Pablo Fernández: Venezuela es vanguardia en destrucción de armas en América Latina

Pablo Fernández

Pablo Fernández

Credito: Archivo

9 de noviembre de 2012.- Desde 2003, cuando en Venezuela se comenzó a ejercer una política continua para la destrucción de armas de fuego, se ha logrado la destrucción hasta la fecha de 287.838, cifra que este año superará la barrera de las 300.000, producto de las estrategias de desarme que lleva a cabo el Estado venezolano.

En ese sentido, Pablo Fernández, secretario técnico de la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme, explicó que si se suman las armas que están previstas a destruirse este 2012, un total de 54.737, con las destruidas en el país desde 2003, “superaremos las 342.575 armas que están fuera de circulación en los últimos años”.

“Esta es una cifra significativa, que nos coloca a la vanguardia de la tasa de armas destruidas por habitante en América Latina. Ya superamos los números de Brasil, que es una nación referente en cuanto al tema del desarme. Es una muestra de que hay voluntad política y acciones efectivas para quitar de la calle este elemento de muerte”, precisó Fernández en una nota de prensa de la Comisión Presidencial para el Desarme.

Destacó que debido a la política sistemática de desarme, “el Estado venezolano se pone al frente en materia de destrucción de armas en la región. El gigante del Cono Sur, Brasil, con casi 200 millones de habitantes, destruyó en una década medio millón de armas. Venezuela, con una población siete veces menor, ha destruido hasta la fecha 287.838 en un período similar: un ritmo promedio de 30.000 por año”.

El ministro para Relaciones Interiores y Justicia, Nestor Reverol, informó que en las próximas semanas entregarán a la Dirección General de Armas y Explosivos (Daex) 38.101 armas de fuego, que se han incautado en diferentes operativos realizados por los distintos cuerpos de seguridad del Estado, para que sean destruidas.

Esta cifra se suma a las 16.636 armas de fuego que fueron incineradas en el primer semestre del año.

La cadena de custodia de estas armas a destruir, desde que son incautadas por los cuerpos de seguridad, incluye la supervisión del Ministerio Público y Tribunales de Control para garantizar que no vuelvan a las calles.

Además, la Comisión Presidencial impulsó una resolución que ya está vigente, donde se disponen los protocolos únicos para el control de armas en salas de evidencia de todo el país.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1602 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n217869.htmlCUS