Diosdado Cabello rechaza declaraciones del Arzobispo Roberto Lückert sobre el incidente de Amuay

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello

El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello

Credito: Archivo

 27 de Agosto.- Este lunes, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, rechazó las declaraciones del arzobispo de la Diócesis de Coro, monseñor Roberto Lückert, sobre el incidente ocurrido la madrugada del pasado sábado en Amuay, en las que afirmó que el Gobierno Nacional no ha dicho "toda la verdad".

"Ojalá que Dios lo perdone", refirió Diosdado respecto a las declaraciones ofrecidas por Luckert ayer domingo, "No sabemos si esa es la posición de la Iglesia o es que este señor no controla la garantía eclesiástica. Sería bueno que las autoridades eclesiásticas dijeran algo para el bien de la integridad del país", señaló el dirigente en la acostumbrada rueda de prensa semanal del Psuv.

Señaló Cabello que las declaraciones publicadas por algunos medios privados, como 6to Poder y El Universal, demuestran la falta de conocimiento en materia petrolera que posee el monseñor Lückert y además su intención de magnificar estos sucesos.

Sostiene que tales declaraciones ofrecidas por Luckert al diario La Verdad y difundidas por algunos medios digitales, se expone una descripción exagerada de los hechos y ataca al gobierno nacional, con afirmaciones como: “Hay muchos más muertos y heridos de los que el Gobierno dice”.

Más adelante prosigue el arzobispo diciendo que lo ocurrido "es una tragedia de mucha gravedad. Hay lugares en los alrededores de la refinería que con la explosión se borraron del mapa. El área del cuartel quedó acabada y allí estaban no sólo los oficiales sino sus familiares. Hay casas que desaparecieron y edificios con grandes daños".

De igual modo, ataca a los trabajadores de Petróleos de Venezuela (Pdvsa). "La industria petrolera poseía un organismo encargado de preparar a los trabajadores antes de ingresar a las plantas. Eso lo desaparecieron. Ahora se visten con camisas rojas y laboran sin tener las experticias y condiciones necesarias”, dijo.

Ante los señalamientos de arzobispo, Cabello recordó los hechos del sabotaje petrolero en 2002, cuando se robaron claves confidenciales para el funcionamiento de Amuay, se cerraron tuberías, pasos de agua y máquinas que seguían su funcionamiento sin ningún tipo de control.

El dirigente recordó que estos hechos generaron peligro en la población y sin embargo "ninguno de los voceros ha asumido su responsabilidad", en estos hechos que generaron desestabilización en el país.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6649 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n212998.htmlCUS