Avisaron, fueron las instituciones y "eso se quedó así"

Denuncian acaparamiento de pollos y harinas en Lacteos Los Andes - Barcelona

Depósito de alimentos no lácteos presuntamente acaparados en Lácteos Los Andes de Barcelona, a punto de perderse, hasta que la denuncia oportuna forzó su distribución al pueblo

Depósito de alimentos no lácteos presuntamente acaparados en Lácteos Los Andes de Barcelona, a punto de perderse, hasta que la denuncia oportuna forzó su distribución al pueblo

Credito: Trabajadores y comunidad

Aporrea.org ha recibido una nota suscrita por trabajadores y vecinos de la Zona Industrial de Barcelona, Anzoátegui, que pidieron no ser identificados públicamente y que el día 10 de febrero del 2016 hicieron diversas denuncias en las que señalaban que en el deposito o distribuidora de Lácteos Los Andes de Barcelona se encontraba mercancía acaparada de hace casi un mes. Se trataba de varias toneladas de harina y una cava con pollos casi descompuesto por la falta de refrigeración adecuada.

 

Los trabajadores no quisieron ser identificados, según dijeron, por no contar con un sindicato ni con un consejo de trabajadores que los puedan apoyar a la hora de evitar que puedan ser botados de sus puestos de trabajo, situación que ya se ha presentado anteriormente. En esta empresa pese a ser del Estado y supuestamente socialista, no se permite ninguna figura sindical ni consejo de trabajadores, a menos que sea patronal, y por consiguiente, los trabajadores que quieren hacer denuncias y contraloría social se sienten desamparados.

 

Los trabajadores y vecinos denunciaron ante varias instituciones lo que se estaba presentando en este deposito, por lo que el día 10 de febrero del 2016 se presentaron la Guardia Nacional, la Policía Nacional Bolivariana y SUNDE, e hicieron el debido chequeo de facturas, comprobando la  situación de acaparamiento y un atentado contra la alimentación del pueblo, debido a que los pollos almacenados (en una industria que no maneja ese rubro) casi se dañan. Informan quienes reportan el caso, que las personas responsables de área en ese momento,  de nombres Carlos García  y Luis Salazar, no tomaron medidas las medidas pertinentes, por lo que la guardia iba a proceder a hacer su trabajo. 

 

Pero los informantes aseguran que los trabajadores se pudieron dar cuenta de que la contralora Lilian García y el Sr. Ricardo Longart comenzaron a llamar a una gerencia superior para que dejara esta situación sin efecto, lo que lamentablemente sucedió de esa manera, y simplemente se vendieron las harinas y los pollos y… ¡aquí no paso nada! (por ahora).

 

La pregunta que se hacen es: ¿Esto no es guerra económica? Sin embargo permanecen a la espera de que las autoridades vuelvan a tomar cartas en el asunto y que, por supuesto, los trabajadores y la comunidad sigan cumpliendo su papel vigilante del cumplimiento de la ley y de los intereses del pueblo que exige su debido abastecimiento, bloqueado por la corrupción.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 18519 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /contraloria/n285846.htmlC0http://NON-VEca = .