Una avalancha de paros sacude a la provincia de Buenos Aires

La avalancha de paros por reclamos salariales continuó hoy mediante masivas acciones del gremio de empleados estatales y organizaciones de docentes.

Frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en el corazón de esta capital, una compacta masa de miembros de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) protagonizó una jornada de reclamos por una recomposición salarial y acusaron al gobierno provincial de desatender las demandas de sus trabajadores.

El paro -con un alto nivel de adhesión- será de 48 horas y continuará mañana.

Por su parte, el Frente Gremial Docente, integrado por la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (SUTEBA), iniciaron hoy otro paro, continuación de acciones semejantes que vienen protagonizando desde hace varias semanas.

Al cese de actividades se incorporaron hoy docentes de los colegios privados.

Entre los reclamos están un incremento del presupuesto para la educación y la incorporación al sueldo básico de dos sumas que reciben con carácter no remunerativo.

También demandan una nivelación de la pirámide salarial para evitar que un docente de reciente ingreso reciba lo mismo que quienes llevan años de antigüedad en el sector.

En declaraciones a la prensa, el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, informó que los dos sindicatos de maestros y profesores se reunirán el jueves 7 de julio para determinar las acciones futuras en caso de no obtener respuesta a sus reclamos.

En este contexto, se conoció hoy la decisión del ministro de Eucación de la provincia, Mario Oporto, de descontar del salario de los maestros los días de ausencia al trabajo por participar en estos paros, que se iniciaron prácticamente a principios de año.

En declaraciones a una emisora radial Oporto calificó de desproporcionado el plan de lucha de los trabajadores y aseveró que este jueves, cuando se efectúe el pago de junio, se harán efectivos los descuentos.

Baradel, al comentar esta decisión, dijo que constituye una vergüenza escuchar al titular de Educación de la provincia más rica de Argentina anunciando esta penalización a los maestros.

Remarcó que sus afiliados serán castigados de esa manera por reclamar lo justo, de lo cual es muestra el 95 por ciento de respaldo que tiene la huelga.

También calificó de inciertos los datos proporcionados por el Ministerio acerca del monto del salario mínimo y de la incorporación del salario no remunerativo, y afirmó que unos 10 mil docentes no cobran el incentivo que debiera sumarse al básico.

Sobre las dificultades financieras esgrimidas por las autoridades, dijo que hay recursos suficientes, pero al gobierno le falta decisión política para emplearlos en mejoras salariales.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1242 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas