Simón Bolívar: su pensamiento y vigencia hoy (I)

Dentro del CICLO BICENTENARIO, que se ha inicado éste año 2010, es propicio y fundamental, profundizar en el conocimiento del pensamiento Bolivariano, sus documentos deben ser fuente de permanente reflexión, para los Venezolanos, venezolanas y latinoamericanos, como uno de los próceres de ésta región. Su vigencia es indiscutible.

Es abundante la literatura y lo que se ha escrito sobre Simón Bolívar. Y fue mucho lo que escribió Bolívar entre cartas, proclamas, decretos, una prosa abundante, como no la han tenido intelectuales en el reposo del trabajo, pues, sabemos que la vida de Bolivar es un ejemplo de reflexión y acción. Entre viajes, batallas, amoríos, amenazas a su vida, traiciones, escribió mas de 10 mil documentos..

Leer a Simón Bolivar es encontrarnos con nosotros mismos, con nuestra identidad cultural latinoamericana y caribeña, política, ideología, ideosincracia, historia, valores, pensamiento nacionalista e internacionalista.

El pensamiento de El Libertador está plenamente vigente, sus posturas políticas, geoestratégicas, de intelectual comprometido, de militar formado para la grandeza, para la libertad y en contra de la opresión, de lealtad con las ideas y propósitos de unión y emancipación. En el presente siglo XXI, la Unión Latinoamericana y Caribeña es la única garantía de permanecer y profundizar la libertad de nuestros pueblos, frente al neoliberalismo, el imperio, la imposición cultural, económica yfinanciera.

En éste trabajo pretendemos con mucha humildad, brindar un aporte sistemático de las ideas de Simón Bolívar, que tienen plena vigencia y que se pueden agrupar para la investigación y profundización. Tomamos la excelente compilación de Manuel Pérez Vila, en el Libro Doctrina del Libertador, que aparece en la Web, como base de los documentos que aqui se reproducen.


Los grandes ejes del pensamiento Bolivariano, lo podemos señalar, dentro de un proceso de sistematización en:

1.- EJE DE PENSAMIENTO LIBERTARIO Y DE UNIÓN DE SIMÓN BOLIVAR.

La mayor manifestación de amor por la libertad, la expresó Simón Bolivar al buscar la liberación no sólo de la actual Venezuela del yugo Español, sino que siempre tuvo una visión internacionalista e integradora del Nuevo Mundo, Por su claridad estratégica crea la Gran Colombia, hecha realidad por Simón Bolivar con la unión de Venezuela, la Nueva Granada ( hoy llamada Colombia) y Ecuador. Lucho Bolívar y logró la creación de Bolivia, la liberación del Perú y lo que hoy es Panamá que era territorio de Colombia en aquel momento histórico. Franciso de Miranda habló de la América del sur y la llamó Colombeia, desde el Río Misissipi hasta el Cabo de hornos.

El 14 de Diciembre de 1819 es cuando se crea la Gran Colombia. Y esta creación la hace Bolivar, en aras de garantizar la libertad de los pueblos, la soberanía y su permanencia en el tiempo. Su pensamiento es más actual hoy, cuando todo le ha dado la razón, en el deseo de Unidad que tenía el Libertador de la américa del Sur, así se expresaba:

Señores del Cuerpo Legislativo:

Al entrar en este augusto recinto, mi primer sentimiento es de gratitud por el honor infinito que se ha dignado dispensarme cl Congreso permitiéndome volver a ocupar esta silla, que no ha un año cedí al presidente de los representantes del pueblo.

Cuando inmerecidamente y contra mis más fuertes sentimientos, fui encargado del poder ejecutivo, al principio de este año, representé al cuerpo soberano que mi profesión, mi carácter y mis talentos eran incompatibles con las funciones de magistrado; así, desprendido de estos deberes dejé su cumplimiento al Vicepresidente, y únicamente tomé sobre mí el encargo de dirigir la guerra. Marché luego al ejército de Occidente, a cuyo frente se hallaba el general Morillo con fuerzas superiores. Nada habría sido más aventurado que dar una batalla en circunstancias en que la capital de Caracas debía ser ocupada por las tropas expedicionarias últimamente venidas de Europa, y en momentos en que esperábamos nuevos auxilios. El general Morillo, al aproximarse el invierno, abandonó las llanuras del Apure, y juzgué que más ventajas produciría a la República la libertad de la Nueva Granada que completar la de Venezuela.

