiene “corazón indígena” por lo tanto ella es uno de los obstáculos para que los pueblos indígenas no puedan reivindicar sus derechos ni mucho menos transformar lo político dentro del proceso de construcción del socialismo como aporte propio de los pueblos indígenas, pues aunque por medio del proceso revolucionario se haya logrado un sistema formal que reivindica el derecho de los pueblos indígenas, las prácticas que intentan aplicar una política concreta son homogeneizantes y coloniales, al no reconocer la diversidad propia de los pueblos indígenas, y lo que es peor aún, desconociéndola, imponiendo de la misma manera que siempre una política que obliga a los indígenas no sólo a transformar su organización social y a dejar de luchar por sus tierras, sino a insertarse dentro de un modelo de desarrollo que reproduce la lógica capitalista desarrollista que para rematar, se inserta en prácticas viciadas como las que los hacen dependientes de la relación que puedan establecer o no con algunos funcionarios que si no les da la gana, por la razón que sea, no gestionan la petición de tal o cual indígena para la obtención de algún recurso, beneficio o crédito.

El caso Yukpa es ejemplar. Desde que se inventaron los centros piloto y la figura de los caciques mayores, ahora de una vicepresidencia, la organización indígena de base se ha debilitado, y por lo tanto su cultura, pues la manera de operar que se le impone a estos “caciques mayores” corresponde a la misma práctica política cuarta-republicana: privilegios dentro de la jerarquía de cargos, recursos que nunca llegan al pueblo, pero que sí disfrutan los que tienen los cargos, abuso de poder, engaños, clientelismo, mentalidad desarrollista y criolla. Ya el país está cansado de las mentiras de la ministra, de su política apaga fuegos, de su manera de actuar malintencionada y divisionista, muy cercana a la de los políticos adeco-copeyanos de la IV República. Como nos decía un Yukpa: los que son mestizos tienen dos corazones. El de Nicia el corazón más grande es el criollo. Hace poco días se publicó un comunicado de la organización Yanomami “Horonami” destacando que rechazan “los esfuerzos de la Ministra Nicia Maldonado por dividir nuestra organización y repudiamos a los medios y otras personas que han manipulado la información con fines políticos, tratando de vincularnos con actores de la oposición, aprovechándose de esta grave situación con fines electoreros”. El descontento de los pueblos indígenas y de los aliados de las luchas indígenas con la ministra ha sido ignorado hasta hoy por el gobierno. También el descontento que implica descubrir que los medios oficialistas se han prestado en casos concretos a los mismos montajes y mentiras que los medios controlados por la derecha. De allí la necesidad de sostener medios alternativos que puedan comunicar las experiencias locales, cercanas y vividas y también la permanencia de múltiples organizaciones que no dependen ni de los poderes trasnacionales como las ONG financiadas por los países imperialistas, ni de los poderes locales tradicionales.

La manera organizacional que ha introducido el Estado-gobierno actual dentro de los pueblos indígenas afecta no sólo la propia organización indígena sino lo que es peor su futura supervivencia y hasta la salvación del planeta. Lo que queremos decir es que en la idea de un Estado en transición al socialismo lo que se debería abrir es un espacio en el que el país pueda conocer los distintos mundos indígenas que conviven en él, aprendiendo de ellos, sin coartarlos, controlarlos o transformarlos en mundos “civilizados”, con estilos de vida consumistas, con sistemas de justicia burguesa, o en funcionarios criollos de corbata. Esa es la política de la IV República y Repúblicas anteriores, herederas de la colonia, que se han propuesto siempre si no exterminar, “civilizar” a los indios.

