¡Adelante a luchar "milicianos"!

¡Adelante a luchar "milicianos"! Al parecer sobre la historia contemporánea de Venezuela aquel himno del otrora partido del "pueblo", es decir, Acción Democrática (AD) que comenzaba con la frase exclamativa mencionada volverá a surcar por los espacios del tiempo y la geografía nacional. ¿Quién lo diría? Mientras las milicias creadas por Chávez prácticamente han desaparecido con el gobierno de Maduro, éste ha logrado resucitar las milicias adecas que habían sido enterradas con el aluvión de la revolución bolivariana.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Fue aquella frase acuñada por Juan Bimba, aquel mágico representante del pueblo que fue traicionado por las élites corruptas de AD, cuando éstos desde sus cúpulas, luego de aquel 23 de enero de 1958, vieron como sus sueños fueron materializados en más pobreza, más exclusión, más humillación y más abandono.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Fue la melodía que una vez despertó un sentimiento de esperanza, que fue malherido por unos individuos quienes tomaron el poder para dividir más a un pueblo entre lo urbano y lo rural, entre el "citadino" y el "indio", entre el rico y el pobre, entre el intelectual y el ignorante.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Era una construcción musical que sirvió para mantener durante mucho tiempo en una sumisión de pensamiento a quienes desde lo más alto del poder en tiempos de la llamada cuarta república decían al pueblo que los "elegía": "adeco es adeco es hasta que se muera".

¡Adelante a luchar "milicianos"! Hacía referencia a una parte de la historia traicionada en los pensamientos de Rómulo Gallegos, Leonardo Ruiz Pineda o Luis Beltrán Prieto Figueroa. Era un sentimiento que buscaba el renacer de una consciencia ciudadana que sólo sirvió en aquellas llamadas "romerías blancas", para repartir cerveza, bloques y latas de zinc para un pueblo que había sido vertido a las profundidades de la indigencia social.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Fue una experiencia súbita de destierro que jamás, salvo, por la juventud rebelde de cada época, se atrincheró como simple dogma político de quienes teniendo en su poder la riqueza petrolera del país, sólo la emplearon para el beneficio de una burguesía que aplastó el contenido de la vida del campesino labrado por un terrateniente en el campo, o para "desarrollar" el este de una ciudad, mientras las periferias veían, como lo decía Alí Primera, la mujer preñada del obrero en lo más alto del cerro.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Encontró su apocalipsis de traición un 27 de Febrero de 1989 cuando un pueblo se levantó contra las élites corruptas de esa podredumbre de una Acción Democrática que asesinó, reprimió y empobreció a millones de venezolanos.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Renació con una visión de esperanza un 4 de Febrero de 1992 cuando Hugo Chávez en nombre del pueblo se levantó en armas, pero no como doctrina socialdemócrata, sino con sentido de revolución por la reconstrucción de un país que había sido mancillado en su esencia moral, ética, política, social y cultural; país que había sido vendido por esa Acción Democrática, al mejor postor económico y sacrificando el porvenir integral de su soberanía.

¡Adelante a luchar "milicianos"! Desde un 5 de Enero de 2016, ha vuelto a ser traicionada no como un canto o melodía de quienes ayer derrotados por Chávez regresan triunfantes por decisión de ese propio pueblo al hemiciclo del Poder Legislativo. ¡No! Es la expresión de lucha miliciana que tiene que evitar volver a ser traicionada, esta vez por quienes mezclados entre nuevas cúpulas rojas y antiguas cúpulas blancas pretenden llevar al país por un camino de frustración histórica que sigue sumida en pobreza, abandono, asesinatos y corrupción.

¡Miliciano! Ir hacia adelante no responde a ninguna idea de pensamiento impuesta desde seudoliderazgos quienes enroscados circunstancialmente en posiciones del poder no representan los intereses del pueblo. Ha llegado la hora del pensamiento y la acción de una nueva praxis política. Nada ni nadie detendrá el avance de ese pueblo por lograr sus conquistas sociales. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a220613.htmlC0http://NON-VEca = .