La especulación inmobiliaria ataca a la clase media venezolana

 
Un esfuerzo sobre-humano ha realizado el Gobierno Bolivariano para contrarrestar las acciones especulativas inherentes a la práctica capitalista en el sector inmobiliario venezolano.  
 

Ante esta  especulación que los privados aplican en el sector inmobiliario, el Estado ha tomado medidas de protección a la clase media, como la abolición del aumento  de precios de la vivienda que usaba como excusa el fraudulento incremento por concepto del IPC, la intervención de terrenos, el control de los materiales y el impulso a la industrialización de la construcción.
 

De hecho, no existe un gobierno en la historia de Venezuela que haya hecho más por nuestra clase media venezolana que el del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, comenzando con la eliminación de lo créditos indexados o cuota balón para la adquisición de viviendas y vehiculos, así como el llamado vehículo popular con el IVA exonerado, que fue un benefico directo a la clase media.
 

También en beneficio de las clases mas humildes, ha implementado La “Gran Misión Vivienda”,  lanzada en mayo de 2010 como un plan de construcción de viviendas que busca solucionar de manera estructural el histórico déficit habitacional que ha padecido la población venezolana, particularmente los sectores sociales más desfavorecidos y vulnerables.
 

Y ultimamente, debemos mencionar la muy oportuna Ley de Costos y Precios Justos, la cual beneficia por igual a ricos y pobres, al demostrar ser un instrumento contundente en la lucha para contener la inflación.
 

A pesar de todas esta medidas no ha sido posible parar, por ahora, la ola especulativa de precios para casas y apartamentos de clase media. Según Aquiles Martini, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, la venta de viviendas usadas del mercado secundario ha repuntado en lo que va del año en alrededor de 5%. Este vocero del gremio inmobiliario detalló que el repunte de ventas en viviendas usadas se está observando sobre todo en las familias de clase media y clase media alta, que están vendiendo una segunda o más propiedades "porque en la mayoría de los casos, además de la coyuntura electoral, la gente prefiere vender antes que alquilar, por el temor a perder la vivienda, que por efecto de la Ley de Arrendamiento no puedan recuperar su propiedad". Sin duda una excusa fútil que solo puede ser justificada en el contexto del ya bien conocido Salvajismo Capitalista. 

Como consecuencia de toda esta tramoya, hoy en dia en el sector privado pueden pedir más de 500.000 dólares estadounidenses por una vivienda nueva (Muy Pocas) o usadas, de clase media. Una vivienda del Estado, para que una familia viva dignamente, no cuesta más de 50.000 dólares.

Mientras tanto, a los jóvenes de clase media se les hace imposible vivir en techo propio, lo cual les permite concluir que ya hay una buena excusa para votar por el candidato de la burguesía. 

Granadillo y su equipo deberian ponerle "la lupa aumentada a la N potencia" a esta denuncia, que seguro será atendida con eficiencia y eficacia, dada la buena fama bien merecida que ya ostenta dicho grupo de trabajo.

(*) Trabajador Jubilado del MPPCTI

[email protected]   [email protected]   twitter: @pueblopatriota


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3071 veces.