Denuncia la Federación Ecologista del Zulia

Terrorismo ambiental aplican en el Lago de Maracaibo saboteadores petroleros

La Federación Ecologista del Zulia se dirige al país para denunciar el plan de terrorismo ambiental que junto con el paro petrolero insurreccional desarrollan actualmente los sectores privatizadores de PDVSA comandados por la casta tecnocrática que hasta hace poco ocupaba puestos de alta gerencia en la compañía estatal Petróleos de Venezuela, S.A.

En las aguas del Lago de Maracaibo, sede de la principal actividad petrolera de occidente, se ha ejecutado EN FORMA PARCIALMENTE FALLIDA, un macabro plan de sabotaje petrolero destinado a provocar una catástrofe ecológica de proporciones inimaginables expresada en un buscado gran derrame de petróleo.

En este horroroso plan terrorista están involucrados un conjunto de funcionarios técnicos y gerenciales, empresas contratistas de PDVSA, y políticos alineados a la Coordinadora "Democrática". Funge de vocero en esta maquinación el Sr. Manuel Rosales, Gobernador del Estado Zulia, quien, en conformidad con lo planeado decretó una supuesta "Emergencia Ambiental" para acompañar en forma alarmante este plan desestabilizador y anti-ecológico.

El simple propósito de este plan ha sido, no solamente descalificar la capacidad de arranque de las operaciones petroleras afectadas por la paralización de labores, sino tambien hacer ver que "se está desarrollando un inusitado daño de contaminación al Lago de Maracaibo". Con esto se busca incitar el pánico en la población zuliana y el repudio general de los venezolanos, debido a los peligros que todo esto puede acarrear; para lograr estos objetivos, los saboteadores ejecutaron innumerables daños y destrucción de equipos petroleros, así como la paralización de maquinarias, trastornos en sistemas  automatizados y computadoras, averías en dispositivos de protección ambiental, abandono de labores de prevención de riesgos industriales y ambientales, y lo que es mas deleznable aún, el uso de los sistemas de telemetría para provocar directamente derrames petroleros (sistema utilizado mas bien para detectar derrames e intentar su remediación).¡Derrames causados con tecnología sofisticada!, con el mismo estilo operativo tecnológico de la tecnocracia golpista.

La red de monitoreo cotidiano del Lago de Maracaibo de nuestra Federación Ecologista compuesta por pescadores, obreros y profesionales petroleros, algunos empleados calificados de PDVSA directamente vinculados a Seguridad, Higiene y Ambiente (SHA), que han ofrecido información actualizada de la situación ambiental de las instalaciones petroleras de las costas occidental y oriental, con especial observación de las áreas de influencia en la zona norte (Puerto Miranda-El Tablazo y Bajo Grande) y en la zona central en las areas lacustres adyacentes a Tia Juana, Lagunillas y Bachaquero,  que  dan fé de la información que estamos denunciando en esta oportunidad, y detallan el siguiente daño ocasionado a las instalaciones petroleras en el Lago, relatado aquí solamente a titulo  ilustrativo para el conocimiento y formación de conciencia ambientalista y veraz de toda la Nación Venezolana:

