Crisis humanitaria en El Catatumbo

(Fotos) Doce mil desplazados por operación del ejercito colombiano en la frontera

Con el despliegue de una fuerza de cinco mil hombres y medios aéreos con alto poder de fuego, el presidente Alvaro Uribe Vélez desarrolla un escenario de guerra cerca de la línea limítrofe con Venezuela, denunciaron en un comunicado 400 campesinos que ingresaron como refugiados.

Grupo de refugiados en el Zulia.
Foto: Anpa.
ANPA, (Agencia de Noticias del Pueblo) Aproximadamente 400 campesinos desplazados por la operación “Holocausto” que ejecuta el ejército colombiano en la zona del Catatumbo, departamento Norte de Santander, desde el 24de agosto, traspasaron la frontera para buscar abrigo en el territorio venezolano donde se encuentran desde hace veinte días.

Están en la parte alta de Río de Oro, cerca de la población indígena barí de Bokshí, en la serranía de Perijá, desde donde solicitan la presencia de una comisión internacional integrada por la Cruz Roja, Naciones Unidas y organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, para que verifiquen la grave crisis humanitaria en que se encuentran como consecuencia de esta acción militar que transcurre sobre un amplio territorio constituido por las jurisdicciones de Torcoroma, Pedregosa, Mundo Nuevo, El Salado, La Unión , Brisas, La Angalia, Versalles, El Silencio, La Gorgona, El Martillo, Los Robles, El Brandy, Barrancas, Pollo Pilón, El Suspiro, Morro Frío, San Martín, San Miguel, Guadalupe, Caño Negro, El Progreso, La India, Tres Curvas, Caño Tomás, caño Mariela, La Cooperativa, La Pista y Santa Isabel.

En estas veredas o caseríos viven unas 12 mil personas que en este momento se encuentran desplazadas y recorren en varias direcciones la geografía del Norte de Santander.

Hace una década los habitantes de dichos pueblos se dedicaban a la agricultura, la ganadería, al comercio y a la explotación maderera, pero el abandono por parte del Estado colombiano, sumado a la lejanía de los centros de comercio hizo que los pobladores, sin otras alternativas, se dedicaran a los cultivos de la hoja de coca como única solución para sobrevivir.

Lo anterior es subrayado por los refugiados en un comunicado que leyó Víctor Roldan, uno de los líderes del comité que agrupa a los hombres, mujeres y niños que lograron ingresar a las montañas de esta zona de la frontera noroccidental venezolana.

-Ahora refugiados en la República Bolivariana de Venezuela- nos permitimos dar a conocer ante el hermano país y la comunidad internacional la tragedia que nos ha causado el gobierno de Alvaro Uribe Vélez con sus fuerzas armadas oficiales y los paramilitares, fuerza criminal, con estos actos terrorista de Estado contra los humildes campesinos.

Grupo de refugiados en el Zulia.
Foto: Anpa.

Denuncian al gobierno de AUV ante la comunidad internacional por lo que denominan “ tratamiento militarista y terrorista de un problema que es eminentemente social y es la consecuencia de las políticas antipopulares en lo económico y social de gobiernos anteriores.

Por la violación al derecho a la vida, al trabajo, que fue abruptamente cercenado al despojarnos de las tierras y bienes sin ninguna razón. Así como bloquearnos las vías de acceso de víveres y medicinas.

Denunciamosel contubernio ejército-paramilitares en la puesta en marcha del operativo ya que tal acción se está llevando conjuntamente, e incluso se le ha facilitado a los paramilitares por parte del ejército nacional el que se apropien de los cultivos y bienes dejados por nosotros los campesinos.

El no haber anunciado el operativo lo cual hubiera permitido evacuar la zona sin tanto trauma como nos tocó. Igualmente señalamos el hecho de que no se nos plantearon alternativas inherentes a la sustitución de los cultivos. Por el contrario, lo que nos interpusieron fue un escenario de guerra.

Por último, queremos llamar la atención fundamentalmente de la comunidad y el gobierno venezolano acerca del fuerte impacto ambiental que va a producir las fumigaciones hechas con el herbicida glifosato en toda frontera. Como es sabido, todas las aguas de esta cuenca del Catatumbo fluyen hacia el lago de Maracaibo.

Solicitamos la ayuda humanitaria del presidente de la república bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías y también la intervención de los organismos internacionales ante la flagrante violación de los derechos humanos.

ESTRATEGIA DE GUERRA

Varios de los afectados denunciaron la estrategia de guerra del presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez , (AUV), para quien “ los derechos humanos de los campesinos de esta zona son helicópteros Black Hawk, metralla y bombas”.

