Cambiamos oro por Dólares

A cuerpo gentil, desnudos y descalzos, nos entregan a Gold Reserve. Por 5 mil millones de dólares, como parte de un acuerdo que incluye resolver un arbitraje ante el Banco Mundial, a más de un préstamo para el país para inversiones en proyectos de explotación de oro en Venezuela.

En mayo del 2009, el Gobierno del fallecido Hugo Chávez había declarado extinta la posibilidad de extender la concesión vencida en abril del 2008 del proyecto Brisas y el promisorio Chocó 5, por lo que la empresa solicitó en mayo de 2010 un arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial.

Forzosamente el gobierno pidió el acuerdo.

El presidente se contradice, pues este motor de la minería, y este acuerdo no es ejemplo de modelo productivo, tampoco de economía socialista.

Y la ecología y la contaminación a cielo abierto, bien gracias

Este acuerdo viene forzado por las circunstancias imperantes.

Tampoco defienden al pueblo, se entrega una de las minas más grandes de América a cambio de un pequeño préstamo.

El gobierno necesita dólares desesperadamente y está dispuesto a conseguirlos, llueve, truene o relampaguee.

Será acaso la nueva llamada economía productiva un arriar las banderas, de todos los principios por los que este pueblo luchó, sufrió y murió. Un raspar la olla como sea.

¿Quién sabe?

Amanecerá y veremos.

Las cuentas del gran capitán: $ 5.000 millones menos $ 774 millones de la demanda ya ganada en el CIADI contra Venezuela, da una diferencia de 5.226 dólares a favor de Venezuela, es decir prestados. Que sin duda habrá que pagar con barritas de oro.

Seguimos actuando como cuando "descubrieron" los españoles con Cristóbal Colón a Venezuela un 2 de Agosto de 1.498 llegando a la desembocadura del río Orinoco, Colón impresionado por el monumental río, y las selvas profundas y verdes, llamó a este lugar Tierra de Gracia.

Ahora con este acuerdo, hacemos trueque de oro a cambio de papeles verdes llamados dólares, que dicen estar devaluados, yo no lo creo. Todos se matan por tenerlos, guardarlos y enguacalarlos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2380 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a223749.htmlC0NON-VE