Soberanía de los alimentos y nuestros nutrientes

Los pueblos del mundo necesitan tener su identidad nutricional enmarcada en lo ancestral, en la indianidad, y en la sabiduría popular, más aún en nuestros países tropicales donde las riquezas abundan pero sólo son manejadas por una elite que representa un movimiento, un partido o una militancia donde lo representativo y lo figurativo está por encima de lo participativo ( cito la frase de un celebre científico -Keshava Bhat-, el dice que los valores humanos por encima de los valores económicos serán la base de la moral y del progreso en el mundo, pero en la realidad, los valores están invertidos: lo económico primero y lo humano después).

Desde el año 1918 se impuso en las escuelas de nutrición y medicina la receta o modelo para condicionar a los pueblos, para subyugarlos y doblegarlos por la barriga; se hizo hincapié por ejemplo: - que la carne contenía los 23 aminoácidos esenciales y que por su alto poder biológico proteico las personas debían comer los animales inferiores. Hoy en día si no comes carne es sinónimo de persona enferma, según los “sabios en alimentación”; luego nos impusieron las gaseosas, esas aguas negras sobre las cuales “los expertos” nos las mencionaban como bebidas nutritivas cuando se tiene certeza que no sirven para nutrir a los seres humanos.

Luego de haber finalizado 1945, un grupo de industriales propuso un producto llamado margarina , el cual en forma absurda se señala como un producto graso bajo en calorías y bueno para la salud, cuando en realidad es una de las causas de los accidentes cerebro-vascular isquémicos y hemorrágicos en el mundo, por ser un aceite hidrogenado simplemente y el cuerpo no lo puede eliminar, se acumula como grasa dañina.

Transcurren los años y llega la revolución verde por allá en los años 70, que para muchos fue el comienzo de los hippies, para otros fue el nacimiento del desarrollo sustentable y para un grupo mas astuto fue la institucionalización de las empresas transnacionales bajo dominio del imperio del primer mundo con la justificación de presentar una tesis que vendría a solucionar la hambruna de la tierra. Desarrollaron una rama de la biología llamada biotecnología para producir alimentos manipulados genéticamente o transgénicos, los biotécnologos argumentaron que había mayor crecimiento demográfico y poca tierra para cultivo; fue así como recomendaron el monocultivo de algunos rubros que a largo plazo le han dado rentabilidad a las empresas transnacionales imponiendo en los suelos de los países donde ésta tecnología ha llegado, su derecho de autor, su patente, y el cobro de regalía mientras repose el producto manipulado genéticamente con respecto a lo que dure el cultivo.

El mundo se mueve en un vaivén entre la palma africana (aceite), la canola (aceite), la colza (aceite), el maíz bt o maíz transgénico, la lechosa hawaiana y hoy de moda, el boom de la soya o soja. En estos países tropicales la biodiversidad esta obligada a ser eliminada para imponer estos cultivos dando las empresas transnacionales el menú o la canasta de alimentos que deben consumir por estas tierras. Algunos investigadores serios han alertado y deslegitimado la tesis impuesta en la revolución verde demostrando que hay mas tierras para cultivo que crecimiento poblacional.

Con respecto a nuestro país, cuatro millones de personas no tienen acceso a una comida sana y completa según fuentes de la FAO del año 2005, estando en el puesto 13 en la carrera de la desnutrición. Las empresas transnacionales imponen sus gobernantes y crean a través de una potencia los tratados de libre comercio que en algunos países como el nuestro no es aceptado, pero con nuestra incorporación al MERCOSUR lo asumimos (unión de países, en una especie de ALCA maquillado en forma sagaz y despótica).

Pero resulta ser que la famosa revolución verde ha convertido, sobre todo a la Argentina, en un desierto Verde, una laguna de desigualdad en la biodiversidad con la imposición de la soya. Las alianzas estratégicas que se sustentan en el dólar, han utilizado detractores dentro de los sistemas de gobiernos para que sean impuestas las recetas y modelos que nuestras sociedades deben acatar con normas y convenios.