Queremos una política por el contrario, indígena que se concrete desde las bases y en alianza con gente criolla que sí conoce la historia social, política, cultural y económica del país, que sí conoce y respetan la historia de los pueblos indígenas, que sí conoce de cerca a los pueblos indígenas, y sabe bien cuáles son las amenazas que hasta hoy se vienen sobre ellos y el país todo. No queremos más políticas impuestas desde una estructura de arriba como las que Nicia ha activado, y eso se va a pelear desde las bases indígenas y de las organizaciones sociales aliadas, pues ya basta de sacrificar al pueblo no sólo por la inmensa ignorancia de algunos funcionarios que tienen un poder específico, sino además por el chantaje permanente –y la censura ya convertida en autocensura– de que cualquiera que critica algo del gobierno es de la oposición chimba y escuálida que tanto daño le ha hecho a este país. Hicimos todo lo posible para que no ganara la ultra derecha y la muerte, pero no vamos a permitir más políticas sin derecho a réplica y políticas desde arriba como si estuviéramos ante un Estado Absolutista represor. Ahora el gobierno tendrá que aprender que sí se le puede ganar a la derecha y que sí se le puede ganar al capitalismo no desde una homogeneización social que vuelve al pueblo tonto y cómplice de cualquier cosa o invento, no desde un desarrollismo capitalista, sino desde una diversidad y una heterogeneidad social. El Estado-gobierno debe activar mecanismos más estratégicos para combatir la oposición de derecha que no sacrifiquen el espíritu crítico, la sabiduría, la cultura y prácticas propias o la experiencia del propio pueblo que es quien vive de manera permanente los abusos del poder. Si a Chávez le gustan tanto los debates pues vamos a debatir de verdad con el gobierno y de manera pública, invitando a la gente que conoce o sufre, que tiene conocimientos, experiencias cercanas. Ah los Zapatistas. Al final es el pueblo quien decide quien se queda o no se queda en el poder gubernamental. No hemos salido de la democracia representativa y en gran parte burguesa de los ministerios y viceministerios.

¿A favor de los indígenas y del pueblo o al servicio del dinero de los ganaderos?

Nos preguntamos además dónde está la actuación de la Fuerza Armada Bolivariana, de la Guardia Nacional Bolivariana, las milicias bolivarianas y la defensa del pueblo, pues es lamentable que hasta el día de hoy el Gobierno no esté investigando la muerte de los últimos Yukpa asesinados, ni que haya hecho nada por controlar las fuerzas de terror que impone el sicariato controlado por el poderío económico de los ganaderos de Machiques que amenaza la vida de los pueblos, ni que haya hecho nada por controlar la invasión de garimpeiros y de grupos que exterminan a los pueblos del sur del país. ¿O el oro y el ganado pueden más? Bastantes años tienen ya las denuncias de invasión y atropellos por parte de los garimpeiros. Bastantes años tienen ya las denuncias de sicariato y paramilitarismo en estados como el Zulia. Estamos cansados de denunciar las operaciones desplegadas por las ganaderos y sicarios en la zona en contra de los indígenas, añadiéndose a este poder, lamentablemente, la acción cómplice de las Fuerzas Armadas Bolivarianas y los organismos policiales del Estado, de un sistema judicial corrupto y vendido a los intereses ganaderos. ¿Pues dónde está la protección a los pueblos indígenas? ¿Dónde están las previsiones de seguridad y acompañamiento por razón de la entrega de tierras a los indígenas y todo el esfuerzo que implicaría un proceso de paz en todas estas zonas en pelea por la autodemarcación de tierras? ¿Dónde está el pago de las haciendas anunciado por Chávez en mayo 2012? Aún el Destacamento de Frontera Nº 36 de la Primera Compañía de la Guardia Nacional Bolivarianadel municipio Machiques de Perijá del estado Zulia no ha ido cumplir el mandato de la Fiscal Auxiliar 35 del Ministerio Publico abogada Maglenis Márquez Melean según OFICIO Nº 0590-2012 del 9 de julio de 2012 de brindarle MEDIDA DE PROTECCIÓN A Carmen Fernández Romero, quien el sicariato ganadero/parcelero ya le ha asesinad dos hijo, un sobrino y le ha herido dos hijos hasta la fecha.