Sería demasiado prolijo detallar al Congreso los esfuerzos que tuvieron que hacer las tropas del ejército libertador para conseguir la empresa que nos propusimos. El invierno en llanuras anegadizas, las cimas heladas de los Andes, la súbita mutación de clima, un triple ejército aguerrido, y en posesión de las localidades más militares de la América meridional, y otros muchos obstáculos tuvimos que superar en Paya, Gámeza, Vargas, Boyacá y Popayán para libertar en menos de tres meses doce provincias de la Nueva Granada.

Yo recomiendo a la soberanía nacional el mérito de estos grandes servicios por parte de mis esforzados compañeros de armas, que con una constancia sin ejemplo padecieron privaciones mortales, y con un valor sin igual en los anales de Venezuela, vencieron y tomaron el ejército del Rey. Pero no es sólo al ejército libertador a quien debemos las ventajas adquiridas. El pueblo de la Nueva Granada se ha mostrado digno de ser libre. Su eficaz cooperación reparó nuestras pérdidas y aumentó nuestras fuerzas. El delirio que produce una pasión desenfrenada, es menos ardiente que el que ha sentido la Nueva Granada al recobrar su libertad.

Este pueblo generoso ha ofrecido todos sus bienes y todas sus vidas en las aras de la patria, ofrendas tanto más meritorias cuanto que son espontáneas. Sí, la unánime determinación de morir libres y de no vivir esclavos ha dado a la Nueva Granada un derecho a nuestra admiración y respeto. Su anhelo por la reunión de sus provincias a las provincias de Venezuela es también unánime. Los granadinos están íntimamente penetrados de la inmensa ventaja que resulta a uno y otro pueblo de la creación de una nueva República, compuesta de estas dos naciones. La reunión de la Nueva Granada y Venezuela es el objeto único que me he propuesto desde mis primeras armas: es el voto de los ciudadanos de ambos países y es la garantía de la libertad de la América del Sur.

¡Legisladores! El tiempo de dar una base fija y eterna a nuestra República ha llegado. A vuestra sabiduría pertenece decretar este grande acto social y establecer los principios del pacto sobre los cuales va a fundarse esta vasta República. Proclamadla a la faz del mundo y mis servicios quedarán recompensados.

SIMÓN BOLÍVAR”


OTRA CITA SOBRE LA CREACIÓN DE LA GRAN COLOMBIA:


La actual Venezuela, la Nueva Granada ( Hoy colombia) y el territorio actual de Panama, constituidas por Simón Bolivar como La Gran Colombia, sin duda que causaba preocupación en los Estados Unidos por la importancia estratégica, militar, geopolítica, de un extenso territorio y población, que le haría contrapeso a las concepciones hegemónicas que ya se anunciaban en la doctrina política y militar del naciente imperio del norte y de la Europa. Lo avisora Bolivar al señalar que: “... las potencias extranjeras...os respetaran por vuestras armas vencedoras.”, esto lo señala el 8 de Marzo de 1820, en la proclamación de la Gran Colombia, a la que luego se incorporaría Ecuador. Esta unión sin duda que garantizaba la libertad, la emancipación, la creación de una región, no dependiente de potencias extranjeras, garantías de desarollo para sus pueblos.


“SIMÓN BOLÍVAR,
Libertador y Presidente de Colombia, General en Jefe de sus Ejércitos, etc., etc., etc.

¡Colombianos!

¡La república de Colombia, proclamada por el Congreso General, y sancionada por los pueblos libres de Cundinamarca y Venezuela, es el sello de vuestra independencia, de vuestra prosperidad, de vuestra gloria nacional!

Las potencias extranjeras al presentaros constituidos sobre bases sólidas y permanentes de extensión, populación y riqueza, os reconocerán como Nación y os respetarán por vuestras armas vencedoras: os estimarán por la justicia de vuestra causa y os admirarán por vuestra consagración a la patria. España misma, al veros montados sobre las inmensas ruinas que ella ha aglomerado en el ámbito de Colombia, conocerá que sois hombres capaces de gozar de vuestros derechos y de la eminente dignidad a que son destinados todos los mortales por la intención de la naturaleza. Sí, la España agotada en recursos, y en paciencia, abandonará nuestra patria al curso de su destino, recobrará la paz de que ha menester para no sucumbir y nosotros recobraremos el honor de no ser españoles.