“En la región del Catatumbo, a los hombres y mujeres que vivimos de los que nos da la tierra, el terrorismo de Estado colombiano, ahora escalado por Uribe, sólo nos ha dejado dos opciones : la cárcel y la muerte”, afirmó Martín Serra, un labriego que salió con varios de sus vecinos de la vereda de San Juancito, del municipio de Teorama, bombardeada intensamente por la Fuerza Aérea Colombiana, con el supuesto de que esta región forma parte de un estratégico centro de acopio de las Farc.

Gran cantidad de niños entre los refugiados en el Zulia.
Foto: Anpa.

El Suspiro, municipio de Tibú, vereda percibida por los militares como enclave de las Farc- también fue presionada por el fuego aéreo gubernamental. Gente de esa vereda, de la India, El Castillo, El Brandy, Teorama y San Calixto, está bajo cobertura y sobrevive ahora en el bosque tropical de la sierra de Perijá.

Les preocupa la suerte de otros grupos de labriegos y labriegas que se perdieron en las montañas colombianas cuando discurrían hacia el territorio venezolano.

Los que cruzaron la frontera fluvial de Río de Oro para llegar al actual punto de refugio caminaron con niños de brazos y enfermos en guando (cargados en hombros). Con toda esa tragedia a cuestas, abriendo trochas y remotando peñascos los migrantes arribaron al territorio venezolano en diez días.

Informaron que lo del 24 de agosto fue un bombardeo indiscriminado que no respetó a la población civil. También observaron los desplazados en su marcha desembarco de tropas en varios puntos. “En principio no distinguimos que clase de aviones eran, pero nos sobrevolaron unos catorce, incluidos helicópteros. Sin embargo, entre los aviones distinguimos a unos más pequeños que volaban muy rápido y dispararon unos cohetes que hicieron temblar la tierra cuando estallaron”.

-Esto- subrayaron- no es una película: el ejército colombiano bombardeó la población civil como si ésta fuese una fuerza enemiga. Es bueno que una comisión internacional entre a evaluar los daños a viviendas, establecimientos comerciales, animales y cultivos tradicionales, causados por los bombardeos.

La perspectiva es que ingresen más personas porque la operación “Holocausto” continúa y aún hay gente caminando por la montaña de la cual no se tiene noticias.

Según el diccionario Esencial de la Real Academia Española, la palabra holocausto tiene dos acepciones: sacrificio durante el cual los israelitas quemaban toda la víctima y en sentido figurado, gran matanza de seres humanos.

“Llegamos escasamente con la ropa que teníamos puesta, pero lo que fue animales, gallinas, mulas y ganado, nuestro patrimonio, se quedó allá. Todo fue sorpresivo y cuando nos percatamos del movimiento lo que vimos la tarde del 24 de agosto fue de una vez helicópteros sobrevolando, ametrallando y desembarcando tropas”.

Preguntados sobre el papel que jugaron los paramilitares en esa operación, uno de los voceros de los refugiados manifestó:

Los militares retiraron a los “paras” de sus bases en Filo Seco y El Cuarenta, ambas muy cercanas a la frontera venezolana de Río de Oro, para incorporarlos a la operación Holocausto.

Uno de los dirigentes del grupo de refugiados.
Foto: Anpa.

URGENCIAS

Denunciaron que en Colombia no se conoce esta tragedia de sus campesinos porque los medios sólo se ocupan de presentar al presidente Uribe como “ un pacificador y ángel de la guarda”.

Hacen un llamamiento a la solidaridad nacional e internacional para que envíe a la zona de refugio, ropa, medicinas y calzado. Organizados en grupos habitan en ranchos, duermen en hamacas y en el suelo, debajo de árboles a la espera de que lleguen representantes de los organismos de los derechos humanos y la Cruz Roja Internacional. La alimentación es restringida.

Solicitan con urgencia la presencia de una brigada de salud con medicinas para tratar a niños y adultos con diarreas y problemas respiratorios. También hay casos de paludismo, que es una enfermedad endémica en la zona.

La gente todavía no ha superado el terror de los bombardeos ejecutados por las costosas aeronaves militares de tecnología estadounidense adquiridas con los dólares del Plan Colombia.

Un desplazado contó que durante la travesía les tocó decapitar a dos perros que aullaban y ladraban por las noches, esto para evitar que las tropas que los seguían a través de la montaña. los detectasen.

Por la misma razón, un campesino optó por amarrarle el pico a un gallo fino de pelea que le dio por cantar en la noche.

