Empresariado apátrida y burguesía importadora atentan contra el pueblo

Campaña de desestabilización usa alimentos y productos como arma política

Credito: Loayza-Bachaco

29 marzo 2016 - La denominada guerra económica" no es otra cosa que una agresión imperialista multifactorial que incluye bloqueo económico y financiero no oficializado, así como intervención directa o indirecta de la distribución y producción de bienes a través de los grupos empresariales locales acompañada de un importante componente de operaciones psicológicas sobre la población.

Lo que ha sucedido recientemente al develarse los negativos procedimientos de un grupo de empresas trasnacionales y cadenas privadas de distribución de alimentos, es evidencia científica y comprobable de la existencia de una estrategia para generar el desabastecimiento y convertir la vida de las y los venezolanos en un verdadero vía crucis para adquirir productos de primera necesidad.

PARA MUESTRA UN BOTÓN

La agresión económica del empresariado nacional e internacional pretende llevar al límite la capacidad adquisitiva y la paciencia de la población. Las mayorías que padecen esta agresión, están en el derecho de conocer la verdad y saber quiénes manipulan la distribución y producción de productos para atentar en contra de la democracia.

Son muchos los casos, pero presentamos un resumen de los más destacados en los últimos días. Gracias a la labor del Gobierno Bolivariano y de las comunidades organizadas y sindicatos, se ha puesto en evidencia la forma planificada en la que algunas empresas de capital extranjero y cadenas monopólicas de capital privado, generar el desabastecimiento.

HIPERMERCADO OCCIDENTE

La Superintendencia Nacional de Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) informó que los propietarios del Hipermercado Occidente en el estado Falcón fueron detenidos por "desechar" unos 4 mil kilogramos de pollo descompuesto.

Las autoridades recibieron la alerta del hallazgo de la mercancía descompuesta en el vertedero municipal de Dabajuro, y de inmediato el cuerpo técnico fiscalizador de la Sundde se trasladó a las instalaciones del Hipermercado, al detectar que el pollo tenía etiquetas que identificaban al establecimiento.

Allí, además encontraron productos lácteos vencidos a disposición de los usuarios, alimentos con remarcaje de precios, así como también insumos con un precio marcado en su etiqueta visible al público; que al momento de cancelar en la caja el sistema arrojaba un precio superior, así lo explicó el Superintendente nacional William Contreras.

Más tarde se conoció que los detenidos están a la orden del Ministerio Público, bajo los delitos socioeconómicos de expendio de alimentos vencidos, especulación, boicot, remarcaje de precios y desestabilización de la economía (artículo 48, 49, 53, 46 y 54 respectivamente) todos tipificados en la Ley Orgánica de Precios Justos.

En su reporte de lo sucedido, Contreras resaltó la importancia de la participación del pueblo junto a los fiscales para neutralizar la guerra económica. En este caso, la denuncia fue realizada por la Comuna Socialista La Gran Victoria.

COLGATE – PALMOLIVE

Recientemente, la Sundde inició un proceso de inspección y fiscalización en la empresa Colgate – Palmolive, tras recibir denuncias de parte de trabajadores que alertaron que pese a que se cuenta con la materia prima necesaria, la línea de producción fue reducida para crear un desabastecimiento programado.

Las presentaciones de tamaño mediano fueron prácticamente sacadas de circulación , para sólo dedicarse a la colocación de grandes empaques. Esto redujo hasta en 80% la oferta de productos como crema dental Colgate, el suavizante Soflán, el lavaplatos Axión y los detergentes ABC y Ajax.

Con su intervención, la Sundde restituirá los procesos de producción con el fin de garantizar el cumplimiento de la ley, y proteger los derechos de los consumidores que son vulnerados por las transnacionales con fines políticos con fines políticos

TAMBIÉN LA JOHNSON & JOHNSON

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de las Empresas de Manufacturas de Productos para la Higiene y Cuidados Personales Similares y Conexos del estado Carabobo, Jaime Guevara, denunció irregularidades intencionales en la producción en plantas Johnson & Johnson (J&J), entre las que se destaca la paralización de operaciones de manufactura debido a una supuesta falta de materia prima bajo el argumento de una asignación no equitativa de divisas.

La empresa cuenta en el área de manufactura cuenta con seis líneas de producción, tres de toallas de uso diario, dos para toallas sanitarias, y una de hisopos, todas paralizadas desde octubre de 2015.

No se entiende por qué la compañía otorga prioridad a la producción de protectores diarios y no a las toallas sanitarias que son un producto de primera necesidad para la higiene femenina.

Sin duda, estas "decisiones corporativas" forman parte de la Guerra Económica implementada por la burguesía y la derecha empresarial desde el año 2013; y tras esta denuncia, se comprueba que la transnacional Johnson & Johnson se suma a Palmolive, Kraft Foods, Goodyear, Bridgestone Firestone, Pirelli, General Motors, Alimentos Polar, Heinz, Paveca, entre otras compañías nacionales y extranjeras que participan de la conspiración económica para desestabilizar la Revolución Bolivariana.

