Día de la juventud

Se cumplen 202 años de la heroica batalla de La Victoria, concluyente hacia la conmemoración del Día de la Juventud, en honor a aquellos que en la proeza de nuestra independencia se revistieron de inmortalidad al vencer a la mesnada del imperio y sus caudillos.

Con un ejército novel en materia de la contienda armada. El ilustre General José Félix Ribas al frente del bando republicano, ante la exigüidad de tropas regulares, asumió la postura de armar a estudiantes de colegios y seminarios, con el apoyo de Vicente Campo Elías y un refuerzo de 220 soldados de caballería provenientes de San Mateo, aquel día, luego de horas de contienda, los enemigos se retiraron del combate, y aquel joven ejército incorporado al llamado de la libertad, en principio con condiciones desventajosas tanto en número como en poder de fuego, obtiene un desenlace laureado, y el campo de La Victoria queda bañado con la sangre de muchos jóvenes que decidieron inmolarse por un sueño: la patria liberada. Esto es un precedente de las luchas permanentes de la juventud venezolana a lo largo de la historia.

En la Venezuela de hoy, vivimos un contexto histórico distinto y continuamos asumiendo la contienda. La juventud venezolana tiene una significativa interpretación en el desarrollo político y social del país y, del mismo modo que aquel 12 de febrero de 1814, eleva la voz en defensa y amparo de la dignidad del pueblo, demostrando con la misma vehemencia el significado de la lucha por sus convicciones y la comprensión de sus pensamientos e ideales para a través de ellos conquistar el sueño del padre de la patria Simón Bolívar.

Ahora tenemos un papel esencial de tributo y levantamiento de una sociedad justa, trinchera de pensamiento crítico. Con Mao Tse Tung decimos: "La juventud es la fuerza más activa y vital de la sociedad". Somos la chispa que enciende la pradera, la fuerza que impulsará las transformaciones de profundización a la revolución bolivariana para otorgarle genuinas perspectivas al socialismo, como única organización capaz de generar bienestar y paisajes reales de vida y dignidad al ser humano, con la supresión de la explotación del hombre por el hombre, a consecuencia de siglos sometidos al sistema capitalista.

Dos siglos después de aquel heroico protagonismo de la juventud, el Imperio ensordece ante las palabras de nuestro hermano José Martí: "La verdad una vez despierta no vuelve a dormirse", y pretende, a través de la disociación psicótica embolsar víctimas de la guerra mediática, con el propósito de vedar la construcción del socialismo. Ante las acciones innobles de la derecha, la juventud revolucionaria asume la necesidad de contender con el mismo ímpetu que llevó a aquella tropa en 1814 a ofrendar sus vidas por la independencia. Hoy más que nunca seguimos despiertos, y ratificamos, por los combatientes de La Victoria y lxs jóvenes inmolados de nuestra historia, en nombre de lxs mártires de la Patria Grande y lxs venezolanxs de todas las edades que contienden a diario porque comprenden la verdadera esencia de la juventud, hacemos nuestras las palabras del General José Félix Ribas: ¡NO PODEMOS OPTAR ENTRE VENCER Y MORIR, NECESARIO ES VENCER!

¡Y venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 775 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/a222745.htmlC0http://NON-VEca = .