La inflación no está ganando la batalla. ¿Y las fiscalizaciones de la SUNDEE?

Como introducción a este artículo, quiero agradecer los buenos comentarios y observaciones de múltiples lectores y lectoras que han tenido la deferencia de manifestarse a propósito de mi último artículo referido al balance de casi mes y medio de la instalación de esta Asamblea Nacional adeco-burguesa. Incluso, hubo unos elementos fundamentales en dicho balance, que rápidamente me permito subrayarlos muy rápidamente. El primero tiene que ver con las múltiples visitas que en encargado de negocios de la embajada de los Estados Unidos en Venezuela, el señor Lee Mcleny ha hecho a las oficinas del mal nacido presidente del parlamento adeco-burgues, Henry Ramos Allup. Y aquí cabría una pregunta: ¿Será para “agarrarle” la línea imperial?

La otra tiene que ver con las visitas de Guillermo Lasso, creo que ese es su nombre, precandidato presidencial de la derecha ecuatoriana quien no se pronuncia sobre “los asuntos internos de Venezuela”, más sin embargo, le manifestó a Ramos Allup su respaldo a la Ley de Amnesia Criminal y “la libertad a los presos políticos en Venezuela”. La derecha internacional acentúa sus ataques contra la Patria de Bolívar y Chávez. Y ni hablar de las declaraciones irrespetuosas, por expresarlo en términos decorosos, de los chulos Lech Walesa y Oscar Arias, en el mismo sentido de Lasso. Solo pudiera preguntar: ¿De dónde salen los “honorarios” para cancelarle a estos señores por sus declaraciones y los favores recibidos?

Y la última, que es la menos conocida, menos resaltada, pero para mí la más peligrosa, y tiene que ver con la reunión que sostuvo Ramos Allup con Francisco Rodríguez (que no es precisamente el relevista grande liga, mejor conocido como “El Kid”) economista y representante del Bank of América para Latinoamérica, junto a un representante asiático a lo Francis Fukuyama. ¿Sería que Ramos Allup junto con Rodríguez, ya estaría negociando los “financiamientos y ayudas internacionales” de esa institución, con el FMI y el Banco Mundial una vez se dé “La Salida” del Presidente Nicolás Maduro?

Sin embargo, esta no es una responsabilidad exclusiva de la derecha nacional y transnacional. De este lado debemos todas y todos tener un profundo sentido de la crítica y autocrítica por la falta de acciones, o en su defecto, de acciones tomadas de manera extemporánea y tardía, lo cual agrava el problema. En estos días me escribieron y me preguntaron: ¿Cuándo vas a hacer un artículo donde de autocrítica? Pues bien, este artículo pretende responder en alguna medida esa inquietud.

Como cualquier venezolano o venezolana, he sido afectado en mi cotidianidad en lo que se ha denominado “Guerra Económica”. Sin embargo, pienso que dicho término debería ser revisado puesto que más que “Guerra Económica” estamos siendo objeto de una “Agresión Económica”, con el agravante que no hemos sido lo suficientemente eficaces para responder los ataques de la burguesía, y la principal víctima es el pueblo de a pie. Se supone que en las guerras, ambos bandos se hacen daño. Pero en el caso venezolano, o por lo menos es la percepción que tengo, la burguesía se envalentona y nos agrede cada día más, y el pueblo se siente cada vez más vulnerado en sus más elementales derechos y es la principal víctima en esta agresión que le está afectando cada vez su calidad de vida.

En estos días cuando me dirigía a la institución donde laboro, caminando por la Avenida Urdaneta, muy cerca por cierto del Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, observando en una venta de empanadas allí muy cerca, casi que salí corriendo al ver el precio de la misma. Es realmente inconcebible que una empanada este costando 140 bolívares, lo cual, sin ser yo economista, es un indicador que me muestra que la situación se agravara, y que mi calidad de vida se verá afectada.
Igualmente, observando en dicho recorrido, paulatinamente observo como los “bachaqueros” están tomando las calles de esa misma Avenida Urdaneta. Dos kilos de tomate a 300 Bs y el medio cartón de huevos a 800, 900 bolìvares. Allí es en donde me preguntó: ¿Dónde está el Estado que ponga “mano dura” y orden a esta situación?

