¡El lado negativo de las sucesiones en la nueva etapa de la Revolución Bolivariana!

QUIEN ASPIRE A SER DIRIGENTE TIENE QUE PODER ENFRENTARSE, O MEJOR DICHO, EXPONERSE AL VEREDICTO DE LAS MASAS, Y TENER CONFIANZA DE QUE HA SIDO ELEGIDO DIRIGENTE O SE PROPONE COMO DIRIGENTE PORQUE ES EL MEJOR ENTRE LOS BUENOS, POR SU TRABAJO, POR SU ESPIRITU DE SACRIFICIO, SU CONSTANTE ACTITUD DE  VANGUARDIA EN TODAS LAS LUCHAS A DIARIO PARA LA CONSTRUCCON DEL SOCIALISMO  

                                                                                                                                                                         CHE GUEVARA.

En verdad uno se queda sorprendido cuando  observa prácticas políticas del pasado, dañinas y perniciosas, de épocas muy arcaicas, incrustadas en el accionar revolucionario de estos tiempos. Se puede entender, por ejemplo que un rey o emperador deje su corona  a su hijo o a un familiar cercano, prácticas políticas de las monarquías, no entendible en nuestro contexto, pero también se observa en otro tipo de gobierno como el de Corea del Norte, donde Kim Il Sung dejo el trono a su hijo y este a su  vez a su hijo. Esta conducta también se apreció en muchos países  Africanos y Europeos, en donde Reinas y Reyes hacían y hacen la sucesión del poder como algo hereditario y sin trauma para el pueblo. Pero que esta práctica se esté reeditando y consolidando en pleno siglo XXI y en especial en la revolución Bolivariana es algo difícil de creer y entender, ya que atenta contra el proceso participativo y protagónico democrático que estamos construyendo.

No entraré a discutir la importancia e innegable liderazgo de nuestro comandante Chávez y lo que debe ser la dirección colectiva del proceso desde el alto gobierno, pero si voy a tocar una aberración que está creciendo y enraizándose en la gerencia revolucionaria, se trata del lado negativo de la sucesión DESTACAR LOS LADOS POSITIVOS DE LA CONTINUIDAD PARA PODER CONSOLIDAR EL PROCESO POLÍTICO. Como ha quedado demostrado en el caso de Brasil  con Lula como actor principal para la sucesión y transición del poder político. A pesar que cuadros muy importante de su entorno están siendo juzgados, sin embargo cuando la formación política y gerencial se conjuga de una manera positiva los resultados son una gestión exitosa, como lo demuestra  el encargo de Vilma y su equipo al frente del gobierno brasileño.

En efecto camaradas, uno se queda sorprendido de como en la gerencia revolucionaria de este proceso, este tipo de accionar se ha metido hasta en los tuétanos del tejido orgánico, casi como si se hubiera  institucionalizado y aceptado por la mayoría, como medio para perpetuase en el poder. Un ejemplo de ello lo tenemos en los altos cargos del ejecutivo, en las gobernaciones, ministerios, alcaldías, fundaciones, universidades, entre otras.  Algunos funcionarios que  han tenido  esa responsabilidad se permutan o hacen un enroque habilidoso que les permite seguir conectados o manejando los espacios o hilos del poder, donde cesaron en sus funciones. Al estilo monárquico recomiendan a sus amigos o familiares para los cargos que ya dejaron de ocupar. En otros casos  los acomodos son para amantes o amigas de tal o cual chivo pesado del proceso, que sin ninguna credencial profesional o trayectoria revolucionaria persiguen a los revolucionarios en sus puestos de trabajo y juegan a la quinta columna en la administración pública. Llegan al extremo de traer personal que ha sido cuestionado profesional y personalmente en esos espacios, dándole responsabilidades de nuevo en donde ya fracasaron, creando una situación de descontento e incomodad dentro del personal que labora en esa dependencia.