Conversaba hace poco con uno de los directivos de la sociedad anti cancerosa de Río Grande del Sur, Brasil, en la frontera con el Paraguay, y señalaban alarma por el repunte de problemas hormonales y de cáncer en útero y senos de mujeres por consumir soya modificada genéticamente y lo mas grave es que los campesinos que antes sembraban sus frijoles y yuca, hoy son desplazados por las transnacionales que han llegado a un acuerdo con el gobierno de ese país para continuar el desierto Verde de la soya iniciado en Argentina, además que por imposición de esta tecnología se les impide a los campesinos hacer protesta frente a Las políticas impuestas.

Me contaba el directivo que ahora con la soja, en Brasil están fabricando un producto que lo mezclan con hormonas femeninas para potenciar los efectos en los bovinos para la producción de leche y mantequilla encontrando aberraciones fuera de la norma en las leches para los niños y en la grasa de la leche porque el fito estrógeno de la soja se acumula en las tetas de las vacas, potenciando el efecto estrógenico y que ellos tienen problemas de salud pública con la aparición de los embarazos precoces y de los índices de homosexualidad de hombres debido a la adición de estrógenos de la soja que bloquea la producción de testosterona.

Otro dato importante de esta conversación es que las transnacionales les están dando 3% de regalía a los agricultores que abandonen sus cultivos autóctonos para sembrar soja. Y además el laboratorio de biotecnología más grande de Brasil, propiedad de la Monsanto que replica las semillas transgénicas, fue destruido por los campesinos del Movimiento de Los Sin Tierras -Lula los dirigió en su época de dirigente social en el pasado-, demandan que estas empresas sean expulsadas del coloso del sur. Pero el gobierno prefirió no exponerse a la retirada de la empresa y más bien la indemnizó por los daños ocasionados por los campesinos. Hoy regalan la Amazonía a las transnacionales para que siembren soja en el pulmón del planeta.

El peligro de los transgénicos en nuestro país. El caso de la soya. Nuestros alimentos ancestrales

Como médico me parece muy preocupante todas las normas que se imponen cambiando de nombre a los convenios, es como decimos en mi tierra un musiú con diferente cachimbo. Porque se dictan las normas y nuestros países las ejecutan pasando por encima de la soberanía, de la salud, de las consecuencias sociales, del ambiente, de la calidad del aire. Hipócrates dijo: “antes que nada no dañar.” Como galeno debo informar sobre los riesgos a que son expuestos los ciudadanos de mi país y soy partidario incluso de sacrificar la vida por mis enfermos para que ellos tengan un mejor bienestar. Hace unos 8 años se destruyo una plantación de lechosa modificada genéticamente en Mérida por un grupo de campesinos quienes tomaron la decisión necesaria de destruir ese cultivo por las repercusiones sociales, médicas y ambientales.

Hoy nos imponen la soja o soya como el súper alimento, se habla de una leche derivada de esta leguminosa mezclada con chocolate, hay que recordar que el chocolate contiene un alcaloide mortal para el cerebro se llama Teobromina, el cual embrutece los cerebros por que destruye la serotonina y si le damos a los niños en edad escolar en las escuelas de los estados Anzoátegui, Guarico, Monagas, Sucre y Bolívar entre otros, que es donde se hará en una primera etapa la distribución de la leche de soja achocolatada disminuye el coeficiente intelectual y tendremos cerebros improductivos en un futuro no mayor de 4 años.

Con el argumento de saciar el hambre de los venezolanos según palabras del experto que dijo textualmente: que la leche de soja es capaz de hacerles correr 100 kilómetros por hora, que baja el peso corporal, que tiene mas nutrientes que los cadáveres (carne) y que hay que darles a los niños en las escuelas, además de sembrar un millón de hectáreas de este rubro y de poner a las mujeres delgadas. Debo corregir y alertar como investigador que la soja en el mundo es transgénica, afecta la producción de espermatozoides en hombres, produce menstruaciones precoces en niñas, inhibe la producción de insulina por lo tanto da diabetes, produce descalcificación, síndrome de mala absorción, porque la proteína no la digieren los humanos por ser muy ácida, alojándose en intestinos, estimulando la liberación de histamina que produce las alergias en humanos.

Se habla de mantener sano a los pueblos para que las naciones prosperen y sin embargo se ejecutan proyectos como el de la planta de achocolatados de soja en el oriente de Venezuela, lo que me parece contradictorio, es un doble discurso que se publicita .

