Confidenciales 4

I

No ceder por un rollo de papel

¿Qué tenemos los revolucionarios de este país? Este proceso llamado revolución. Este legado que Hugo Chávez Frías dejó en manos de Nicolás Maduro. Quiénes venimos de las luchas de la década de los 60, no tenemos más nada. Y aunque hemos estado relegados, en la sombra, y hasta en el olvido, los pocos que quedamos debemos restearnos en defensa de lo que queda de este proceso. No hay otra opción. Con un montón de años encima. Con artritis, con problemas en el corazón. Con dolores en los huesos. Con asma, cansados y deteriorados, tenemos que ponernos rodilla en tierra. Soy un crítico acérrimo de las metidas de "patas" del gobierno que preside Maduro, pero eso no me amilana y me convierte en un revolucionario de pura boca. Estoy listo, con mis bastones en mano, para salir a defender lo único que tenemos, y por lo que dio la vida el Comandante Supremo Hugo Chávez Frías. Rodilla en tierra: la carencia de un rollo de papel o de un kilo de arroz, no son suficientes para doblegar a un verdadero revolucionario. La Patria está en peligro. No por la bravuconería de Ramos Allup, sino por quien lo maneja desde el norte. Pero hay un pueblo arrecho, revolucionario y resteado con este sueño hermoso, inspirado en el Comandante Supremo Hugo Chávez.

II

Por un puñado de oro

No vamos de historia: un viejo minero, ex empleado de la empresa minera del Estado, Minerven, me narró lo siguiente: "Yo soy de Puerto Ordaz. Un día abandoné la ciudad para irme, junto a tres compañeros más hacia El Callao. Allí contactamos a los jefes de la empresa Minerven y nos contrataron. Allí comenzó, lo que más tarde se convirtió en una pasión por el oro. El mineral amarillo se me metió entre ceja y ceja. Hasta el punto que a los pocos meses abandoné la empresa y me hundí en la mina Atenas. Fue allí cuando oí hablar del Gordo Bayón, un sujeto raro, que después lo mataron en Puerto Ordaz. Ese sujeto dizque era arrecho, y se convirtió en un mandamás. Inclusive, las malas lenguas dicen que tenía contactos políticos de altura. A mí no me consta, pero eso decían. Con el tiempo oí también hablar del El Topo. Eso fue mucho después que me entere de muchos asesinatos de compañeros mineros. Hasta descuartizamientos con sierras eléctricas, al mismísimo estilo de los paramilitares colombianos. Pero nadie le daba un parao a esa barbarie. Mire, señor, allí hay de todo. No ahora, desde de siempre: hay brasileros, los llamados garimpeiros. Hay colombianos, y de otras nacionalidades. Se han creado verdaderas mafias asesinas, que no dudan en matar a cualquiera por un puñado de oro. Mejor, dicho, hasta por un gramo.

"No sólo en la mina Atenas se encuentra esta barbarie, sino en las otras también. Allí corre la droga y la prostitución como arroz, en las mismas caras de los Guardias Nacionales. Pero nadie, nadie, se ha ocupado en poner un parao a esta locura por el oro. Generales, vienen, general se van, algunos buchones. Pero la anarquía sigue campante. Ahora se alborotó el avispero con los 28 mineros desaparecidos. Desaparecidos para quien no conoce. Pero para mí, no. Allí hubo masacre. Le juro que a esos resultados llegará el gentío del gobierno que está investigando. Este "cangreso" existe desde que los adecos y copeyanos eran los mandas más. Y nada hicieron por acabar con este desorden, y la depredación del ambiente. Después llegó Chávez con su revolución. Y nada. Puro invento, puro bla,bla,bla, hasta que reventó este mierdero, y me perdona la palabrota.

"Mire, usted me pregunta sobre El Topo. Señor, ese tipo da miedo de no más verlo. Ese hace y deshace, en esta zona. Yo no pongo en duda eso que dicen los familiares de los desaparecidos, que fue el Topo quien se los llevo sobre un camión, bien muerticos… ¡Que me perdone, Dios, pero aquí está metido el diablo! Aquí vivimos en un ¡Sálvese quien pueda! Mientras los políticos están unos, gozando una bola, y sacándole provecho a este hecho lamentable, y otros apuraditos para desenredar esta tonelada de estopa. En fin, los políticos viven para eso, para ganar unos, y perder otros, a costillas de nosotros. Pero nunca han hecho nada bueno a favor del minero venezolano. Eso sí: roba el vestido de verde, el ministro y Raimundo y todo el mundo".

III

¿Dónde estudian los niños y niñas?

Sería bueno saber, dónde estudian los niños y niñas hijos de los altos funcionarios del gobierno y del PSUV. Porque por allí se habla mucho Europa, Estados Unidos, Alemania, Francia, entre otros países donde van los muchachos de la revolución. Yo no tengo nada contra esa práctica. Al fin y al cabo son decisiones de sus padres. Pregunto: ¿Entonces porque algunos se llenan la boca hablando pendejadas sobre el país potencia, sobre nacionalismo y muchas vainas más? ¿Por qué hablan de los niños niñas de mami, y papi, de los pelucones? ¿Alguien me podría sacar de este barullo mental?

IV

EE.UU aprieta el acelerador

Sí señor. El Obama, descendiente de africanos, nos la tiene jurado. Ha confirmado por un año su famoso y oprobioso Decreto en contra de Venezuela. Eso ha envalentonado a la MUD, que hasta una hoja de ruta fue anunciada con el propósito de acelerar la salida. Po eso se habla ya, dentro de la MUD de un gabinete de emergencia. De eso hablaré en mi próxima columna. ¡Volveré!, como siempre, ¡Volveré!

Puerto Ordaz, 10 de marzo de 2016.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2799 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a224337.htmlC0http://NON-VEca = .