Otro modus operandi es el de asesor o consultor del director, presidente o rector. En muchos casos con gestión poca exitosa, no solamente mantiene el control sobre la institución, sino que se dan el lujo de recomendar contrataciones de personal, con quien hacer las negociaciones. Pero además de todo eso cobran honorarios profesionales muy elevados y ciertas primas, eso sí, nunca se les ve en los sitios de trabajo, son como una nomina fantasma o paralela que defalca a las instituciones para las cuales prestan más un número de cuenta receptora de honorarios profesionales que su supuesta experticia. Para conocer a estos falso gerentes y detectar sus  viejas formas de gerencia, existe algo infalible  que los pone al desnudo, ese algo tan sencillo es cuando estos camaleones piensan más en si mismo que en su gestión al servicio del proceso y del pueblo revolucionario.

El problema no radica en la continuidad de una gestión que ha sido exitosa o no, la contradicción esta en muchos de los gerentes que no reúnen las condiciones profesionales para tan alta responsabilidad y pretenden cosechar prebendas sin importarles el flaco servicio que le dan a la patria.

En consecuencia, las preguntas que surgen hoy día y creo que con esas interrogantes y dudas el soberano se identifica plenamente, me pregunto,  si tenemos un partido en crecimiento y robusto, con un caudal de votos que supera más de 8.000.000 de simpatizantes por el proceso y  su máximo líder, no hay sustitutos para los gerentes incapaces e incompetentes. ¿Por que será, que estos mismos gerentes después de una mala gestión, son congelados por un tiempo y luego salen del congelador a ocupar cargos de alta responsabilidad? ¿Puede el proceso seguir manteniendo esos bacalaos? Acaso estamos usufructuándonos de la implantación cultural cuarta republicana de la memoria colectiva de corto alcance. ¿No existe dentro del movimiento revolucionario hombres y mujeres preparadas, con experiencia y sobre todo comprometidos con los cambios que a grito está pidiendo el soberano? Estamos en presencia de un coto cerrado, cofradía, o fraternidad dentro de la revolución. Tenemos escasés de gerentes o  esta especie está en extinción.

Debido a que los enroques continúan cual partida de ajedrez toca cuestionar el hasta donde llega la solidaridad automática con las gestiones de estos fracasados en la alta gerencia que están siendo cuestionados en todos los espacios a donde van.  No hay otras caras que no sean los mismos ministros, gobernadores, alcaldes, diputados, embajadores o rectores de universidades y presidentes de fundaciones, que puedan ocupar estas altas responsabilidades y sobre todo con eficiencia  en los altos cargos del ejecutivo y garantizar  así una gestión exitosa, que luego pudiera tener continuidad por quienes asuman esta responsabilidad.

En resumidas cuentas el soberano se pregunta, hasta cuando tanta vanidad, soberbia, prepotencia, abuso de autoridad, personalismo, nepotismo, amiguismo, clientelismo, burocratismo, impunidad y grupúsculos enquistados en el gobierno. Cuando se tomaran medidas para limpiar la administración de tantos camuflajeados que han creado toda una cultura del poder que se ha ido arraigando profundamente. Pareciera que la revolución para ellos es preservar un puesto o la búsqueda de otro mejor que garantice su nuevo estilo de vida pomposo y perpetuarse en el poder, resultando esto reprobable y completamente ajeno a los ideales del Proceso Revolucionario Bolivariano que lidera nuestro Comandante Presidente, al que es necesario recordarle: 

' ..así como quien pinta un paisaje se coloca en un plano inferior para considerar la naturaleza de los montes y lugares más altos y, al contrario, para ver los sitios  más bajos  sube a la montaña, de la misma manera, si se quiere conocer bien la naturaleza de los pueblos hay que ser príncipe, pero si se trata de conocer a los príncipes, es mejor ser pueblo ..  Maquiavelo.

Resulta claro que estas prácticas gerenciales son dañinas para el proceso en transición hacia el socialismo que estamos viviendo, así la noción de sucesión con viejas prácticas políticas son irreconciliables con una trasformación hacia el socialismo. Es por ello que desde el poder se predique con el ejemplo y se dicten pautas sobre la moral revolucionaria, solo así se crearan las base solidas que hacen respetable y admirable a un verdadero gerente revolucionario.

Profesor Antropólogo Sociólogo UCV

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1071 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /contraloria/a153362.htmlCUS