Cuando me topé con Camilo Torres

Finales de la década de los años sesenta del siglo XX, cuando me tope por primera vez con un recorte de periódico dentro de una revista que narraba en pocas líneas la caída en combate el 15 de febrero de 1966 del "Cura Guerrillero" llamado Camilo Torres. Pero ciertamente donde me entere de quien era ese hermoso personaje, fue en la biblioteca de nuestro guía intelectual Carlos García, exactamente en casa de Doña Juana, mamá de éste y a quién asumimos como la madre de Gorki.

Fui y por supuesto sigo siendo incrédulo de la falsa palabra de muchos zopilotes de cuello blanco; sin embargo reconozco que me sacudió la semblanza del Padre Camilo Torres, me llamó positivamente la atención, que alguien formado bajo del "opio de los pueblos que enseñan en seminarios católicos", pudiese haber llegar a pensar y actuar de manera tan coherente, como lo hizo el Camilo que apenas estaba comenzando a conocer a través de la lectura de aquellos días; -"que calidad de ser humano"- me dije, el tener la gallardía de conciencia de acompañar a los de bajo con su palabra con sus actos, al extremo de haberse comprometido con una forma de hacer política nada fácil, como es el de asumir la lucha armada, para confrontar al enemigo de los pueblos, que no eran otros, sino aquellos, que al decir del hombre de Palestina:-" nunca pasaran por el ojo de una aguja, y menos aún entrar al Reino de mi Señor"

En esos días, había estado yendo a reuniones en la acción católica, pero no hubo compatibilidad, siempre termine divergente con el sacerdote que adoctrinaba, y en mi retirada igualmente se salieron otros muchachos con los que bajo el liderazgo de nuestro maestro Carlos García, iniciamos la búsqueda del por qué de la injusticia, dónde unos pocos se han hecho extremadamente ricos, a costa de la pobreza de millones de seres humanos.

Recuerdo que en una de sus lecturas halle una idea maravillosa, que entre líneas decía:-"cuando el pueblo se apropie del conocimiento, entonces habrá revolución".- Ideas que volvieron a recrearse en la voz del Líder Hugo Chávez, cuando en sus homilías de la teología de la liberación, hacía del conocimiento de su pueblo y el mundo entero, que su patria había logrado superar el analfabetismo, dicho de esta forma:-"El conocimiento, es el primer derecho del pueblo"

El hermoso ejemplo del sacerdote guerrillero, que enfrento a la oligarquía monárquica de su país, que tiene como procónsul al embajador de los Estados Unidos allá en Bogotá, y que fue capaz de irse a la montaña a sumarse a un pueblo que coincidía con él, en cuanto a lo injusto de esa sociedad explotadora y por lo tanto excluyente; es la persona y pensamiento que estamos retrotrayendo hoy en estas líneas, quien encontró en aquella generación de jóvenes de América latina terreno fértil donde esparcir su semilla de ideas que han germinado en pensamiento humanista y que en estos nuevos tiempos alienta y da fe a los oprimidos del mundo; exactamente a los que por ahora les anda hablando con su verbo Cristico el Santo Padre que vive en Roma.

A finales de los años sesenta y mediados de los setenta (siglo XX) surgieron en toda Latinoamérica movimientos inspirados de alguna manera por las ideas y praxis de sacerdotes como Camilo, proclamándose seguidores de lo que para entonces se dio por llamar-"Teología de la Liberación» colectivos que reivindicaron las homilías del canto libertario del ideólogo suramericano que fue capaz de unir el nuevo testamento y el manifiesto comunista, como herramienta para la comprensión sociológica de la razón y pasión del por qué luchar por la búsqueda de la liberación y felicidad de los pueblos sometidos por el capital de quienes aún siguen pensando y actuando como Virreyes o Capitanes Generales del nuevo imperio del norte.

Hoy al recordar al Camilo Torres, irreverente como fue con la oligarquía de su país de la cual no se dejo envolver; pero al mismo tiempo comprensivo con su pueblo por el que dio su vida, se me ocurre la necesidad que el proceso revolucionario de Venezuela, reanime y tome como lo hizo Chávez, aportes de la teología de la liberación, planteamientos que en estos tiempos de cambio epocal, están siendo expresada por el sacerdote mayor de Roma.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 769 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a222979.htmlC0http://NON-VEca = .