Con ácido en la tinta

El deporte y la política

El deporte y la política tienen cosas en común, como la presión a hacer las cosas bien y mantener siempre una imagen pulcra de quien lo practica. Aunque para ser sinceros la política es descarada en ese aspecto y muchos de nosotros usamos la famosa frase “robó pero hizo”, eso es porque sabemos que el político es por naturaleza corrupto y aceptamos que aunque robe se le perdona si cumple funciones en pro de la comunidad. 

A veces los políticos utilizan el deporte para su beneficio, pues saben que gran parte de los votantes es gente joven que se interesa por alguna disciplina en particular y es ahí cuando meten la mano para captar sufragios. Una ecuación simple, deporte+obras=votos. Es por eso que el deporte cumple una función única en la sociedad, que no es otra que unir masas. 

En Venezuela se ve a menudo como en los escenarios deportivos hay vallas gigantescas con la cara del político beneficiario, y es que en nuestro país tenemos la mala costumbre (los políticos) que cuando alguien hace algo, la forma de demostrarlo es con una gigantografía aunque él mismo se dé cuenta que su cara no cuadra dentro de un estadio. 

No sé si los deportes necesariamente le equipan a uno con las cualidades inherentes al liderazgo político, pero ciertamente enseñan compostura, autocontrol y como ceder el interés propio para lograr una meta más amplia. Los deportes enseñan la importante lección de cómo perder, y lo que quiero decir con ello es que los juegos le enseñan a uno como aceptar la desilusión, como corregir un error y como remediar un defecto personal. Lo que hace nacer una autoconfianza única que sospecho puede ser muy útil en la vida política. 

El deporte no solo debe ser política de Estado, porque este debería orientado al desarrollo social, el mejor slogan para el deporte es el utilizado en las Pequeñas Liga de Béisbol de Venezuela “El objetivo es social, el deporte es sólo un medio”. El “fair play” debe formar parte de la vida misma, incluirse en la política como se ha hecho en la psiquis de los atletas. 

La corrupción es un mal del cual el deporte no escapa, se compran partidos, árbitros, jugadores, existe el dopaje y otros medios negativos que empañan la belleza de la actividad deportiva. En la política se compran tribunales, jueces, se roba al pueblo, se le miente al pobre por el afán de tener poder. Entonces me pregunto yo; ¿Qué es lo que hace al deporte y a la política distinta? 

Fácil, la ilusión de la gente, la esperanza de ver a un jugador o un equipo ganar, que te den la alegría de dar una vuelta olímpica. Se preguntarán entonces ¿Pero también quiero ver ganar a mi partido político o a mi candidato? Pues sí, tienen razón, si lo quieren ver, pero al final del arco iris la historia siempre termina igual, el que era amado por muchos termina siendo odiado porque robó o engañó, mientras que el deporte te hace olvidar dicha pena. 

El deporte ayuda para olvidarlo todo, problemas del corazón (no cardíacos), económicos, personales, de salud, incluso políticos, pues dentro de un estadio sólo existe el color del equipo al que tu apoyas y así tu vecino de silla sea afecto a otro partido político no te importa pues viste la misma camiseta que tú. En la política eso se ha convertido en casos extraños de que dos personas de distintos bandos políticos no peleen o discutan por razones ideológicas. 

El deporte y la política son primos hermanos de las victorias, pues victorias son amores y nadie quiere a un equipo o político perdedor. Son antagónicos en su concepción pero necesarios el uno para el otro para vivir, pues el deporte necesita en ocasiones de la inyección económica de la política, y la política necesita de la inyección de votos que le da cuando apoyan al deporte. 

Quizás suene como un trabalenguas pero sé que entendieron lo que quise escribir, total a buen entendedor pocas palabras.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12097 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gabriel “Gabo” Chávez


Visite el perfil de Gabriel Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a68202.htmlCUS