  • Los sistemas reguladores del nivel de petroleo en el llenado de tanques de las estaciones de flujo del Lago fueron alineados para impedir el desborde del crudo; y muchas de las válvulas de estas estaciones que suelen permanecer bloqueadas para evitar derrames de crudo, fueron deliberadamente desbloqueadas para favorecer el desbordamiento de los tanques.
  • En las estaciones de flujo,  las bandejas de recolección de petróleo que sirven como contenedores o barreras preventivas de derrames, aparecieron deliberadamente perforadas o destruídas para permitir la caída del petróleo al Lago.
  • El sabotaje de gran parte del sistema de transporte compuesto entre otras por lanchas y embarcaciones de remolque para mover buques tanqueros, consistió en daños y operaciones de paralización deliberada, como por ejemplo, averías ocasionadas a los sistemas eléctricos y salas de máquinas, daños a los  sistemas de arranques de las embarcaciones dándose casos de entrabamiento con trozos de madera. Premeditadamente se provocó la desmovilización de un número importante de embarcaciones que fueron llevadas a carenaje sin necesidad de reparación alguna, saboteando de esta manera su uso oportuno.
  • A muchas de las lanchas le fueron dañados los sistema de radiotransmisores. Especialmente, el sabotaje logró impedir el uso de las naves LIMPIAMAR Y LIMPIALAGO, especializadas de limpieza de los derrames. Este aspecto ha impedido  estimar con precisión el volumen de petroleo derramado.
  • El sabotaje del sistema de transporte tiene entre sus responsables a Jose Cedeño, entonces Gerente de Transporte Lacustre y a funcionarios de PROTECCION Y CONTROL DE PERDIDAS (PCP) quienes junto con un grupo de compañías contratistas que intervienen en el turbio negocio de las lanchas y otras embarcaciones, tales como la empresas LISA,  CRAFT Y PAPAGALLO, entre otras, llevaron a cabo el siniestro plan que eventualmente lograría un gran derrame contaminante.

Es importante indicar que el sabotaje del sistema de transporte lacustre conlleva a una disminución de la capacidad de respuesta para llevar a cabo el plan de continencias contra derrames, y resalta que, en la medida que fueron apareciendo manchas de petróleo en las inmediaciones de instalaciones petroleras saboteadas en el Lago, planeadas y dirigidas con precisión, se comenzó con las "denuncias" de Juan Fernández, y la declaración del Gobernador Rosales.

Otras manifestaciones del criminal sabotaje petrolero consistió en la deliberada ruina ocasionada a los sistemas automatizados de llenado de Bajo Grande y San Lorenzo del Estado Zulia.

Esta criminal acción, triplemente repudiable por sus facetas de pérdidas patrimoniales, daños ambientales y fraude a la confianza pública, debe ser enérgicamente castigada y sus responsables obligados a reparar los daños ocasionados, y las consecuencias políticas desestabilizadoras de la paz ocasionadas por el gobernador del Zulia Manuel Rosales, ampliamente denunciadas y repudiadas. Por ello, nos resulta preocupante la actitud de la Ministra Osorio, titular del Ministerio del Ambiente quien  en declaraciones públicas ha ofrecido la versión de que se trata de eventos "normales" o "regulares" de la actividad petrolera, o solamente atribuibles al abandono de las labores de prevención ambiental por parte de los respectivos funcionarios. No nos parece aceptable su ignorancia de la situación de sabotaje que nuestra Federación Ecologista denuncia abiertamente en esta oportunidad. La patente ausencia de mecanismos eficaces de monitoreo y trabajo de supervisión directa del MARN a la actividad petrolera, revela un política meramente simbólica, sin mencionar la anemia inducida de recursos de este ministerio que mantiene inefectiva su existencia.

La Federación Ecologista del Zulia y sus antecesores, desde hace mas de 3 décadas, mucho antes y a todo lo largo del proceso histórico que cubre el lapso de existencia del Ministerio del Ambiente y su funesto desempeño  bajo los gobiernos que acompañaron con su vista gorda el desastre ambiental causado por la transnacionales petroleras y PDVSA en el Lago de Maracaibo, hemos venido denunciando la situación de derrames crónicos de crudo por parte de la industria que hoy se sigue pretendiendo hacer ver como "normales", donde los departamentos de "Protección integral", "PCP" y SHA de la industria "nacionalizada" desde tiempos atrás y  hasta el presente han actuado como legitimadores de la gestión del ecocidio petrolero y administradores de la falsa imágen ambientalista encubierta en aquella hermosa frase acuñada" CUIDAR ES QUERER", hoy llena de ironía en la boca de los saboteadores.

