Nicaragua conmemora el centenario de la muerte de Rubén Darío

EL gran poeta nicaragüense Rubén Darío

EL gran poeta nicaragüense Rubén Darío

Credito: Archivo

Febrero 06 de 2016.- Nicaragua conmemoró el centenario de la muerte del poeta Rubén Darío (1867-1916) con su nombramiento como “héroe nacional”, pero también con la declamación de su poesía en las principales ciudades del país.

La ciudad de León, a 90 kilómetros al noroeste de Managua, escenificó algunas de las principales actividades, pues fue el lugar donde creció el “príncipe de las letras castellanas” y donde decidió vivir sus últimos días.

El Parlamento nicaragüense declaró “héroe nacional” a Rubén Darío en una sesión solemne celebrada en la Catedral de la Asunción de León, uno de los dos Patrimonios de la Humanidad ubicados en Nicaragua y donde descansan los restos del poeta universal.

La Asamblea Nacional nombró “héroe nacional” a Rubén Darío porque “con su pluma e intelecto como armas, también defendió la soberanía e independencia de la lengua nacional de Nicaragua”, según el documento de ley.

El mismo decreto señala que Darío “defendió y enriqueció con su verso y prosa, en función de su ideario artístico”, la lengua de Iberoamérica y España, así como la de Francia, “dentro de su latinidad”, ya que tomó elementos de la métrica francesa y los incorporó al castellano.

A Rubén Darío se le conoce como el padre del modernismo literario, por haber revolucionado la lengua castellana con obras entre las que sobresalen “Azul” (1888), “Prosas Profanas” (1896) y “Cantos de Vida Esperanza” (1905).

Connotados autores nicaragüenses, como Sergio Ramírez, Gioconda Belli y Ernesto Cardenal, recordaron al literato expresando con sus palabras lo que significó para ellos.

“Rubén Darío significa para mí un maestro de la lengua, alguien que me enseñó el instrumento de mi oficio, a renovarlo, a cambiarlo, y a estar siempre al día con lo que la lengua debe ser”, dijo Ramírez en declaraciones distribuidas por la iniciativa cultural Centroamérica Cuenta.

Para Belli, Darío es “literatura nicaragüense, esa alquimia rara de lagos y volcanes, de mañanitas frescas y magma, que se hizo verbo, y habitó entre nosotros”

Mientras Cardenal apeló al poeta como “un libertador de la poesía castellana, como dice Jorge Luis Borges”.

En León, una exposición de carteles sobre la vida y obra del poeta atrajo a cientos de curiosos a la Calle Real, adonde autores gritaron coplas tradicionales en honor del “poeta insigne” de Nicaragua.

El Gobierno municipal de León develó una placa en la casa donde falleció Darío el 6 de enero de 1916, mientras que la Universidad Nacional Autónoma (UNAN-León) depositó ofrendas florales en una de sus plazas, en memoria de Darío.

En Managua, el Instituto Nicaragüense de Cultura abrió sus puertas para una muestra de pinturas sobre el autor.

En la ciudad de Jinotega, la población erigió un monumento para conmemorar al poeta y en Chontales realizaron una actividad artística para recordarlo.

En Metapa, hoy llamada Ciudad Darío, donde nació el poeta el 18 de enero de 1967, continuó la exposición de sus pertenencias en la casa natal.

La organización Casa de los Tres Mundos anunció una lluvia de poemas de Rubén Darío sobre la ciudad de Granada.

En Rivas, un grupo de poetas ofrecerá un recital de música y poesía en el quiosco del parque central, desde el atardecer hasta la medianoche de este sábado.

En la víspera del centenario de la muerte del “príncipe de las letras castellanas”, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asistió a una misa conmemorativa, en la Catedral de León.

El Banco Central de Nicaragua emitió monedas conmemorativas de oro y plata con la efigie de Rubén Darío, que podrán ser adquiridas por el público a partir de este lunes.

Pero también, la biblioteca del banco emisor, una de las más importantes del país, fue rebautizada con el nombre “Rubén Darío”.

Los organizadores del XII Festival Internacional de Poesía de Granada, que reunirá la próxima semana a 137 poetas del mundo, anunciaron que la actividad será en sí un homenaje al centenario de Darío.

En diferentes puntos de Nicaragua hubo escuelas, universidades, grupos literarios, bibliotecas y hasta denominaciones religiosas, que realizaron conciertos, reuniones y recitales en honor del poeta que modernizó la lengua castellana.

Bautizado con el nombre de Félix Rubén García Sarmiento, Rubén Darío no solo fue el primer gran poeta de Nicaragua, también destacó como cronista, periodista, novelista y diplomático.

Atrás quedó el recuerdo de su nacimiento en una carreta halada por bueyes en la humilde Metapa. Su mente prodigiosa lo llevó desde niño a lo más alto de la literatura universal, con un legado que cien años después continúa en vigor, tan pleno como la lengua que modernizó.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3238 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /actualidad/n285431.htmlC0http://NON-VEca = .