La Señora Majo y la Vergüenza Étnica

La vergüenza étnica es un término adoptado por sociólogos y antropólogos para denominar el comportamiento de algunas personas que se sienten disminuidas por poseer o rasgos indígenas y africanos o por ser descendientes de estas dos razas.

Es muy común ver en Venezuela, en donde la gran mayoría de la población tiene un fenotipo con características indígenas y negroides, a personas que les molesta ser identificadas con estos dos grupos. Más allá de esto, existen muchos que aclaran tener un ancestro europeo, así sea un bisabuelo de un tatarabuelo, no importa, eso puede servir según ellos para indicar “que no soy tan indio o no soy tan negro como cualquiera pueda pensar”.

En muchos pueblos de Venezuela y mayormente en los Andes, existe un gran preconcepto por el color de la piel de las personas, de tal forma que es muy normal que un padre condicione la vida amorosa de sus hijos al grado de melanina que presenten los futuros pretendientes de sus hijos. Palabras como “que tan negro es el” o “el se muy indiecito” han llegado a preocupar a muchas personas. He podido ser testigo de un sin número de relaciones que han dejado de existir debido a esta clase de prejuicio.

Este comportamiento racista viene también de grupos de inmigrantes europeos que lograron asentarse en nuestras tierras en los últimos 60 años. Estas personas han sabido enseñarle a sus hijos que no es bueno mezclarse con la población común de nuestro país sino que por el contrario es mejor mantener la estirpe sea española, portuguesa o italiana, porque ellos consideran que es una cuestión cultural, escondiendo su verdadero carácter xenofóbico y segregacionistas. Lo verdaderamente bajo de esta conducta es que ellos aplican esa receta con personas que les brindaron cobijo y protección cuando ellos lo necesitaron, las personas de este país fueron su familia cuando en sus propios países sus propios congéneres les cerraban las puertas. Cínico no?

Por otro lado tenemos a personas que pertenecen a familias de color que prohíben a sus hijos ligarse con otras personas de color. Existen en nuestro país personas negras e indias que desprecian a otras personas de este mismo tipo, tanto quizás con mas fuerza que como lo hacen las personas de raza blanca. Resulta muy gracioso (por no decir algo más fuerte) cuando uno se acerca a estas personas aclarándoles que ellos también son negros o indios y luego responden “es que yo no soy tan negro o tan indio como el” o “lo que pasa es que el es más oscuro que yo”.











Sea como sea, la idea de creernos un poco menos que esta “bonita e inteligente gente” esta un poco en todos nosotros. Se nos acostumbró a verlos como una especie de semidioses dotados de capacidades mayores a las nuestras y al mismo tiempo a dudar de nosotros mismos, a hacernos creer que no podemos hacer las cosas sin la dirección de esta gente con facultades celestiales. Es cierto que todas estas personas han impulsado y cambiado el rumbo de nuestro país y que con su trabajo se han construido muchas cosas, Venezuela también le debe muchas cosas a esta gente trabajadora, pero eso no disculpa su comportamiento racista y despreciativo, los venezolanos no nos lo merecemos.

Esta alienación de nuestra gente se inyecta por dosis cada día en los medios de comunicación. Basta con ver cualquier película gringa para darse cuenta quienes son los malos y los buenos. Hasta hoy en día se puede notar que tanto árabes, latinos, chinos y negros siempre son los que cometen los crímenes en Norteamérica según estos filmes y no importa lo que hagan estos grupos de criminales, los gringos siempre ganan porque dios está se sus lado o simplemente ellos están iluminados por una energía especial que les permite llevar a buen término todas las cosas. Existen numerosas historias en las cuales se indica que si una persona en Norteamérica desea entrar a un cargo militar o policial y ésta es descendiente de latinos u otros grupos étnicos es considerada no lo suficientemente buena para el cargo.

Es por todo ello que no me extrañó lo comentado por la señora Majo, esto solo es el reflejo de lo que personas como ella sienten por el resto de la población. Por otro lado esto también sirve para comprender por que algunas personas descendientes de inmigrantes europeos odian con tanto fervor a la revolución bolivariana, ya que la identifican con la población mezclada descendientes de negros esclavos e indios pata en el suelo (según ellos). Detestan la idea de considerar que estas personas también tengan las mismas oportunidades que ellos y que sean consideradas iguales a ellos. No soportan el hecho de que estos indios y negros también hablen y den su parecer en cuestiones sociales y económicas para llegar a diferentes soluciones en nuestro país.

Pero aún más importante que lo expuesto anteriormente es que esta clase social descendiente de europeos trabajadores esforzados no se ha percatado que ellos también han sido incluidos en este proyecto, a pesar de sus intentos por acabar con el proceso, ellos también están siendo beneficiados con esto.

Lo que tienen que entender personas como la señora Majo es que nuestro país se va a arreglar cuando todos participemos sin ver a los demás con prejuicios, sin creer que algunos son menos por ser de otro color, o pensar que si alguien no tiene sangre europea entonces no es lo suficientemente bueno para algo, cuando trabajemos para el beneficio colectivo y sin pretender pasar sobe los derechos del otro.

Hay que pensar en eso, incluyéndome.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5803 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a37701.htmlCUS