Valencia de hombres arrechos y del Cacique Queipa

Por el sol que naciendo esclarece.

Este 25 de Marzo, no hay nada que celebrar, porque en esta fecha, en el año de 1555, día de San Gabriel Arcángel. El tirano español Alonso Díaz Moreno, alcalde de Borburata, se posesionó a fuego limpio del Valle de los Tacariguas.

Según los invasores, tres veces intentaron escalar las serranías de Nirgua y la resistencia indígena los derrotaba. Al final más de 300 indígenas terminaron colgados en los árboles.

Para colmo y terrorismo, un soldado español le trajo en bandeja de plata al alcalde, los senos cercenados de una india, cortados en presencia de sus pequeños hijos y de su compañero.

El valiente cacique Queípa, señor de los Tacariguas, ante el empuje de las fuerzas superiores españoles, luchando con furia y destreza, viendo que su compañera pereció en combate, y su hija Tibaire, de seis años, fue hecha prisionera. Pensando como rescatarla, se atrinchera en los Valles de Aragua.

El ejercito español, evitando que nuestros indígenas acumularan fuerza, los persiguen, y los hacen prisioneros. Luego el cacique Queípa con otros valientes indígenas termínaron ahorcados.

El valiente cacique Queípa, señor de los Valles de Tacariguas, “hoy Valencia” nunca del rey.

Tus hijos e hijas, te hacemos reconocimiento en el día de hoy, en el campo de Carabobo, el 24 de Junio de 1821, los arcos y flechas, velaron por el suelo, que tu Valle de los Tacariguas nos dió.


“La cultura es algo muy distinto. Es organización, disciplina del propio yo interior, es toma de posesión de la propia personalidad, es la toma de conciencia superior, por la cual se consigue comprender el propio valor histórico, la propia función en la vida y los propios deberes” (Antonio Gramsci).

Aspiraciones y resultados.

En 1821, Venezuela surgió ante el mundo como nuevo estado soberano, en el 2008, su estructura colonial esta igualita.

Nuestros precandidatos a alcaldes, y sobre todo a la alcaldía de Valencia, no presentan por ahora programas municipales de presencia popular, de contenido revolucionario, las ciudades comunales no parecen ser tomadas en cuenta, para posibles ensayos de gestiones municipales.

Valencia, cuenta con una zona industrial, la más grande del país, no obstante sus barrios en pobreza crítica están ahí, su vialidad, sus calles, son las mismas, desde la época de Juan Vicente Gómez.

Valencia, tiene dos caras, la del norte y la del sur. La operación maquillaje es permanente.

Es bueno que los precandidatos o precandidatas, que son varios los del chavismo, elaboren un programa de gobierno popular, gobernar con el pueblo.

Una cosa son las tareas electorales y otra son las tareas revolucionarias. Nuestros indígenas, el territorio de los Tacariguas, esperan algo mejor de los candidatos.

Quitar el escudo español, de la alcaldía de Valencia, debe ser también tarea del próximo alcalde, y colocar la imagen del cacique Queípa.

(*)Vocero del batallón 13 de Abril, C 071, Valencia, [email protected]

Hasta la victoria siempre.

Por un primero de Mayo antiimperialista y por apoyo a los trabajadores de Sidor.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4662 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N ab = '0'' /actualidad/a53660.htmlCUS