Se cumplen 54 años del fin de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez

Caracas, enero 23 - Un día como hoy, el 23 de enero de 1958, en la madrugada, Marcos Pérez Jiménez huye de Caracas en el avión presidencial rumbo a Santo Domingo (Dominicana), al no poder vencer la insurrección del pueblo y comprobar que se había derrumbado el respaldo militar que sirvió de base a su gobierno. En el avión, piloteado por el mayor José Cova Rey, acompañaron a Pérez Jiménez, su esposa, sus tres hijas, su suegra; Luis Felipe Llovera Páez, Pedro Gutiérrez Alfaro, Antonio Pérez Vivas, Raúl Soulés Baldó, y el testaferro Fortunato Herrera.

En las últimas horas de la noche anterior, Pérez Jiménez había recibido noticias desalentadoras. La rebelión popular en Caracas no sólo no había sido sofocada sino que se extendía al interior del país. Siguiendo las directivas de la Junta Patriótica, brigadas de jóvenes mantenían en jaque a la policía y a la Guardia Nacional, cuyos efectivos habían perdido el control de todos los sectores de la ciudad, con excepción del centro, alrededor del Palacio de Miraflores. Descargas de armas cortas y largas resonaban por los cuatro costados, y mientras los incendios se propagaban por Caracas, varias ciudades del interior se sumaban a la huelga general.

Las informaciones militares no podían ser peores. Los buques de la Marina de Guerra, que Pérez Jiménez suponía paralizados en el puerto de La Guaira (Vargas), habían zarpado y se encontraban en Puerto Cabello (Carabobo) aprovisionando de municiones a sus poderosos cañones de 40 mm. Las baterías antiaéreas y de campaña que había enviado para evitar su movilización se habían pasado a favor de la rebelión. La orden al batallón Carabobo de Valencia para ocupar las instalaciones navales de Puerto Cabello no surtió efecto, y su comandante aseguró a la base naval y a los buques de la escuadra que no cumpliría las órdenes de Miraflores. El comandante del batallón Bolívar informó a Pérez Jiménez del alzamiento de la Escuela Militar (Caracas), cuyos cadetes habían tomado posiciones de combate en los alrededores.

La gota que derramó el vaso vino del interior. Llovera Páez informó a Pérez Jiménez del alzamiento del cuartel de Barcelona (Anzoátegui). Rafael Pinzón preguntó: "¿Qué significación militar tiene ese alzamiento?". Llovera responde: "Militarmente muy poco. Ese cuartel tiene pocos efectivos, pero el problema es otro. Ese alzamiento obliga a las otras guarniciones a decidirse entre rebelde y leales. Es la guerra civil". Pérez Jiménez, que lo oye, está silencioso y sombrío. Ordena al edecán naval llamar a la Comandancia de la Marina: "Dígales que quiero parlamentar y que vengan a Miraflores". La respuesta no se hace esperar: "No es tiempo de parlamentar". Pérez Jiménez insiste. La misma respuesta. Llama ahora a la Escuela Militar: "Dígales a los oficiales que si hay algún problema que vengan a Miraflores. Hablando podemos arreglarlo". La respuesta es también negativa.

Mientras tanto a las puertas del despacho presidencial un grupo de numerosos oficiales pide órdenes a Pérez Jiménez para "aplastar la conspiración". El Presidente grita: "¡Esperen!". Ha enviado a Cova Rey a una ronda por los cuarteles para conocer la situación. El mayor regresa con malas noticias. "Los comandantes desconfían de sus subalternos y éstos de los jefes. Ya ni siquiera se puede contar con la lealtad del batallón Bolívar". Pérez Jiménez se derrumba. Ahora sólo piensa en huir. Envía a un oficial a preparar una embarcación en La Guaira. A los 15 minutos le dicen: "Imposible, el destructor Brión domina el Litoral". Entonces envía a Cova Rey a preparar el avión presidencial en La Carlota (Caracas) mientras envía un mensaje a la Comandancia de la Marina: "Dígales que yo me voy. Que me den tiempo a recoger a mi familia y salir para La Carlota".

Así se hace. Una hora después el avión presidencial, llamado popularmente La Vaca Sagrada, levantó vuelo hacia Santo Domingo.
Por Radio habló Fabricio Ojeda para exaltar la victoria del pueblo y el país descubrió quién presidió la misteriosa Junta Patriótica, que desde la clandestinidad había dirigido la heroica y victoriosa insurrección del pueblo y sus entonces Fuerzas Armadas


La insurrección popular en la caída de Pérez Jiménez
Cronología realizada por el Partido Comunista de Venezuela

Octubre (9) de 1945: El PCV adopta públicamente su nombre actual, tras la eliminación del llamado “inciso Sexto” de la Constitución, que prohibía las ideas comunistas.

Octubre (18) de 1945: Derrocamiento de Isaías Medina Angarita por un golpe cívico-militar (la llamada “revolución de octubre”) en el que colaboraron miembros de la oficialidad del Ejército (con Marcos Pérez Jiménez  a la cabeza) y el partido Acción Democrática. El PCV ofrece defender el gobierno con las armas, pero Medina Angarita decide no resistir.

1945-1948: Junta de gobierno presidida por Rómulo Betancourt.

