Apellido muy parecido al de Capriles

Nos estamos acordando de la brutalidad y grave peligro de criminales terroristas como Luis Posada Carriles

Desde Oaxaca, México. 27 de Agosto de 2012. // El acto terrorista de sabotaje político-industrial a gran escala y con consecuencia de devastadores daños y múltiples muertes del complejo de la refinería de hidrocarburos de Amuay de Paraguaná, Venezuela, tiene el calado de los grandes y bastos actos de terrorismo occidental perpetrados en los últimos años en contra de Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Serbia y Monte Negro, Eslovenia y Albania, con que se destruyó al conjunto de países que se encontraban bajo la protección de la Unión Soviética una vez que ésta fue colapsada por la acción vesánica de los países occidentales y la nula visión de su soberanía, dignidad y fortaleza, de sus clases dirigentes, bajo la cual se encontraban los países del bloque socialista; también tienen el calado del terrorismo que los mismos países occidental-cristianos realizaron en contra de los pueblos y naciones de Corea, Vietnam, Afganistán, Irak, Colombia, Panamá, la República Dominicana, la República de Libia, Cuba, México, y en los días que corren, en la heróica y sufrida República de Siria, en la que los heróicos ejércitos y pueblos de este último país se están defendiendo bizarramente hasta con las uñas, pero el Presidente Hugo Chávez Frías parece no ser consecuente con aquella realidad brutal que nos impone el capitalismo salvaje encabezado por el gobierno de Estado Unidos.

Es claro que con aquel perverso acto de terrorismo y de sabotaje de la economía y del orden jurídico de Venezuela, se ponen en peligro de una manera violenta todos los conceptos que configuran a una república ordenada; se pone en grave peligro su orden político y jurídico, del cual forma parte el proceso electoral con miras a la elección presidencial desde ya relativamente hace mucho tiempo puesto en marcha precisamente por los dirigente de Venezuela bajo las presiones y la inercia de su mismo sistema muy favorable al efecto al juego libre y hasta libertino de las fuerzas reaccionarias internas y del exterior, las fuerzas occidentales antes mencionadas, enemigas a muerte de la Revolución Bolivariana. La democracia capitalista hipócritamente llamada de la libertad no es una panacea.

Como lo estamos viviendo en estos días, nada menos que en México los plutócratas proEEUU que detentan el poder desde hace una gran cantidad de años, acaban de dar un abierto y brutal golpe en contra del voto de la inmensa mayoría de mexicanos que sufragó precisamente en favor del candidato que los resultados espurios pusieron en segundo lugar, pues, las votaciones fueron emitidas mayoritaria y evidentemente en contra del candidato que los delincuentes electorales pusieron como ganador (Enrique Peña Nieto); pero el pueblo de México no se tragó las maquinaciones de quienes controlaron el proceso electoral, delincuentes peligrosísimos. Los mezquinos límites de la democracia electorera del libertinaje que siempre ha propugnado el capitalismo occidental, pues. Por ello resulta necesario, así lo postulan mentalidades brillantes y sensatas, como el pensador norteamericano James Petras, que los dirigentes del actual proceso bolivariano de Venezuela, antes de que les coman el mandado, tomen medidas de carácter político eficaces, enérgicas y congruentes, que suspenda y aplacen de momento el proceso electoral presidencial en marcha, y el mismo se celebre cuando las condiciones políticas lo permitan y así convenga a la Revolución Bolivariana, para que mientras puedan hacer frente con valor, con patriotismo y con un sentido práctico creativo, a la gravísima situación que pretenden crear los enemigos de Venezuela y de su Revolución. Qué no se vuelva a repetir el golpe brutal que dio EEUU en contra del Presidente Salvador Allende, del Estado y de la democracia de Chile. Recordemos el reciente Golpe de los gorilas paraguayos en contra de Paraguay.

Es claro que por ello resulta más que insuficiente el decretar tres días de duelo y emitir lamentaciones por el acto abominable llevado a cabo, con lo cual los enemigos de la libertad y del bien de la Nación Venezolana, en estos momentos se están riendo, están gozando y carcajeándose patológicamente. Nos estamos acordando de la brutalidad y grave peligro de criminales terroristas como Luis Posada Carriles, apellido muy parecido al de Capriles. Ante ello los dirigentes venezolanos con el Coronel Hugo Chávez a la cabeza no pueden quedarse con los brazos cruzados y esperar como simples espectadores que las cosas se pongan como las estamos viendo están ya en la heróica República de Siria comandada por Bashar Al Assad.

http://benitojuarezquetzalcoatl.blogspot.mx/
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 931 veces.


US N