En coma tras inyectarse biopolímeros, se encuentra una joven aeromoza de los Altos MIrandinos

Credito: Archivo

18/10/12.- Una segunda joven, residente en Altos Mirandinos, se encuentra en estado crítico luego de implantarse biopolímeros en los glúteos.

La víctima del primer caso falleció la noche del pasado martes. Era una empleada de un almacén de telas de esta ciudad y entró en estado de coma el pasado 5 de octubre, después de inyectarse este compuesto con un enfermero que se hacía pasar por médico. Permaneció inconsciente por 11 días.

En este nuevo caso, la afectada es una aeromoza de 28 años, con residencia en el sector Ramo Verde de Los Teques, y quien se colocó la sustancia en las “pompas” hace seis meses.

La dama se interesó en el procedimiento “estético”, luego que varias de sus compañeras en la aerolínea se inyectaran el producto para lucir unos llamativos glúteos.

Por moda. La azafata, familiar de una conocida funcionaria pública de la subregión, recorrió varios centros estéticos de la capital mirandina, pero decidió someterse al tratamiento invasivo en una clínica del estado Vargas, siguiendo los pasos de las otras azafatas.

Transcurrido medio año, comenzó a sentir fuerte dolor en el cuerpo. Hace dos semanas, los familiares la ingresaron al Hospital José María Vargas (Car), donde está en coma desde el pasado jueves.

Los familiares no autorizaron citar el nombre de la muchacha, quien es madre de dos niños y está separada de su esposo.

Informaron que el diagnóstico es “migración de material biopolimerizado a las piernas” y se le realizan resonancias magnéticas, pues especialistas consideran que el producto sintético también se “regó” a otras partes del cuerpo.

El médico cirujano Richard Aquino, especialista en medicina estética de la Universidad de Carabobo, explicó que toda persona que se someta a este tratamiento corre el riesgo de sufrir efectos secundarios, entre ellos, dolores permanentes en la zona tratada.

Aquino, exdirector del Hospital Victorino Santaella, precisó que la única forma de extraer este compuesto, un derivado del petróleo, es mediante un láser que lo destruye.

“Hay zonas donde no se puede llegar con este aparato porque hay vasos, nervios y arterias. Cuando se forma granuloma, se abre el glúteo para extraerlo, pero quedan hundimientos y deformidades”, dijo.

A pesar de la prohibición del Min-Salud, en Altos Mirandinos existen estéticas que ofrecen la aplicación de biopolímeros con costos de entre Bs 4.500 y 5 mil.

Para dar “seguridad” al paciente, inyectan la sustancia en el brazo para descartar una reacción alérgica.
Cicpc investiga estéticas

Efectivos del Cicpc investigan las estéticas y cosmetólogas de la subregión, que aplican el compuesto desde sus viviendas, luego de la muerte de Dayana González (26), quien sufrió un paro respiratorio el martes en la noche en el Hospital Victorino Santaella Ruiz.

La mujer, que era madre de una niña de tres años, estaba entusiasmada por aumentarse los glúteos, desde hace años y para darle una sorpresa a su esposo, decidió inyectarse biopolímeros con William Esteban Rodríguez Sequera (45), que tenía casi un año colocando estos implantes y que tenía un título falso colgado en su consultorio, ubicado en el Centro Clínico Los Teques, que lo acreditaba como médico cirujano, pero era enfermero. Rodríguez fue detenido tres horas después de inyectar a Dayana González, momento en el que entró en estado de coma.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 9194 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n216496.htmlCUS