Diciembre 1946: Elecciones de Asamblea Constituyente. Son elegidos diputados Juan Bautista Fuenmayor y Gustavo Machado por el Partido Comunista de Venezuela.

Septiembre de 1947: Fundación de la Juventud Comunista de Venezuela.

Diciembre de 1947: Elecciones presidenciales. Gustavo Machado es candidato por el PCV. Triunfa Rómulo Gallegos.

Febrero (15) 1948: Se inicia la presidencia de Gallegos

Febrero (17) de 1948: Fundación de Tribuna Popular.

Noviembre de 1948: Golpe militar. Derrocamiento de Gallegos e instalación de la Junta Militar presidida por Carlos Delgado Chalbaud. Los antiguos aliados de AD los traicionan…

Mayo de 1950: Segunda Gran Huelga Petrolera, organizada por dirigentes sindicales comunistas, con Jesús Faría a la cabeza. Casi de inmediato, Faría es encarcelado, Tribuna Popular es clausurada y el PCV pasa a la clandestinidad.

Noviembre de 1950: Asesinato de Delgado Chalbaud. Pérez Jiménez asume la Presidencia  de la Junta Militar.

Diciembre de 1952: Elecciones legislativas organizadas por la dictadura para legitimarse. El PCV llama a apoyar a los candidatos de URD; la dictadura pierde las elecciones y las anula.

Agosto de 1957: Por iniciativa del PCV, se organiza la Junta Patriótica, como alianza de partidos para luchar conjuntamente contra la dictadura. AD y URD se suman de inmediato, COPEI lo hace meses después.  Se publica el primer Manifiesto de la Junta Patrótica al pueblo venezolano.

Agosto-diciembre de 1957: Se intensifica la resistencia a la dictadura, con actos diversos que denuncian el plebiscito continuista que planea la dictadura.

Noviembre de 1957: Manifiesto de la Junta Patriótica a las FF.AA.

Noviembre de 1957: Se anuncia un Paro Cívico de carácter insurreccional, todavía sin fecha definida.

Diciembre de 1957: Plebiscito continuista.  El gobierno se proclama vencedor.

Enero (1) de 1958: Primer levantamiento militar contra la dictadura: Fuerza Aérea y Blindados amenazan con atacar Caracas; el levantamiento es derrotado de inmediato.

Enero (10): La dictadura reorganiza su gabinete de gobierno para aplacar a los militares. Salen al exterior los jefes de policía y seguridad nacional.

Enero (11 al 20): Crece la actividad de la Junta Patriótica en preparación del anunciado Paro Cívico del 21 de enero.  Se suman diversas asociaciones de comerciantes, colegios profesionales, gremios y otras organizaciones.

Enero (21): Comienza el Paro Cívico contra la dictadura de Pérez Jiménez.

Todos los periódicos suspenden indefinidamente su publicación salvo El Heraldo, pro-gubernamental. De inmediato el paro adquiere dimensiones de huelga general.

La gran insurrección popular, una verdadera revolución de masas, tal como muy pocas hemos tenido en Venezuela, y la cual se inició exactamente a las doce del día, como había sido planificada.

Una huelga general se extendió por toda la capital y repercutió en otras partes del país, para proseguir el día siguiente, el día 22, todavía con mayor fuerza.

En realidad la dictadura perez-jimenista cayó el día 21 cuando quedó sin su aparato de represión, tan temible, y no pudo hacer nada contra aquella huelga generalizada, bajo la dirección decisiva de los comunistas en esa insurrección popular.

Enero (23): En la madrugada, pese a contar con el apoyo de buena parte de las FF.AA., el dictador Pérez Jiménez abandona el país, y deja encargado del gobierno a su gabinete de ministros.

El pueblo se lanza a las calles, ocupa diversos edificios gubernamentales, libera a los presos políticos, se enfrenta a la represión, lincha a varios funcionarios  y demanda el derrocamiento total de la dictadura.

En pocas horas, el gobierno se rinde y entrega el Palacio de Miraflores a una nueva Junta de Gobierno, presidida por Wolfgang Larrazábal.

El Partido Comunista logró con la conducción de la insurrección popular del 21 de enero, y con la cooperación de unos pocos militantes de otros partidos clandestinos, levantar al pueblo contra la dictadura, lo que alarmó a sus más que conocidos enemigos.

De inmediato se trasladó a Venezuela lo que se conocía ya como Pacto de Nueva York -firmado allá por Rafael Caldera, Rómulo Betancourt y Jóvito Villalba- y se le rebautizó como Pacto de Punto Fijo, para aislar al PCV y traicionar al pueblo venezolano, cuya consecuencias aún se viven.

Así, gracias a la valentía del pueblo venezolano y la clara orientación y actividad revolucionaria del Partido Comunista de Venezuela y la dirección colectiva de la Junta Patriótica.  Cae la dictadura criminal de Marcos Pérez Jiménez, quedando demostrado que el pueblo con unidad y una clara dirección política colectiva es capaz de avanzar en el camino de su liberación definitiva.
http://69.50.194.85/actualidad/n173500.html


23 de enero de 1958: Una recopilación para mirar los hechos

http://www.aporrea.org/poderpopular/n149352.html

Esta nota ha sido leída aproximadamente 10588 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /actualidad/n197185.htmlCUS