Entiendo que el compañero William Contreras, responsable de la Superintendencia de Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDEE) está haciendo esfuerzos denodados por adecentar la institución, e incluso le ha solicitado a varios coordinadores regionales que pongan su cargo a la orden, para la reestructuración de la misma. Me consta el esfuerzo de miles y miles de fiscales, algunos buenos amigos y amigas, en el combate al acaparamiento, a la especulación y al boicot de nuestra economía, y en el acceso a la población a un derecho humano tan fundamental como la alimentación, además de los bienes y servicios. Pero la percepción que hay en la mayoría de nuestro pueblo es que el Gobierno Bolivariano no está haciendo absolutamente nada por atacar los flagelos de la “escasez” y “las colas”.
Mi apreciación muy particular es que no se ve a la SUNDEE en la calle, por lo menos no de manera masiva y sus acciones resultan insuficientes para atender los innumerables problemas contra el acaparamiento y especulación de nuestro pueblo.

Creo que el enemigo ha sido eficiente y eficaz en desbordar la institución para que colapse y no puedan dar respuesta ante este ataque económico al que estamos siendo objeto. Y esto pende como una espada de Damocles contra nuestro pueblo, e inevitablemente genera malestar, molestias en nuestro pueblo, además de desgaste electoral y político en las bases que respaldan y sustentan nuestra Revolución Bolivariana. Los primeros impactos de esta realidad, los podemos medir con los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015.
Se ha decretado una Emergencia Económica, y hasta el Tribunal Supremo de Justicia en Sala Constitucional ha dictado sendas sentencias donde ha declarado su constitucionalidad y vigencia, pese a los intentos de la Asamblea adeco burguesa por obstruir la implementación de la misma.

Pero no observo las medidas a implementar en el marco de esta emergencia, los problemas se agravan, y ya el mismo Decreto está a punto de fenecer su vigencia, sin que se oriente al pueblo si se solicitará la prórroga del mismo o no. Creo que falta visión y direccionalidad estratégica en el Gobierno Bolivariano para afrontar la actual situación.
Varios artículos de nuestra Carta Magna nos han sido vulnerados por esta burguesía apátrida, eso no podemos negarlo y en próximos artículos espero poder comentarlo, apoyado también en sentencias de la Sala Constitucional. La derecha nos está imponiendo de facto un Estado neoliberal y está implementando sus políticas neoliberales, y no observo una respuesta efectiva del Gobierno Bolivariano en la atención de los problemas de la gente, de los problemas de nuestro pueblo.

Y lo peligroso de todo esto es que la indolencia que pareciera haberse apoderado del aparato gubernamental es terriblemente contagiosa. Y es por ello que en buena parte del movimiento popular se siente desmoralizado y desanimado para dar la batalla junto a su Gobierno, como ocurría cuando teníamos a nuestro Comandante. Si el Gobierno tomase medidas efectivas y resultados satisfactorios en la implementación de sus políticas, contaría con una participación mucho más entusiasta y activa de nuestro pueblo, para derrotar esta conspiración de la que somos objeto en estos momentos.

Y de eso debemos cuidarnos, pues si bien hay salidas constitucionales de las que pudiera optar la derecha para la salida de Nicolás Maduro, y de la cual en cualquier democracia tendrían derecho. No me cabe la menor duda de que si se activara una enmienda constitucional para recortar el mandato del Primer Mandatario Nacional (sin tomar las consideraciones jurídicas y legales que el planteamiento de la misma implica), o activar un referendo revocatorio, por solo nombrar dos elementos, perderíamos de calle y por paliza. Hay muchos chavistas, nadie lo niega, pero también muchos están arrechos y arrechas, demandan prontas respuestas y soluciones inmediatas a tantos problemas que nos agobian.

Si el Comandante Chávez estuviera hoy en día con nosotros, diría que un Gobierno Revolucionario debe estar en capacidad de resolver y atender los problemas de nuestro pueblo. Hasta ahora, creo que no hemos estado a esa altura, y no hemos sido los suficientemente efectivos en el cumplimiento de estas tareas.

Aún cuando hace veintisiete años se dio un “Sacudón” en el país producto de la naturaleza de unas medidas neoliberales salvajes, que no son el caso del Gobierno actual. Sin embargo, la falta de respuesta oportuna al drama del país también pudiera dar paso a desenlaces explosivos y violentos que nadie desea ni quiere para nuestro país.
La situación se torna delicada y estamos sentados en una peligrosa bomba de tiempo que puede detonar en cualquier instante. Mi pregunta: ¿Quién podrá desactivar dicha bomba?

Por ahora lo dejaremos hasta aquí, pero seguiremos en estas reflexiones en los próximos artículos.
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Martorano

Juan Martorano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

US Y ab = '0' /contraloria/a223631.htmlC0http://NON-VEca = .