Se quiere apartar a los alimentos nobles de la boca de los venezolanos. Citare algunos de ellos que por cierto en cuanto a calidad de nutrientes son superiores a todos los productos manipulados genéticamente y son diseñados para funcionar como alimentos y como medicamentos a la vez.

Me inquieta que este comenzando la época del mango en los llanos venezolanos y solo si se aprovechara esta fruta en su totalidad estaríamos por un lado nutriendo los estómagos de los niños desnutridos por la gran cantidad de folatos, vitamina c, vitamina b, beta caroteno contra el cáncer, colina para mejorar la visión y las neuronas, fibra biológicamente de calidad para erradicar el estreñimiento pero preferimos cortar los árboles de mango para sembrar soya o soja.

Casabe de yuca dulce, o yuca amarga. Este súper alimento autóctono, originario de América tiene la particularidad de evitar el cáncer gástrico, es bajo en calorías y limpia la sangre, pero como es un producto ancestral no se le da el atributo que se le corresponde y hoy lo sustituiremos por galletas de soya o soja para los niños, en perjuicio del consumo de las naiboas de oriente o la harina de mandioca que alimenta a nuestros niños, los cuales han sido alimentos de tradición y no producen efectos colaterales.

Sagú es una excelente fécula que reposa en los centros de investigación del Japón como uno de los alimentos mas completos de la naturaleza y existe un proyecto por parte de Japón de comprar toda la producción de sagú de los andes venezolanos para nutrir y dar fortaleza porque a pesar de que los japoneses tiene la soja ellos encontraron en el sagú 100 veces mas poder biológico que la soja, siendo este producto originario de Venezuela.

Bledo, pira o amaranto caracas. Este es el vegetal mas completo de la naturaleza que por cierto, científicos de la Nasa lo estudiaron y patentaron una galleta en base al bledo para que los astronautas la ingieran en el espacio para evita la muerte celular prematura en el espacio por la falta de gravedad y ellos con su tecnología mesiánica no le dan soja a los astronautas porque saben que no es buena , lo que si recomendaron es regarla por todo el mundo como el superalimento para los demás en nombre de alimentación , sobre todo en los países del Tercer Mundo de la mano de multinacionales.

Auyama, en el monte abunda y en la cocina llama. Esta planta es una de las maravillas de la naturaleza, 100% orgánico, no necesita de agro tóxicos para su cultivo, una semilla colocada en la tierra puede dar hasta 2000 kilogramos que permite nutrir, además tiene la fuente mas grande de magnesio y zinc que permite mantener el cerebro coordinado, previene y cura el cáncer de próstata en los hombres, expulsa cálculos de vesícula y de riñón, desparasita a los niños, estimula el crecimiento de las epífisis y las diáfisis de los huesos al estimular la hormona de crecimiento, puede salvarle la vida si es aculeado por un alacrán, por una abeja, mordido por una culebra, ya que la teta de la auyama o el pezón de la misma aplicado en la zona de lesión saca el veneno y salva la vida del paciente afectado, combinada la auyama sancochada con leche de maíz tierno o leche de coco y un poco de melaza se le da a los niños licuada en el tetero, con las semillas incluidas y permitirá la expulsión de parásitos, el crecer sanos y una piel hermosa, por lo tanto no hay que traer tecnologías forasteras e intrusas para la salud de nuestros niños. Este atole cuanto le puede costar a una madre en un rancho en Petare, o en Sanjosecito municipio Torbes del estado Táchira, donde está el tercer cordón de miseria mas grande de la república? Aproximadamente unos 4 bolívares fuertes costaría una olla del atole para 10 niños. Pero saben cuánto cuesta instalar una planta para la fabricación de leche de soja o soya en el estado Anzoátegui para darles una tecnología que no es nuestra a los niñitos de mi país? Nada más y nada menos que 25 mil millones de Bolívares antiguos. Y movilizar una maquinaria para sembrar un millón de hectáreas de soja en los suelos fértiles de mi país? 22 mil millones 500 mil Bolívares viejos. Además que yo sepa a mí no se me consultó como ciudadano de la república si quería soja, lo que si es cierto es que a lo mero macho, como dicen los hermanos mexicanos, se nos impuso este modelo de leche y por cierto hay que decir que los mamíferos son los únicos que dan leche. Lo que sé, es que 400 c.c. de leche de soja en Río Grande del Sur en Brasil cuesta en el mercado entre 8 y 10 dólares americanos, casi la bicoca de 20 mil bolívares. Un atole de sagu cuesta por plato alrededor de 10 bolívares al cambio actual. Pondré un ejemplo, un vaso de agua de coco tiene 284 aminoácidos en 100 c.c., además por cada célula vegetal del agua de coco tierno hay aproximadamente 30 mil enzimas. Un kilo de leche de soja tiene 21 aminoácidos, 40% de proteína no digerible por el estómago de los herbívoros superiores y bastante glifosato de ese que se aplica en el plan Colombia para erradicar de las montañas el cultivo de la coca, debido a que los cultivos de soja necesitan demasiado glifosato para poder dar cosecha a pesar de ser transgénica; se argumenta que la soja contiene mucho hierro, debo explicar que el producto que mas hierro sintetiza a través del acido fólico es el mango y en segundo renglón está la levadura de cerveza, además para que el hierro sea absorbido por el cuerpo humano, se requiere del consumo de la guayaba que es el producto de la naturaleza que mas antioxidantes tiene y por lo tanto limpia la sangre permitiendo el ingreso del hierro en la sexta valencia del grupo hem. La soja no tiene esta propiedad.

