Sistemas económicos fortalecidos, para evitar que sean vulnerados

Expertos en políticas, económicas y sociales, hace década, expresaban la existencia de una crisis mundial. Muchos países desarrollados que podían hacer algo para mitigarlas optaron por templar las fibras de las economías, con el pretexto de lograr ventajas comparativas multifactoriales. Crearon situaciones presionando a la baja los precios del petróleo e incrementan los costos de materias primas, alimentos, productos farmacéuticos y tecnológicos, y otros. Conscientes de su capacidad productiva y flexibilidad económica, provocaron que países vulnerables, magnificaron el nivel de la crisis económicas. Sin embargo, alguno productores de petróleos con ciertas capacidad tecnológicas y de riquezas, también han hecho galas de algunas flexibilidades económicas.

Venezuela, rica en recursos y dotadas de los yacimientos de petróleo más grandes del mundo; también ha sido impactada por la crisis mundial; por la naturaleza rentística de la economía. Profundizando aún más, mediante la inducción de factores que han incidido en la economía a pesar de logros importantes. Y en consecuencia, el gobierno revolucionario bolivariano, a través del Decreto de Emergencia Económica, implementó 14 (catorce) proyectos. Con su respectivos manual de procedimientos, con nueva denominación, que crean actitudes positivas, en los esfuerzos que se hacen, en favor de los pueblos.

El Decreto de Emergencia Económica, se puede inferir como acertada desde el punto de vista específico, porque no solo se están creando nuevos conceptos, sino también nuevos sistemas, que introducen una series de exigencias, aunque correlacionadas, necesitan que sean bien estructuradas; para el logro de los acometidos. Antes de analizar los sistemas mediante la sinergia, es necesario profundizar el concepto motor, cuyos objetos físicos generan fuerzas rotativas, centrífugas, centrípetas y de impulsos con ciertas analogías, desarrolladas en grupos sociales. Implica, que el liderazgo, socialista, tiene que ser reestructuradas; mediante nuevas formaciones integrales de grupos con liderazgos temporales; emocionales en los inicios y luegos racionales, para facilitar logros a corto plazo; previendo condiciones, para desmontarlas.

Un primer grupo social, deshojando margaritas, para que el gobierno revolucionario, no logre equilibrar el sistema económico en sentido general. Constituyendo una masa, que direcciona una fuerza en sentido rotativo, para que todo permanezca como está, promoviendo un cambio, en una situación de blanco y negro; como crasos ejemplos, de que los deseos no preñan, porque es posible que crean, que al llegar al gobierno, el pueblo venezolano renuncie a todos los beneficios adquiridos; con una actitud ingenua hacia las propuestas. Un segundo grupo, que manipulan, planificando programas de privatizaciones, actuando como una fuerza centrífuga, para poner en manos foráneas, los recursos de la patria.

El tercer grupo, con sentido patriótico, son los que actúan como fuerzas centrípetas, conformadas por empresarios patriotas, estructurando la columna vertebral de la economía; que favorezcan la felicidad de los pueblos. Y el cuarto grupo, que es mayoritario, se magnifica en una masa social, direccionadas e impulsadas por los líderes consciente del papel que le depara la historia, en una dirección, que permita estabilizar la economía; aunque no se resuelvan los problemas fundamentales, que requieren soluciones a largo plazo. No obstante, se requieren líderes y sistemas idóneos, con salidas efectivas. Y más en un momento, que hay que generar políticas económicas consensuadas, para resolver el estado de emergencias imperante.

Los 14 motores del decreto económico, mediante el uso del diagrama "P" considera las entradas materia prima, propiedades intelectuales, royalties, préstamos y ayuda solidarias, Implican un alto nivel de riesgos y de la existencias de muchas factores « constantes y variables» Constantes, consideradas en diferentes niveles y las variables, mediante metodologia adimensionales, se categorizan; para que los resultados puedan ser dimensionadas y calculadas. Mediante la participación sinérgica, que permite que las salidas sean equilibradas. Creando los fundamentos tácticos, para consolidar a Venezuela, como una Potencia, mediante etapas de profundidad conceptual, donde la ontología y la epistemología, garanticen y direccionen los esfuerzos con la esperanzas de lograr objetos físicos robustos.

Por Sabidurias, los pueblos intuye la necesidad de incluir otros motores, por otros elementos que hay que considerar. Sin embargo, es necesario desarrollar un Plan Maestros económico, que permita coordinar los recursos que se requieren para desarrollar con efectividad los motores económicos que se requieran; para optimizar las divisas y distribuir los productos, procesos y servicios, con equidad, igualdad y Justicia. Un Decreto de Emergencia, que hay que evitar un carácter de permanencia, para que los beneficios no se reviertan. Fortificar las estructuras económicas, hasta donde se pueda, para que no sean vulneradas, en doblegar el sentido de humanidad, por el afán de individualidades egolatras de acceder al poder, por atajos.

Palabras claves: Decreto de Emergencia, Plan Maestro, Riesgos y Controles.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 367 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Basilio Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Basilio Lezama

Basilio Lezama

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /actualidad/a224541.htmlC0US