El desenmascaramiento de la tecnocracia petrolera que dirije el sabotaje de sus instalaciones con el manejo público de la información de los derrames en el Lago, mal llamados "normales" por parte de la Ministra Osorio, solo para demostrar la 'regularidad de la actividad petrolera', por un lado lado le hace un flaco servicio a la causa ambientalista sincera, pero por otro lado le brinda un gran servicio a la transparencia de la situación y a la necesidad de que la población esté consciente de los riesgos ambientales permanentes que representa la industria petrolera, especialmente en nuestro Lago de Maracaibo, y pueda organizar la participación comunitaria en el saneamiento ecológico de PDVSA.

Los desmentidos de la Ministra Osorio en torno a la declaración de "emergencia ambiental" del gobernador Rosales y de la necesidad de revertir la situación de opacidad de PDVSA, hasta ahora una "caja negra" no supervisable, para convertirla en una transparente "caja de cristal", es válida en su base, y mas aún, debe ser sostenida como un principio de saneamiento administrativo que arranque también de raíz el "staff" tecnico enquistado en el Ministerio del Ambiente (obviamente cómplice de la gestión anterior de los actuales saboteadores de PDVSA), que en forma correspondiente han ocupado cargos de responsabilidad frente a la gestion petrolera que nunca pudo ser objeto de supervisión por ese ministerio, en tanto los funcionarios oficiales de ambiente dieron su aprobación silenciosa a toda esa desastrosa gestión ambiental tecnocrática y anti-ecológica petrolera, ahora conocida gracias a las mismas declaraciones de la ministra.

Es muy conocida la inveterada y contumaz resistencia de las élites tecnocráticas petroleras que ha impedido hasta ahora que el gobierno supervise su gestión de higiene, seguridad y ambiente. En el plano propiamente ambiental se ha puesto al descubierto la existencia hasta ahora del llamado "meta-estado petrolero" descrito por el investigador universitario  Víctor Poleo en sus análisis de la gerencia tecnocrática de PDVSA. Para corroborar nuestras afirmaciones, es importante citar los aportes de los investigadores Gastón Parra Luzardo y Carlos Mendoza Potellá quienes también denunciaron las expresiones ambientales de la política de APERTURA PETROLERA en tanto pusieron de bulto la ausencia de mecanismos eficaces de protección y vigilancia ambiental en las cláusulas relativas a esta materia incluidas en los convenios para la exploración y explotación de áreas petroleras. Estos autores también denunciaron la liberalidad tradicional de dejar a los inversionistas transnacionales el "autocontrol" y exclusividad en sus propios estudios ambientales. Esta situación evidencia también una gran falla de neoliberalismo en las leyes ambientales de Venezuela que en la practica dejan la protección de los ecosistemas a la discreción particular de los inversionistas.

Recuerdese que en Venezuela, a pesar de que tempranamente los misioneros conservacionistas de la talla de Henry Pittier y Arturo Eichler entre otros , durante la primera mitad del siglo pasado predicaron con fuerza la necesidad de crear mecanismos institucionales, medidas y políticas ambientales que cubrieran la necesidad soberana de nuestro país de proteger los ecosistemas naturales comprendidos en el territorio de la Nación, las clases dominantes no hicieron mayor caso de sus preocupaciones ecologistas surgidas en nuestro propio suelo. Corrió una prolongada época de destrucción ambiental por obra de la tecnologia petrolera bajo la complacencia de los sucesivos regímenes dictatoriales y puntofijistas, hasta que, bajo el impacto de las leyes del aire limpio (Clean Air Acts) de los E.UU, los mercados norteamericanos del petróleo exigieron a Venezuela un petróleo con menos azufre para limpiar la atmosfera de sus poblaciones. Toda esta inducción desde el exterior se tradujo en la creación del Ministerio del Ambiente de Venezuela subordinado a criterios transnacionales, transferidos a PDVSA por vía de la llamada "nacionalización chucuta" en 1976-77 que entronizó allí a la gerencia del sabotaje petrolero, que finalmente prosiguió una gestión de aumento de los pasivos ambientales en Venezuela, y especialmente en el Lago de Maracaibo.

En conclusión,

1) Rechazamos la criminal amenaza que significa para la Cuenca del Lago de Maracaibo el plan de sabotaje de instalaciones petroleras ejecutado por las bandas de boicot tecnológico de la antigua gerencia de PDVSA.