Pondré un ejemplo: el burro vive en el campo come malezas y montes y no hay estadísticas para los burros ni médicos veterinarios y nadie paga burro atropellado por vehículo en carretera, pero al burro nunca le ponen transfusiones de sangre, ni vitaminas, ni hierro, ¿que les parece?, pero las vacas, caballos, cochinos, cabras, perros, además de los pollos, si les hacen estadísticas, hospitales, consulta veterinaria y se mueren complicados, prefiero ser burro, estar sano y no comer soja en los alimentos que les suministran.

Resumen

Para concluir mi escrito diré que no me opongo al progreso en espacio y tiempo que beneficie a la humanidad, y no a un grupo donde se meten los improvisadores de oficio y los adulantes para dañar más el planeta, la humanidad, la salud y cambiarnos la alimentación. El ALCA está más acentuado en nuestros países porque antes del MERCOSUR y el ALBA en los años de la década de1970 se instalaron para seguir con el modelo colonialista impositivo de la revolución verde. El modelo de la biotecnología se acentuó más en los países tropicales y en el sur, de sur América para expandirlo hacia el norte de este continente porque aquí están nuestros mayores recursos en biodiversidad, así se impone el monocultivo para debilitar al hombre, enfermarlo y no permitir que los cultivos rotativos sigan siendo la mayor fuente de ingreso de nutrientes para la población . El modelo de la palma africana, el modelo de la soja, el modelo del maíz bt, es muestra de la continuidad del tratado disfrazado en convenios y recomendaciones a ciegas, apresuradas por la perpetración del poder sobre el poder. La propiedad intelectual y el derecho de autor son inviolables por lo tanto el millón de hectáreas de soya que Venezuela va a sembrar son propiedad de la empresa transnacional porque ellos diseñaron la semilla en laboratorio y mientras esté sembrada reposaran los intereses de una potencia extranjera que cuida a la empresa transnacional del país de origen en suelo patrio. Además de contaminar las especies emparentadas a través de la polinización cruzada tendrá que pagar una regalía sin la posibilidad de que nos liberemos del yugo y ellos seguirán dictando las lecciones de cocina para el pueblo a espaldas de una consulta como lo hace la asociación americana de la soja que tiene su asiento en los Estados Unidos de Norte América y que maneja a la Argentina , Paraguay, Brasil, Bolivia y Colombia, en cuanto a este grano se refiere. Ya aquí se comienza a saborear el nuevo capitulo de esta novela.

Prefiero en calidad de nutrientes PARA MIS HERMANOS Y MIS PACIENTES, quinchoncho o guandule, sagú, chayotas, auyamas, cambures, maíz huevito o Cariaco, fríjol sabanero, fríjol cargamanto rosado, blanco, alverjas de los nevados y mucuchies, chicha de maíz, horchata de ajonjolí, yuca, casabe, agua de coco, mangos, yogurt, jugo de caña de azúcar, papa de año y pare de contar que esa cosa rara no nuestra llamada SOJA .salud para todos.

[email protected]

Médico, Ambientalista, Investigador científico

Esta nota ha sido leída aproximadamente 8196 veces.