La historia del 6-D es "La historia del hijo prodigo"

Una de las parábolas que más gusta de Jesús es la historia del hijo prodigo, por ser hermosa en lo espiritual, muy significativa para la unión familiar. La misma aparece en el evangelio de Lucas. Trataré de colocar algunos fragmentos de ella e intercalarla con una reflexión para este artículo en particular:

Parábola: "Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y le repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre…"

Para ser familia y mantenernos unidos no tenemos que ser parecidos, iguales. No tenemos que pensar lo mismo. El comandante eterno Hugo Chávez nos unió con la diversidad de cada uno, nos aceptó con las diferentes razas y colores, de distintos lugares de donde veníamos, éramos divergentes, con religiones diferentes, muchos dispersos en el combate, de diversas actividades en nuestra vida cotidiana. Chávez sabia la riqueza que había en nuestra familia revolucionaria, sabía que esa diversidad era una extraordinaria oportunidad para fortalecernos unos a otros en esa complejidad, que podíamos crecer en nuestros pensamientos y vernos con el mismo sentimiento socialista.

Parábola: "… Y levantándose, vino a su padre. .. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti… Pero el padre dijo a sus siervos:… comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse…"

Los 5.6 millones de chavistas duros no somos la familia de la revolución, somos apenas el hermano mayor que debe entender por sabiduría que el menor quiso probar ese mundo perdido que lo cautivó nuevamente como sabe hacerlo el demonio neoliberal, que quiso seguir su propio camino hacia el lado del desamparo, pensando que la plenitud y la vida abundante estaba en el capitalismo, pero que ahora quiere volver a casa con su familia revolucionaria, socialista. Claro está, que el mayor se molestó mucho, reclamó al padre

Parábola: …"Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino… se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas".

Chávez nos enseñó a ser una familia dentro de toda esa heterogeneidad, nos vio a todos distintos pero nos amó por igual. Esa es una verdadera familia, múltiples, pero una a sola a la vez, por el amor a su Cristo.

El hijo prodigo siempre regresa a casa.

Nuestro legado… también es sagrado

ivanmendez2006@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 748 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Ivan Mendez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /actualidad/a221278.htmlC0US