2) Denunciamos el uso de la contaminación ambiental como arma política y como maniobra terrorista, lo cual no es mas que  intentos de ecocidio y despreciables delitos ambientales,  en nada diferenciables por su naturaleza con la voladura de los oleoductos realizados en las fronteras de Venezuela con Colombia por parte de la guerrilla, o el incendio voluntario de los pozos petroleros ocurridos en la Guerra del Golfo, ya que provocan riesgos ecológicos de inestimable envergadura, y según el caso, daños prolongados al ambiente natural.

3) Denunciamos que toda esta línea de eventos de sabotaje, seguidos de una orquestada campaña alarmista ha causado enorme angustia en los zulianos, con crueles efectos en la porción infantil de la población, forma parte de la misma cadena de eventos de sabotaje con grave riesgo de provocar siniestros que amenazan masivamente la integridad de las poblaciones adyacentes a las instalaciones o vehículos industriales, iniciado con los casos de los buques petroleros frente a Maracaibo y el saboteo a los llenaderos de gasolina y gas en Bajo Grande y San Lorenzo y la paralización de la Petroquímica El Tablazo.

4) Exigimos un inmediata operación de limpieza administrativa y extirpación de los cuadros técnicos que se encuentran insertados en el Ministerio del Amiente que han acompañado en forma cómplice la funesta gestión antiecológica de la vieja PDVSA. Una demostración de lo que afirmamos aquí, es el desconocimiento o silencio por parte de la administración ambiental Regional en torno al sabotaje petrolero que denunciamos en este documento, y por demás, el apoyo que la dirección estadal de este ministerio y del Instituto de Conservación de la Cuenca del Lago de Maracaibo (ICLAM) ha reiterado a factores transnacionales que llevan a cabo proyectos anti-ecológicos como son:  la destrucción de la Ciénaga de Los Olivitos, por parte de la compañía transnacional norteamericana Cargill Salt asociada a PEQUIVEN, el Puerto Carbonífero llamado Puerto América en el Golfo de Venezuela y la explotación del Carbón en la Sierra de Perijá, entre otros.

5) Denunciamos el hipócrita "desgarramiento de vestiduras" por parte de ciertas fundaciones y organizaciones "ambientalistas" ante los derrames petroleros de este supuesto desastre ambiental denunciado por el Gobernador Rosales, pues sabemos que algunas de estas supuestas organizaciones ambientalistas tienen entre sus miembros a corporaciones petroleras, petroquímicas y salineras contaminadoras que les brindan financiamiento y  se han venido arropando detrás del falso discurso de la tecnocracia petrolera, que a su vez las utiliza para legitimar ("greenwashing") su gestión insustentable. Muchas de estas organizaciones que claman por la vitalidad de los ecosistemas conocen la realidad que se vive directamente en el Lago de Maracaibo, y saben que los derrames petroleros en el lago son consuetudinarios, pero como jamás llevaron a cabo campañas sostenidas  siquiera para denunciar esta situación, ahora  lucen como parte de la comparsa alarmista del gobernador del Zulia Manuel Rosales, socio de la Coordinadora "Democrática".

6) Los ecologistas del Zulia, mas alla de los acontecimientos políticos transitorios que sacuden al país, reiteran su compromiso de vigilar y defender el equilibrio ecológico de los ecosistemas de nuestra cuenca regional amenazados por la explotación carbonífera y salinera, y specialmente por la explotación petrolera y la producción petroquímica, entre otros factores de desequilibrio ambiental presentes.

7) Estamos comprometidos con la recuperación de PDVSA para los fines de la rehabilitación social y ecológica de la Nación Venezolana soberana y promovemos activamente un nuevo y auténtico perfil comunitario y ambientalista de Petróleos de Venezuela para la transición hacia una Venezuela y un Planeta donde la ENERGÍA no sea fuente de muerte y sufrimiento para los seres vivos.


Por la Federación Ecologista del Zulia

Jorge Hinestroza.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12827 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas