¡Motor Minero = Desastre Ambiental!

El gobierno "revolucionario", en su desesperación por conseguir, fácil y rápidamente, dólares para comprar lealtades y repartir entre allegados y amigos, con la colaboración de asesores extranjeros, "empresarios venezolanos" y una gran cantidad de empresas transnacionales, brinca, como loco, del modelo rentista petrolero al modelo rentista minero sin importarle para nada el inmenso e irreversible daño ambiental que se le causa, a las aguas, la fauna y la flora de Venezuela, así como a los pueblos indígenas y que además generará en las futuras generaciones, enormes problemas, que lamentarán nuestros hijos(as) y nietos(as) en un futuro muy cercano. Olvidan los funcionarios del estado venezolano involucrados en estas contrataciones, que ellos son los primeros responsables del enorme daño causado al patrimonio nacional y al medio ambiente venezolano. Durante más de ochenta años hemos vivido de la explotación petrolera, contaminando de paso el lago de Maracaibo y dilapidando las inmensas fortunas, producto del petróleo extraído, sin haber disfrutado, el pueblo venezolano, de una vida medianamente digna, ni haber previsto nuestros gobiernos que la bonanza no era eterna. Hoy resulta que circunstancialmente el precio del petróleo se encuentra en un nivel que impide al gobierno sostener el desmesurado gasto acostumbrado e insensato, motivo por el cual, se afana por entregar las riquezas del Arco Minero del Orinoco al mejor postor, sin importar para nada el enorme daño ecológico causado en una región al sur del país que abarca al menos una extensión de 111.000 kilómetros cuadrados, o sea el doble de la Faja Petrolífera del Orinoco y que se disputan más de 175 empresas mineras transnacionales. La presencia de ese gran número de empresas mineras conlleva, además de la depredación del medio ambiente, crímenes, paramilitarismo, corrupción, violación de los derechos humanos, como ha sucedido en todos los países donde esta actividad se lleva a cabo. A esas empresas solo les interesa el lucro, la ganancia, luego se van y nos dejan la contaminación y nuestros problemas. Así ha sido siempre. Como dice Eduardo Galeano: "Cuanto más codiciado por el mercado mundial, mayor es la desgracia que un producto trae consigo al pueblo latinoamericano".

Ni por un momento se le ocurre al gobierno "revolucionario", proponer, promover, planificar y realizar un plan verdaderamente productivo para crear riqueza y diversificar la economía como sería un verdadero proyecto agroalimentario, que además de sustituir gran cantidad de importaciones de alimentos y otros productos, dinamizaría la economía nacional, y permitiría un desarrollo armónico del país, pues contamos con excelentes condiciones para lograr el desarrollo agrícola, como son: millones de hectáreas de tierras fértiles aptas para casi todo tipo de cultivos como algodón, maíz, café, arroz, cacao, plátano, yuca, cereales y frutales de toda clase, así como también, tierras para la ganadería.

Un relieve muy variado que nos permite contar con tierras aptas en las más diversas alturas sobre el nivel del mar, desde las costas, los llanos de baja y media altura, excelentes para la ganadería y todo tipo de productos agrícolas, hasta los fríos páramos de los Andes.

Un clima tan variado como el relieve pero muy estable y calmado durante todo el año, sin los sobresaltos de tormentas o huracanes que destrozan todo a su paso.

Tenemos también aguas subterráneas abundantes y puras en casi todo el territorio nacional, con acuíferos que nos garantizan agua que prácticamente no requiere tratamiento para el consumo humano.

Numerosos ríos, grandes y pequeños que se nutren de sus manantiales y de lluvias bastante moderadas durante buena época del año que si bien nos causan algunos desastres, pudieran éstos disminuirse si contásemos con un buen sistema de embalses y acopios interconectados con canales que permitieran una equilibrada distribución de las aguas en buena parte del territorio, para su posterior aprovechamiento en el verano.

Podemos asegurar que el modelo productivo socialista, es la mejor solución posible que tenemos en Venezuela para superar la crisis económica causada por los bajos precios del petróleo, en vez de estar deslumbrados con proyectos mineros que solo sirven para destruir nuestros virginales territorios, las fuentes de agua, nuestras selvas y nuestros pueblos indígenas. No hay duda que la más urgente, conveniente y necesaria es la producción agroalimentaria.

Entre todos los motores que se han propuesto, existe uno de gran importancia para toda la población venezolana y es el de la Producción Agroalimentaria. Con ese motor en marcha, se pondrían a funcionar automáticamente todos los otros. Lo que se requiere es que todos estén sincronizados con las necesidades del país, no es estar montando un show para arrancar cada uno de ellos.

En particular, hemos lanzado desde hace un tiempo Una Propuesta Agrícola Nacional, que entre otras cosas supone la creación de Unidades de Producción Integrales Socialistas, UPIS, en todo el territorio nacional, con extensiones entre 100 y 1000 hectáreas, todas equipadas con un sector de viviendas dignas, club social con restaurant y piscina para todos los integrantes, centro educativo, centro de salud, capilla, parque infantil, campo deportivo, tractores, camiones, pickups, jeeps, taller de carpintería, taller de herrería, taller mecánico y una planta eléctrica suficiente para cada UPIS que le proporciona independencia de la red nacional. Maquinaria agrícola menor como motocultores, sembradoras, mangueras de riego, bombas de agua, plantas eléctricas pequeñas y herramientas básicas para el campo.

Para una descripción un poco más amplia de esta Propuesta Agrícola Nacional, invito al link http://propuestaagricolanacional.blogspot.com/

Con los 5.000 mil millones de dólares que se pretenden emplear para destruir nuestro país con la "colaboración" de Gold Reserve, se pueden construir 1.000 (mil) UPIS, como las que hemos descrito, distribuidas convenientemente en todo el territorio nacional y resolviendo, de paso, el problema de vivienda y trabajo de unas 200.000 familias. A manera de ejemplo, a Anzoátegui le corresponderían unas 40 UPIS.

Volviendo al tema del primer párrafo, no debemos los venezolanos, permitir que ese motor arranque, ya que eso significa, además de la violación del Quinto Gran Objetivo Histórico del Plan de la Patria: "Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana", también la violación de la CRBV en los capítulos VIII y IX, así como la LOPCI (Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas).

No es necesario ser un experto constitucionalista para entender que ni el gobierno "revolucionario", ni Poder Público alguno, puede impunemente atropellarnos.

Los venezolanos(as) no podemos tolerar, que por un puñado de dólares, nuestro gobierno, que se dice socialista, bolivariano y chavista, permita y colabore, para que cualquier empresa transnacional venga a destruir nuestro medio ambiente, pero más grave aún, a espaldas del pueblo, sin una consulta para una decisión que afecta a todos(as) los que habitamos este bello país.

¿Qué se creen?

Tenemos que organizarnos en frentes, movimientos, consejos comunales y en general, asociaciones de diversa índole para evitar que nuestros propios dirigentes nos atropellen impunemente. Para lograr este objetivo es indispensable tomar el control, en un comienzo, del Sistema de Medios Públicos.

¡Sin el control mediático, el pueblo jamás podrá hacer una revolución!

Tenemos mucho tiempo solicitando una Auditoria Publica y Ciudadana, que nos permita conocer los nombres de las personas y empresas involucradas en el descomunal desfalco de 475 mil millones de dólares, que nos ha llevado a esta situación de pobreza actual y ninguna de las instituciones del estado nos ha parado ni media. Para ellas, el pueblo es un cero a la izquierda, solo es importante para las elecciones.

Otro gallo cantaría si tuviéramos el control de los medios de comunicación e información.

¡De nosotros depende que nos tomen en cuenta!

¡La revolución no se hace desde el gobierno!

¡Somos mayoría!

¡Sólo el pueblo Salva al Pueblo!

¡Chávez vive!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1046 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gilberto Hernández Ortíz

Gilberto Hernández Ortíz

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a223996.htmlC0http://NON-VEca = .