¡Colombianos! Los crepúsculos del día de paz iluminan ya la esfera de Colombia. Yo contemplo con un gozo inefable este glorioso período en que van a separarse las sombras de la opresión de los resplandores de la libertad. Tan majestuoso espectáculo me asombra y encanta; con anticipación me lisonjeo de vuestra colocación política en la faz del Universo, de la igualdad de la naturaleza, de los honores de la virtud, de los premios del mérito, de la fortuna, del saber y de la gloria de ser hombres. Vuestra suerte va a cambiar; a las cadenas, a las tinieblas, a la ignorancia, a las miserias, van a suceder los sublimes dones de la Providencia Divina, la libertad, la luz, el honor y la dicha.

¡Colombianos! Yo os lo prometo en nombre del Congreso: seréis regenerados: vuestras instituciones alcanzarán la perfección social, vuestros tributos abolidos, rotas vuestras trabas; vuestras virtudes serán vuestro patrimonio, y sólo el talento, el valor y la virtud serán coronados.

¡Cundinamarqueses! Quise ratificarme si deseabais aún ser colombianos: me respondisteis que sí, y os llamo colombianos! ¡Venezolanos! Siempre habéis mostrado el vivo interés de pertenecer a la gran República de Colombia y ya vuestros votos se han cumplido. La intención de mi vida ha sido una: la formación de la República libre e independiente de Colombia entre dos pueblos hermanos. Lo he alcanzado: ¡¡¡Viva el Dios de Colombia!!!

Cuartel General en la ciudad de Bogotá, 8 de marzo de 1820. 10º “

LIBERTAD PARA MARIA JACINTA BOLIVAR.


Pero el pensamiento libertario de Simón Bolivar incluía a los esclavos y a los indios, hoy apropiadamente llamados estos, pueblos originarios de Nuestra América, como lo señalo José Martí.


Es admirable, el ejemplo que dió el Libertador al dejar en libertad a su esclava Maria Jacinta Bolivar, en 1821, lo cual ratifica en carta de fecha 26 de Abril de 1827 y así declara:

“Conste que a María Jacinta Bolívar, esclava de mi propiedad en la hacienda de San Mateo, le concedí la libertad, de que ahora goza, en el año de mil ochocientos veintiuno, después de la batalla de Carabobo. Libertad que ratifico por la presente carta dada en Caracas.

Esto es demostrativo de la grandeza moral, de la consecuencia con sus ideas sobre la libertad plena en que debían vivir los seres humanos, no habia óbice para mantener la esclavitud, maxime, que los esclavos, habían dado su grandioso y excelso aporte, en vidas y sangre, en la lucha independentista venezolana y Gran Colombiana. Esto queda demostrado en comunicación oficial de Simón Bolïvar de fecha 14 de Julio de 1821, donde en recompensa por la Victoria en la Batalla de Carabobo, solicita que el Congreso decrete que los hijos de esclavas, que nazcan en el territorio de la República, serán libres ipso facto. También era un compromiso Moral, por el apoyo dado en Haiti ya independiente de los franceses, donde Alexandre Petión, le brindó recursos y logística en su incursión militar llamada Expedición de los Cayos, que salió el 23 de Marzo de 1816 hacia Margarita.

Valencia, 14 de julio de 1821

A S. E. el señor Presidente del Soberano Congreso de Colombia.

La sabiduría del congreso general de Colombia está perfectamente de acuerdo con las leyes existentes en favor de la manumisión de los esclavos; pero ella pudo haber extendido el imperio de su beneficencia sobre los futuros colombianos que, recibidos en una cuna cruel y salvaje, llegan a la vida para someter su cerviz al yugo. Los hijos de los esclavos que en adelante hayan de nacer en Colombia deben ser libres, porque estos seres no pertenecen más que a Dios y a sus padres, y ni Dios ni sus padres los quieren infelices. El Congreso general, autorizado por sus propias leyes, y aun más, por la naturaleza, puede decretar la libertad absoluta de todos los colombianos al acto de nacer en el territorio de la República. De este modo se concilian los derechos posesivos, los derechos políticos y los derechos naturales.

Sírvase V. E. elevar esta solicitud de mi parte al Congreso general de Colombia para que se digne concedérmela en recompensa de la batalla de Carabobo, ganada por el ejército libertador, cuya sangre ha corrido sólo por la libertad.

Dios, etc.

SIMÓN BOLÍVAR

LIBERTAD Y DERECHOS DE LOS INDÍGENAS (PUEBLOS ORIGINARIOS) DEL PERÚ

Manifiesta Simón Bolívar la libertad del pueblo originario del Perú, con una precisión jurídica, humanista, de libre derecho al trabajo oponiéndose a las labores forzadas del indigenas, practicamente es una manifestación de principios respecto al llamado Indio, pero con ello válida como doctrina Bolivariana, para todos los habitantes originarios de la América del sur..


