Sindicatos de Base del Sector Salud, se declaran en Solidaridad activa con la lucha obrera de los trabajadores de Venezolana de Cementos

Credito: Salud Unete

4 de febrero de 2013.-Sindicatos de base del sector salud afiliados a la UNETE, en señal de solidaridad con la lucha obrera perseverante de los trabajadores de VENEZOLANA DE CEMENTOS, señalan que es importante recordar que antes de la nacionalización las Cementeras Venezuela estaban siendo controlados por transnacionales de cementos, estas empresas llegaron al colmo de exportar el 60% de la producción, con el fin de sabotear los programas habitacionales del estado, eso quiere decir que en el país solo quedaban una mínima parte de lo que se producía en el año, lo que resultaba insuficiente para desarrollar planes de viviendas.

Antes de la nacionalización se llegó al extremo de tener que importar cemento de países como Cuba y Uruguay, en total contradicción a la realidad del país, ya que Venezuela siempre ha contado con suficiente materia prima para la elaboración del cemento, lo que resultaba sumamente grotesco para el pueblo Venezolano.

En agosto del 2008 los trabajadores que añoraban el control obrero vieron una luz al final del túnel, cuando oyeron concretarse la tan ansiada nacionalización, cuando el Presidente Chávez en un acto de soberanía nacionalizó estas empresas, para beneficiar al pueblo y los trabajadores.

Por tal motivo Gladys Montenegro Coordinadora Nacional de la UNETE rechaza categóricamente como la tecnoburocracia enquistada en las empresas del sector, continua entorpecido el avance del verdadero control obrero, proceso este que es una de las principales características de un gobierno socialista, dando la impresión de que sus gerentes trabajan incansablemente para que éstas fracasen o vuelvan a ser privatizadas.

Cabe destacar que los trabajadores preocupados por estas empresas y por su producción, apoyaron la nacionalización de la industria, creyendo firmemente que esta seria manejada por el control obrero, y no como la ha mantenido una pequeña burocracia donde los trabajadores son cosificados, tratados como un elemento más para la producción, mientras sus gerentes ostentan enormes privilegios.

Con la toma de la gerencia del estado la mayoría de las plantas presentan situaciones análogas como:

Acrecentamiento indiscriminado de la nómina administrativa, con jefes de las antiguas gerencias ocupando cargos de gran jerarquía, abandono de la infraestructura y operatividad de las plantas, las formas de distribución y comercialización son los mismos que eran antes de la nacionalización, aumentando así la escasez del producto y la especulación, los consejos comunales y organizaciones del movimiento popular brillan por su ausencia en los planes de distribución de cemento.

Por otro lado Edgar Jiménez también Coordinador Nacional de la UNETE manifiesta que en lo laboral pueden destacar la marcada falta de comunicación entre la gerencia y los trabajadores, predominando una relación estrictamente de subordinación y aprovechamiento, sin ningún tipo de participación, el desconocimiento, persecución a los dirigentes sindicales y delegados de prevención obviando su carácter legal, en fin desconocimiento a órdenes del INPSASEL y del MINTRASS.

Por otro lado las recurrentes desmejoras salariales, ejemplos de lo señalado son los casos de los trabajadores Manuel Rodríguez y Ezequiel González que tienen más de 25 años de servicio e incluso cuentan con más de 70 años de edad, estos cobraban 113 Bs. , a estos les bajaron el sueldo a 75,00 diario, otras de las situaciones violatorias es retención de salarios, pagos incompletos como es el mal cálculo en el pago a los sábados y domingos, la no cancelación del bono de producción, la falta de dotación de materiales, equipos de protección personal y retraso en las contrataciones colectivas.

Además esta empresa tampoco escapa de los despidos injustificados, y la negativa patronal a acatar los reenganches emitidos por las Inspectorías del Trabajo.

Señalan que el caso que están atravesando estos trabajadores sin que se le dé respuestas justas y oportunas es un terrible error político, que pasara a la historia como un caso emblemático, no solo por ser la empresa cuya producción es sumamente necesaria para la MISION VIVIENDA, sino también, por la descaminada política gerencial al estilo fascista que por varios años se viene empleando contra los humildes trabajadores y firme dirigencia sindical; quienes pese a la represión y el afán por invisibilizar , continúan esperando respuestas correctivas y contundentes del Ministerio, buscando que se deje de violar los derechos laborales.

Por ultimo expresan que por la actual situación laboral que se viene presentando en varios entes del estado , estamos firmemente convencidos que hoy más que nunca cobran vigencia las tres R, es necesario gestar la sana disposición a revisar, rectificar, y reimpulsar el Poder Popular ya que sin trabajadores felices y satisfechos es imposible consolidar la revolución.
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1744 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n222700.htmlCUS