La Corrupción, causas y efectos

La corrupción, todos nombramos esta palabra, se ha convertido en tema de debate político, pero sabemos que tiene más aristas que no se ven, tenemos que analizar todo los que esta palabra trae consigo, es un tema que afecta a la sociedad y por tanto debe estudiarse a fondo.

Todo problema, situación o circunstancia tiene causas, estas causas son las que debemos atacar para así ser efectivos, y está claro que es un problema de todos, no caigamos en el error que solo es un problema que el estado debe resolver.

Cuando hacemos referencia a las causas debemos hacer una discriminación espacial de los espacios donde se incuban los gérmenes de la corrupción, existen en este sentido causas endógenas y exógenas. Y es aquí donde está la piedra bruta que debemos trabajar para poder decir que nos encaminamos hacia la búsqueda de posibles soluciones que permitan bajar los niveles de corrupción que hoy día nos agobian y que hacen daño al entorno nuestro. Todos podemos ser solucionadores de este flagelo, no debemos tener miedo a entender este problema. Todos hemos sido víctima de esta situación, por eso todos debemos vacuna a nuestra sociedad.

Entremos en los detalles de las causas, me referiré a los endógenos en primer lugar, existen varias causas internas en nuestros espacios vitales, y es allí donde debemos hacer más énfasis, porque nos referimos a nuestros hogares, nuestras escuelas, nuestras iglesias y demás espacios que hacen parte de nuestras vidas, allí podemos influir directamente. Entre las causas que debemos atacar están las siguientes, sin un orden jerárquicos serán nombradas y analizadas. Tenemos la falta de VALORES HUMANOS, hemos perdido la capacidad de sentir como seres humanos, estamos más pendientes de apegarnos a valores que entierran el sentir humanista, perdimos el concepto de solidaridad, perdimos el concepto y mandato divino de amar a Dios sobre todas las cosas, Jesucristo nos amo sin miedo y puso el amor sobre la justicia. Debemos leer los 10 mandamientos y de seguro mejoraremos nuestras vidas. Otra causa que fomenta a la corrupción es la falta de un SENTIR SOCIAL, debemos entender que somos parte de la sociedad y que nuestros actos la moldean pero también nuestros actos hacen que esa misma sociedad nos golpee y uno de los golpes que nos devuelve es a través de la corrupción, si actuamos sin conciencia social convertimos a los prestadores de servicios públicos en posibles corruptos.

Seguimos enumerando causas, y no se me escapa algo importante, estamos llenos de PARADIGMAS NEGATIVOS y que han sido creados para tan fin, el capitalismo, el consumismo y el materialismo han distorsionado nuestras visiones, seguimos patrones que solo benefician a los grandes capitales y estos no dan nada positivo a cambio, el ser individual y la sociedad son víctimas del capital. Caemos en unos términos anglosajón que se llama snob. Consumimos sin conciencia. Seguimos nombrando causas, la AUSENCIA DE APORTES EDUCATIVOS que nos mantienen a oscuras y como todo sabemos, la ignorancia nos hace individuos débiles y si somos débiles la corrupción tiene su espacio para desarrollarse a plenitud. Otro elemento para observar, es la BAJA AUTOESTIMA que no nos permite crecer, solo con valores positivos y con esperanzas reales podemos revertir estas debilidades. Aparece en este escenario el DESCONOCIMIENTO LEGAL, en este punto muchos se solapan para navegar en los caudales de la corrupción.

Pero no caeré en el vago error de criticar por el simple hecho de hacerlo, hay que dar opciones y soluciones, y eso siempre quiero hacer para mi sociedad. Cada una de estas causas se puede revertir, tenemos que proponer estos cambios. En nuestros hogares debe comenzar la ardua tarea de promover con el ejemplo los VALORES HUMANOS Y CRISTIANOS, tenemos que ser sensibles ante las indolencias de la sociedad, debemos criar a nuestros hijos con amor. Tenemos que fomentar las escuelas para padres. Para lograr los cambios debemos influir en nuestro entorno de forma positiva, de esta manera este medio ambiente que nos rodea será mas vivible y sobre todo será más seguro para nuestras familias, nosotros debemos construir la nueva sociedad en la medida que nos convertimos en hombres y mujeres nuevas, debemos cambiar los PARADIGMAS NEGATIVOS por paradigmas que sean positivos, reales y humanos, que nos hagan sentir bien con nosotros mismos y que nos alejen de los vicios de que la vieja sociedad capitalista nos obliga a seguir con la excusa de es la única forma de convivir con ella, rompamos este esquema retrogrado. Aquí entro en un espacio vital para mi, debemos colaborar diariamente en el enriquecimiento educativo para nosotros y para nuestros familiares, tenemos que ser autodidactas, debemos fomentar que el conocimiento nos hace libre de las ataduras de los poderes facticos, rompamos en nuestros hogares las cadenas de la ignorancia, vamos a promover tertulias familiares y con amistades, donde se hable de temas intelectuales, vamos a intercambiar libros y vamos a promover su lectura como un buen habito. Así estoy seguro que daremos pasos importantes para MOTIVAR el crecimiento en positivo de nuestra sociedad.

La otra cara de la moneda son las causas externas, que por su complejidad son más difíciles de cambiar, pero estoy seguro y así se ha demostrado que con cambios profundos en los individuos podemos afectar positivamente estas causas para asi desmoronar las bases poderosas que mantienen con vida a la corrupción en nuestra sociedad. Una de estas causas externas es la IMPUNIDAD de la autoridades para castigar los hecho de corrupción, pareciera que no podemos cambiar esta matriz, pero yo digo fielmente que si la presión se dirige desde las bases sociales, si podemos influir para que no haya impunidad, debemos organizarnos y demandar respuestas a nuestras denuncias, debemos integrarnos a la nueva sociedad mediante nuestra participación en nuestros espacios vitales, (escuelas, concejos comunales, concejos de trabajadores, centros deportivos, etc) de esta manera hacemos fuerza y presión social a los actores políticos y judiciales para sean eficientes en sus tareas, debemos denunciar la corrupción pero también debemos vigilar que esas denuncias se lleven a sus últimas consecuencias.

Tenemos que romper los VALORES SOCIALES negativos que solo nos llevan a caen en la triste manipulación del mercado capitalista, donde solo importa lo que puedas demostrar a través del materialismo, esa manipulación que te lleva a buscar enriquecerse fácilmente y donde solo importa lo que tienes sin ver de donde provienen los recursos, hay que romper la fala moral que permite que haya lavado de dinero provenientes de actos ilícitos como lo son el narcotráfico y micrográfico de drogas, venta de artículos provenientes del delito, estos actos han enriquecido a muchas personas y la sociedad capitalista los acepta solo por lo que tienen y no ve de donde vienen este enriquecimiento. Aplican la máxima que dice “cuanto tienes, cuanto vales, si no tienes nada, nada vales”, este axioma ha destruido nuestros valores. No permitamos que la corrupción destruya nuestra familia, si logramos sobrevivir a este flagelo estaremos construyendo la patria que nuestro Padre Bolívar soñó y que el gigante Hugo nos enseño que si era posible.

Que sirvan estas letras para reflexionar diariamente para el bien de nuestra sociedad, acabemos la tiranía del imperialismo y del capitalismo salvaje.
Que la buena voluntad nos acompañe.


@miguelvahlis

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2050 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a171787.htmlCUS