Recientemente, en la revista de los 50 años de GADEMA, se pueden leer “los logros” referidos al hacendado-ganadero Miguel Rincón en su gestión (2010-2012), como “el restablecimiento de las relaciones con la 12 Brigada de Infantería Caribes” con la que “se logró dialogar sobre aspectos como demarcación de tierras indígenas, invasiones, inseguridad, abigeato, entre otros”. (https://docs.google.com/file/d/0B_yU03-em9a3MTk0TWlkLXE3Yjg/edit, pág. 48). Es decir inclinar la balanza a su favor ¿Qué dirían Nicia y Tareck sobre esto, que dirán las Fuerzas Armadas Bolivarianas, que dirá Chávez? Léase en especial las páginas: 47, 71, 72, 73, 96, 97, 100. Por ejemplo, en la página 47, se introduce el balance de la gestión de Armando Chacín (2008-2010), como una gestión que "estuvo fuertemente marcada por una acción gremial de la mano con la comunidad como única herramienta para detener la anarquía que se desarrollaba en la Sierra de Perijá por parte de un grupo de yukpas violentos que amenazaban con invadir fundos, refugiándose en la llamada autodemarcación de tierras". En las págs. 71 y 72, una periodista que titula su artículo: “En peligro 10 mil empleos por entrega de tierras a indígenas en Machiques” se pregunta: “¿Cuál es la experiencia productiva con fincas invadidas por los yukpas? ¿Por qué se demarcan fincas con títulos de propiedad, donde funciona el sistema de aguas de todo el municipio? ¿Qué pasará con la explotación del carbón?”. En este artículo interviene el consultor jurídico de GADEMA, Alfonso Chacín, alegando que "hasta la fecha, ninguna finca invadida o demarcada ha sido pagada a sus propietarios” y que “actualmente se está trabajando en la redacción de un recurso ante el TSJ, para pedir la nulidad del procedimiento administrativo de entrega de fundos por violación al artículo 119 de la carta magna", y de quien se sabe que es un odiador de indígenas y que su estancia en Machiques y la Sierra de Perijá ha estado marcada por oscuras actuaciones en contra de los indígenas que venimos observando y denunciando.

Si el Estado o el Estado-gobierno lo que hace es defender el ganado de los ganaderos y el oro de los garimpeiros, entonces que explique por qué. Sólo así se activará el verdadero debate político, el conocimiento de la economía y la deconstrucción de la economía hermética que sólo entienden algunos, de la historia y los llamados “intereses nacionales”, y desde donde también podremos demostrar que la reivindicación de los pueblos indígenas es sobre todo un asunto de justicia en contra de la opresión, el despojo, el aislamiento, el no-reconocimiento de su diversidad y el exterminio de años y siglos. Sólo en el debate histórico y de experiencias vividas se podrá saber quiénes han sido los invasores, quiénes han sido los ladrones, los delincuentes y criminales. Quiénes estuvieron primero y quiénes llegaron después. Quiénes persiguieron, exterminaron, maltrataron y despojaron a los pueblos indígenas, quiénes son los criminalizados y quiénes son los verdaderos criminales. Invitamos al pueblo a salir a defender sus derechos conquistados. Somos parte de esta revolución, de este cambio y de este pueblo y no somos ni seremos nunca tontos-obedientes que sin chistar siguen las políticas de un grupo de cerebros que las planifican en las salas situacionales. Si no, que lo diga Chávez ya que no queremos sicariato ni garimpeiros en los territorios indígenas ¡No queremos que sigan matando a nuestros hermanos indígenas! Exigimos protección para Sabino y para Carmen Fernández Romero. Y que la Fiscalía y el CICPC de con los asesinos de los seis Yukpa muertos que hoy opera en Machiques, en el parcelamiento la Estrealla, en la Morena y el Tukuko.

*Sociedad Homo et Natura


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1316 veces.

Lusbi Portillo


Visite el perfil de Lusbi Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.