En fecha 4 de Julio de 1825 proclama los derechos del indio como ciudadano y así queda expresado:

“SIMÓN BOLÍVAR,

Libertador Presidente de la República de Colombia, Libertador de la del Perú y Encargado del Supremo Mando de ella, etc., etc.

Considerando:

1º Que la igualdad entre todos los ciudadanos es la base de la Constitución de la República;

2º Que esta igualdad es incompatible con el servicio personal que se ha exigido por fuerza a los naturales indígenas, y con las exacciones y malos tratamientos que por su estado miserable han sufrido éstos en todos tiempos por parte de los jefes civiles, curas, caciques y aun hacendados;

3º Que en la distribución de algunas pensiones y servicios públicos han sido injustamente recargados los indígenas;



4º Que [en] el precio del trabajo a que ellos han sido dedicados de grado o por fuerza, así en la explotación de minas como en la labor de tierras y obrajes han sido defraudados de varios modos;

5º Que una de las pensiones más gravosas a su existencia es el pago ele los derechos excesivos y arbitrarios que comúnmente suele cobrárseles por la administración de los Sacramentos; he venido en decretar y

Decreto:

1º Que ningún individuo del Estado exija directa o indirectamente el servicio personal de los peruanos indígenas, sin que preceda un contrato libre del precio de su trabajo.

2º Se prohíbe a los prefectos de los departamentos, intendentes, gobernadores y jueces, a los prelados eclesiásticos, curas y sus tenientes, hacendados, dueños de minas y obrajes que puedan emplear a los indígenas contra su voluntad en faenas, séptimas, mitas, pongueajes y otras clases de servicios domésticos usuales.

3º Que para las obras públicas de común utilidad que el gobierno ordenare no sean pensionados únicamente los indígenas como hasta aquí, debiendo concurrir todo ciudadano proporcionalmente según su número y facultades.

4º Las autoridades políticas, por medio de los alcaldes o municipalidades de los pueblos, harán el repartimiento de bagajes, víveres y demás auxilios para las tropas o cualquiera otro objeto de interés, sin gravar más a los indígenas que a los demás ciudadanos.

5º Los jornales de los trabajadores en minas, obrajes y haciendas deberán satisfacerse según el precio que contrataren en dinero contante, sin obligarles a recibir especies contra su voluntad y a precios que no sean corrientes de plaza.

6º El exacto cumplimiento del artículo anterior queda encargado a la vigilancia y celo de los intendentes, gobernadores y diputados territoriales de minería.

7º Que los indígenas no deberán pagar más cantidad por derechos parroquiales que las que designen los aranceles existentes o los que se dieren en adelante.



8º Que los párrocos y sus tenientes no puedan concertar estos derechos con los indígenas sin la intervención del intendente o gobernador del pueblo.

9º Cualquiera falta u omisión en el cumplimiento de los anteriores artículos producirá acción popular y será capítulo expreso de que ha de hacer cargo en residencia.

10º El Secretario General interino queda encargado de la ejecución y cumplimiento de este decreto.

Imprímase, publíquese y circúlese.

Dado en el Cuzco, a 4 de julio de 1825. - 6º y 4º

SIMÓN BOLÍVAR

Por orden de Su Excelencia,

Felipe Santiago Estenós


 LIBERTAD Y DISTRIBUCIÓN DE TIERRAS PARA LO INDÍGENAS

El mismo 4 de Julio de 1825 el Libertador decreta la distribución de tierras para los indígenas del Perú.



“SIMÓN BOLÍVAR,
Libertador Presidente de la República de Colombia, Libertador de la del Perú y Encargado del Supremo Mando de ella, etc., etc.

Considerando:

1º Que a pesar de las disposiciones de las leyes antiguas nunca se ha verificado la repartición de las tierras con la proporción debida;

2º Que la mayor parte de los naturales han carecido del goce y posesión de ellas;

3º Que mucha parte de dichas tierras, aplicables a los llamados indios, se hallan usurpadas con varios pretextos por los caciques y recaudadores;

4º Que el uso precario que se les concedió en el gobierno español ha sido sumamente perjudicial a los progresos de la agricultura y a la prosperidad del Estado;



5º Que la Constitución de la República no conoce la autoridad de los caciques sino la de los intendentes de provincia y gobernadores de sus respectivos distritos, he venido en decretar y

Decreto:

1º Que se ponga en ejecución lo mandado en los artículos 3º, 4º y 5º del decreto dado en Trujillo a 8 de abril de 1824 sobre repartición de tierras de comunidad.

