En el Marco del Bicentenario

Tratado de Regularización de La Guerra

“Cada generación debe repensar la historia: Los hombres envejecidos se la entregan corrompida, acomodando los valores históricos al régimen de sus intereses creados; es obra de los jóvenes transfundirle su sangre nueva, sacudiendo el yugo de las malsanas idolatrías. La historia que de tiempo en tiempo no se repiensa, va convirtiéndose de viva en muerte. . .”.

José Ingenieros.



El Gobierno de Colombia, presidido por El Libertador Simón Bolívar Palacios y el Gobierno de España, dirigido por el General Pablo Morillo, dándole cumplimiento al Artículo 14º del Tratado de Armisticio, convienen nombrar una comisión para redactar el Tratado de Regularización de La Guerra. Dicha comisión fué la misma que redactó el Tratado de Armisticio y vale la pena recordar que estuvo conformada de la siguiente manera: Por los Patriotas, el General de Brigada Antonio José de Sucre, Coronel Pedro Briceño Méndez, Teniente Coronel José Gabriel Pérez y Juan Bautista Carrillo Quevedo; y por los Españoles, el Coronel Ramón Correa, Juan Rodríguez del Toro y Francisco González de Linares.

El Tratado de Regularización de La Guerra está conformado por 14 Artículos y fué firmado un día después del Tratado de Armisticio, es decir, el 26 de Noviembre de 1820, en la misma casa donde se firmó la Proclama de Guerra a Muerte en 1813. En él se plasman los derechos de los prisioneros de guerra hasta lograr su canje y se expresa que la asistencia, cuidados y alivios de los prisioneros deben ser igual a la atención de los miembros del ejército que los posee.

Del mismo modo, se declara obligatorio y a la brevedad posible el canje de prisioneros, el cual se realizará clase por clase y grado por grado o dando por superiores el número de los subalternos.

En su Artículo 12º, hace referencia a los últimos honores de los cadáveres y ordena entregar los cadáveres que sean reclamados por los gobiernos contrarios o por particulares.

Las Tratados de Armisticio y Regularización de La Guerra deben ser conocidos por todos los trujillanos, porque fueron elaborados en nuestro lar nativo y además tienen una proyección internacional, debido a que cada vez que se presenta una guerra mundial o una situación de conflicto bélico, es de referencia obligatoria su aplicación en la negociación de paz.

No podemos culminar sin recordar que la aprobación de estos Tratados, dio paso al Brindis y Abrazo del Libertador Simón Bolívar Palacios y el General Pablo Morillo, el 27 de Noviembre de 1820, en Santa Ana de Trujillo.


Coordinador Colegio de Cronistas Parroquiales

http://cronistasparroquiales.blogspot.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4542 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a90761.htmlCUS