Fractura de la organización familiar y social, el desprecio del Estado colombiano por el derecho a la vida, daños al ambiente ocasionados por la aspersión indiscriminada de herbicidas, situación que desde hace rato está acabando con la producción agrícola del departamento Norte de Santander y la ausencia desde hace más de 25 años de programas de desarrollo alternativo, es el balance de esta tragedia. Para el momento de la entrevista aún mostraban en sus rostros y cuerpos las huellas del duro éxodo hacia Venezuela.

TEMPESTAD QUIMICA

En esta nueva fase del plan de las autoridades colombianas para destruir los denominados cultivos ilícitos- oficialmente reconocen la existencia de 56 mil hectáreas de coca en 14 municipios del departamento Norte de Santander, entre ellos, los que conforman la región del Catatumbo, en la frontera con Venezuela, las fuerzas gubernamentales están arrojando bombas y balas y, luego, chorros de un cuestionado herbicida disparado desde aviones Turbo Thrush.

Se trata del producto químico Etilendiamina de N-fosfonometilglicina, fabricado por la trasnacional estadounidense Monsanto Company- conocido con el nombre genérico de glifosato- y también con las denominaciones comerciales de Weedoff, Rattler, Jury, Gallup, Landmaster y Pondmaster.

Llos refugiados se ven obligados a dormir a la intemperie.
Foto: Anpa.

A casi un mes de la puesta en marcha de la operación Holocausto, la Quinta Brigada del Ejército colombiano, unidad adscrita a la Segunda División de Infantería, informa haber fumigado más de 1.200 hectáreas de coca y desmantelado varios laboratorios donde se elaboraba la sustancia psicotrópica.

Agentes de inteligencia militar de Estados Unidos y las unidades tácticas de combate ,1, 2 y 3 contra el narcotráfico, la Fuerza de Tarea Móvil del Catatumbo y los batallones Guanes y Maza se mantienen desplegados sobre la frontera colombiana donde operan las Farc, el ELN, una pequeña facción del EPL y varias agrupaciones de paramilitares, que en marzo de este año incursionaron contra el territorio venezolano en Río de Oro.

En esta campaña militar, los guerrilleros son considerados “narcoterroristas” y las Autodefensas Unidas de Colombia, lideradas por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, (AUC), que ahora controlan la producción y el transporte de coca en La Gabarra y municipios circunvecinos, “grupos de justicia privada”.

SOBREVUELOS

Algunos de los aviones de reconocimiento de la operación Holocausto han volado varias veces sobre el borde fronterizo con Venezuela. Uno de ellos fue visto por campesinos el lunes 15 de septiembre a las 7:30 de la mañana ( 6:30 am, hora colombiana) cuando patrullaba el cauce del río de Oro, a la altura de la Pista, población ésta abandonada por sus moradores hace tres años a raíz de las masacres de los paramilitares.

Voceros de los refugiados dijeron haber visto volar por este corredor un avión de reconocimiento denominado “La Marrana”. Desde esta máquina suministran coordenadas a las aeronaves de combate .También pasaron por este segmento de la frontera colombo-venezolana dos Kfir, avión conocido en el ámbito castrense, como cachorro de león.

Estas máquinas fueron compradas por Colombia a Israel, su fabricante, hace varias décadas.

El Kfir es un avión monoplaza de interceptación o ataque a tierra con capacidad para movilizar más de 5 toneladas de material bélico en el que se incluyen bombas convencionales, teledirigidas, bombas de dispersión, cohetes, tanques de NAPALM y misiles aire-tierra.

.“La erradicación de los cultivos de la hoja de coca es un pretexto, porque lo que realmente busca el gobierno de Colombia es limpiar el Catatumbo para entregárselas como zona de distensión a los paramilitares”, advirtió un líder campesino que pidió reserva de su identidad por razones de seguridad.

Maneja información, según la cual, en el corredor fronterizo del Catatumbo, concretamente en el corregimiento de La Gabarra, municipio de Tibú, serán ubicados unos 1.800 miembros de las Autodefensas.

-El verdadero objetivo es desalojar a los campesinos para colocar a los paras que controlan el negocio de la coca y están utilizando el territorio venezolano para exportar el alcaloide a los Estados Unidos, advirtió.

“El Estado colombiano no está interesado en erradicar la coca, porque hace poco tiempo, muy cerca de este lugar, en Tibú, hubo un desembarco del ejército, los campesinos se fueron y después llegaron los paras a recolectar la hoja".

ANPA, agencia de noticias del pueblo

Esta nota ha sido leída aproximadamente 13920 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n9974.htmlCUS