LA GOODYEAR PREFIERE QUE SE DAÑE LA MATERIA PRIMA

Ayer, trabajadores de la empresa transnacional de neumáticos Goodyear, con sede en el estado Carabobo, protestaron y denunciaron la paralización inconsulta de las operaciones de la planta principal y además alertaron sobre el deterioro premeditado de materia prima empleada en la fabricación de caucho.

El dirigente sindical Luis Aponte, señaló que desde el pasado 18 de marzo la empresa dio "vacaciones colectivas " supuestamente porque no contaba con materia prima para trabajar. Tras el asueto de la Semana Santa, cuando los trabajadores llegaron a su sitio de faena, se les prohibió la entrada lo que es considerado como una paralización de la producción.

"Esta empresa se ha sumado a la guerra económica. Aquí hay materia prima que se está dañando, ellos piden dólares para trabajar pero tienen materia prima envejecida, que ya no se puede usar", denunció Aponte a través de los medios nacionales.

Aponte alertó que la producción diaria de cauchos de la Goodyear es de 9.500 unidades; pero se ha reducido a 5.000.

No hay otra intención que desabastecer al mercado interno, para afectar el funcionamiento del parque automotriz del país.

Así como Goodyear, también otras empresas fabricantes de neumáticos como la Bridgestone Firestone y Pirelli de Venezuela han mermado y paralizado silenciosamente su producción a fin de reducir la oferta y generar caos y contratiempos a los usuarios.

CONTRALORÍA E INTELIGENCIA POPULAR SON IMPRESCINDIBLES

Los casos aquí resaltados, son sólo algunos de los muchos detectados en los que el Gobierno Bolivariano ha tomado las acciones necesarias para sancionar, castigar a los responsables y evitar que sigan sucediendo.

Sin embargo, se trata, como se ha indicado con anterioridad, de una agresión multifactorial. Existen sectores interesados en causar molestia y descontento para mellar el respaldo popular de la Revolución Bolivariana. La burguesía comercial e importadora, principal impulsora del bachaqueo y la especulación, quiere hacer creer a la gente que la responsabilidad de la escasez y los altos costos de alimentos y productos básicos, recae sobre el gobierno de Nicolás Maduro.

Cuando realmente sucede todo lo contrario, las acciones tomadas en al Agenda Económica Bolivariana, tienen la finalidad de defender y proteger el bolsillo de la clase trabajadora de la espiral inflacionaria generada por el empresariado apátrida en complicidad con las transnacionales y el capital extranjero.

Por ello, en su participación durante una entrevista en la televisora estatal VTV, el Superintendente Willian Contreras, resaltó que la Sundde continuará sin descanso ejerciendo las acciones necesarias para frenar el llamado "bachaquerismo corporativo" y atacar los problemas estructurales, como la reventa de productos por parte de los vendedores informales. Sin embargo destacó que fue gracias a las denuncias recibidas desde el poder popular, pudo detectarse el boicot en la producción que empresas como Colgate-Palmolive, Johnson & Johnson, cauchos Pirelli y Bridgestone, venían practicando para dejar al pueblo sin productos de higiene personal y sin repuestos para los vehículos.

Conteras fue enfático al indicar que para poner fin la práctica del bachaqueo, tanto la que cometen mafias organizadas, como empresas, o personas particulares, se cuenta con un mapeo , una base de datos en todo el país para ejercer acciones pero insistió en que es clave la contraloría social.

"Atacar el bachaqueo es un elemento importante para estas acciones, pero si no atacamos los elementos estructurales y si no se actúa en conjunto; se puede incurrir en un error", advirtió Conteras.

Alertó que en el proceso de guerra económica el elemento marcador de precios es el "dólar de guerra" o dólar guarimbero, el cual hace creer a la población que se puede estar exento a la aplicación de la Ley. Muchos comerciantes aumentan los precios y se excusan bajo el pretexto según el cual "el dólar subió", utilizando como referencia los precios de la divisa fijados por portales web donde se infla el valor de la moneda estadounidense con fines de atacar el signo monetario nacional y desequilibrar nuestra economía.

Esto no debe permitirlo la población. La ciudadanía debe hacer cumplir la Ley Orgánica de Precios Justos que sanciona entre otros ilícitos socioeconómicos, la reventa. Por ejemplo, artículos que fueron adquiridos hace uno o dos años a dólar subsidiado y hoy quieren ser puestos en el mercado a precio del dólar paralelo.

Para castigar los delitos económicos que van de la mano con el bachaqueo, también se encuentran otros marcos jurídicos como la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, porque sin duda, en esta guerra contra la Revolución y el gobierno Bolivariano se practica el terrorismo económico al pretender robarle al pueblo su salario y su derecho a una vida digna, induciendo la inflación. La denuncia es la principal arma de la población en contra de esta agresión económica.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4104 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas

US Y ab = '0'' /contraloria/n288084.htmlC0US