El degrado manifiesto en el Patrimonio cultural del Estado Zulia

Generalmente es producto de la descomposición de los materiales constitutivos, inducidos por factores climáticos adversos propios de la zona tropical-costera, como: Iluminación, humedad, temperatura y presión atmosférica. Pero en la mayoría de los casos observados, la causa de degrado es debida a Factores Humanos como actos vandálicos, la omisión, el desconocimiento que deriva e intervenciones nefastas contra el patrimonio cultural. Estas  son la principal causa del más significativo degrado, ya que temerariamente, personas sin conocimiento se prestan a realizar acciones de conservación e intervenciones de restauración utilizando metodologías incoherentes, desconociendo por completo los principios fundamentales de la restauración, asumidos internacionalmente en el Acuerdo o Carta de Venecia y otras, que rigen estas acciones en el ámbito internacional.  Como lo son: El Principio de la Originalidad: No a lo falso, la materia original jamás podrá ser remplazada, hay que conservar el estado actual de lo antiguo. El Principio de la Diferenciación: Cada intervención de restauración deberá ser diferenciada de lo original. El Principio de la Reversibilidad: Todas las intervenciones de restauración deberán ser reversibles, sin dañar, y dando acceso a mejores técnicas futuras. El Principio de la Compatibilidad matérica: En restauración se deberán usar materiales en lo posible originales, que sean compatibles con los de la obra. El Principio de discrepancia: Cada obra a restaurar es un caso distinto, por este motivo no podemos aplicar reglas generales. El Principio de la Mínima Intervención: Nuestra intervención deberá ser la justa y necesaria para conservar el bien cultural. El Principio de la Cuarta Dimensión: La cuarta dimensión en la arquitectura es  el tiempo. En el caso de un monumento antiguo, es su vida misma, la cual ha marcado al objeto cultural con la pátina inexorable de los años transcurridos.

Estas “gestiones” avaladas por las instituciones gubernamentales, derivaron en una serie de intervenciones negativas en el patrimonio cultural del Municipio Maracaibo, como es el caso de la destrucción de El Saladillo y Paseo Ciencias, la desidia con el templo San Felipe Neri entre otros, Omisiones en el caso del Hotel Granada, la modificación o destrucción total de casas y fachadas del casco histórico, para convertirlas en almacenes, panaderías, depósitos y centros comerciales etc. Acciones de conservación improcedentes e intervenciones de restauración nefastas acometidas contra infinidades de bienes culturales muebles en instituciones religiosas y del Estado. Ejemplos de este tipo podemos encontrar en todo el País. Al perder nuestro patrimonio arquitectónico fundacional, costumbres ancestrales, tradiciones populares, y obras de arte excepcionales e irrepetibles, estamos borrando la conciencia Histórica del ciudadano y por ende el sentido de pertenencia y el amor por lo propio, para darle paso a la penetración cultural, la cual trata de imponer a toda costa una cultura ajena, a través de los medios de comunicación y otras formas de producción cultural a fin de establecer los valores de una sociedad dominante, en una determinada sociedad periférica o dependiente.

El Estado Zulia cuenta actualmente con infraestructuras adecuadas para la conservación de nuestro legado patrimonial, como el MACZUL, CAMLB y CBA pero estas instituciones no tienen un laboratorio de restauración con equipos e instrumental especializado ni profesionales especialistas  que pueda garantizar que las intervenciones de restauración se realicen bajo los criterios preestablecidos y adoptados universalmente, y que permitan conocer profundamente la naturaleza matérica de las obras, y así garantizar de esta manera, que la restauración no se limite a una simple reparación, sino que esté avalada científicamente e involucre a varias disciplinas como la biología, química y física, con el fin de conocer la obra de arte en todo lo que se refiere a su estructura físico- material, así como su status (actos indispensables para la restitución real del objeto como bien cultural legible y trascendente en el tiempo). Por lo que se hace necesaria la creación de centros especializados en Conservación y restauración de nuestro patrimonio cultural; para solventar la imperiosa necesidad que se nos presenta.

En ese sentido, se deben crear y consolidar las  instituciones que tienen bajo su responsabilidad la salvaguarda de este patrimonio y que precariamente asumen iniciativas en esta área, instrumentando acciones conservativas e intervenciones restaurativas, aplicando técnicas idóneas y también políticas educativas y de proyección socio cultural hacia la comunidad, para por lo menos crear conciencia en la población y en los órganos gubernamentales y también aupar la aplicación de la legislación cultural sobre patrimonio artístico cultural de la región.

*Lic. Especialista en conservación y restauración del Patrimonio Cultural.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5558 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a75855.htmlCUS