2º En la masa repartible se incluirán aquellas de que se han aprovechado los caciques y recaudadores por razón de su oficio, esclareciéndolas los comisionados para la venta y distribución de las tierras.

3º La mensura, repartición y venta de tierras de cada provincia se ejecutará por personas de probidad e inteligencia que proponga en terna al prefecto la junta Departamental luego que se establezca bajo su responsabilidad, formándose por ella misma el arancel de las dietas y derechos que deban llevar aquéllos en el desempeño de esta comisión.

4º No se comprenden en el artículo 2º los caciques de sangre en posesión y los que acrediten su legítimo derecho, a quienes se declara la propiedad absoluta de las tierras que en repartimiento les hayan sido asignadas.

5º Los caciques que no tengan ninguna posesión de tierra propia recibirán por su mujer y cada uno de sus hijos la medida de cinco topos de tierra o una igual a ésta en los lugares donde no se conozca la medida de topos.



6º Cada indígena, de cualquiera sexo o edad que sea, recibirá un topo de tierra en los lugares pingües y regados.

7º En los lugares privados de riego y estériles, recibirán dos topos.

8º Los indígenas que fueron despojados de sus tierras en tiempo del gobierno español para recompensar con ellas a los llamados pacificadores de la revolución del año 14, se les compensará en el repartimiento que se haga de las tierras de comunidad con un tercio más de terreno que el que se asigne a los demás que no hayan experimentado este perjuicio.

9º Que la propiedad absoluta, declarada a los denominados indios en el artículo 2º del citado decreto, se entienda con la limitación de no poderlos enajenar hasta el año 50 y jamás en favor de manos muertas, so pena de nulidad.

10º El Secretario General interino queda encargado de la ejecución y cumplimiento de este decreto.

Imprímase, publíquese y circúlese.

Dado en el Cuzco, a 4 de julio de 1825. - 6º y 4º

SIMÓN BOLÍVAR

Por orden de Su Excelencia,

Felipe Santiago Estenós”

La vigencia del pensamiento libertario de Simón Bolívar lo vemos realizado hoy en Bolivia, quien despues de 500 años de opresión, saqueo cultural, esta siendo dirigido el Estado, por el pueblo originario de esas tierras. Asi como el reconocimeinto constitucional y real, que se dá a las etnias, en Venezuela, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, todavía falta mucho espacio por conquistar, pero se esta avanzando, en el reconocimiento a nuestras raices, tal como lo analizó y señaló José Carlos Mariátegui.

La emancipación y liberación de los pueblos latinoamericanos y caribeños, se logrará en la medida en que el soberano, asuma la dirección del aparato estatal, creando nuevas esructuras más eficientes, menos burocráticas y que en cada país, se fortalezca la democratizaión del conocimiento, la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología al sevicio del pueblo y no de élites.

En el caso Venezolano, la verdadera libertad del pueblo se esta logrando, en los últimos 11 años, dentro del proceso revolucionario de la V República, con inclusión, participación, poder popular, educación, cultura, ciencia y tecnología al sevicio de las mayorías nacionales. Se expande la nueva doctrina de la democracia participativa, de la revolución de los pueblos, del poder popular.

Es necesario avanzar en la libertad económica y fiananciera de los pueblos y trabajadores. Hoy la lucha por la libertad es la lucha en contra de la explotación de los trabajadores y trabajadoras. Que las industrias y grandes empresas de producción, transformación, de materias primas, de distribución, y las tierras, pasen al control de los trabajadores, de los campesinos, pues, ésta es la verdadera libertad actual. Los explotados de hoy son millones de trabajadores y trabajadoras que luchan por su liberación del yugo explotador del patrón, de las grandes empresas que todos los días se enriquecen esquilmando al obrero, al trabajador y trabajadora y su fuerza de trabajo. La doctrina Bolivariana de libertad y unión de los pueblos de la América del Sur es impostergable, hoy se está realizando, a través de Unasur, El Alba, Petrocaribe, Petrosur, el Banco del Sur, la moneda regional El Sucre, el sistema enegético y de seguridad del Sur.

Un pensamiento de El Libertador: “Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi Patria”. (Discurso en el Convenio de Franciscanos de Caracas, 2 de enero de 1814)

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 19685 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a98963.htmlCUS