A propósito de ser ciego

El nido de Mario Silva

Quiérase o no, consciente o inconscientemente, los sentimientos, emociones y percepciones de toda persona están llenos de elementos y matices que los hacen muy personales y, cuando trata de describirlos con palabras, sentirá que nunca le puede hacer plena justicia.

Martínez. La Psicología Humanista

***

Luego de la aplastante y humillante derrota que las fuerzas opositoras nos infringieron en las pasadas elecciones parlamentarias del 6-12-2015, los verdaderos responsables de semejante debacle electoral, es decir, quienes ejercen el poder mediático desde los medios del Estado, entre ellos, Venezolana de Televisión y Radio Nacional de Venezuela, junto con la cúpula totalitaria del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), buscan "limpiar" los rastrojos de su política, vomitando en palabras el cúmulo de platelmintos que tienen en sus consciencias sobre quienes ellos "consideran" son los traidores de la revolución.

Uno de estos individuos, quien por cierto jamás ha podido desmentir que su voz, la cual fue escuchada por millones de compatriotas en un poderoso, pero vergonzoso audio, en el cual se hicieron delicados señalamientos sobre altas "personalidades" del mundo político y militar quienes han ejercido y continúan ejerciendo el poder en Venezuela, y cuya matriz de opinión fue tan demoledora, porque no solamente en tal audio se hicieron graves denuncias de corrupción, sino en la manera indecorosa y paupérrima sobre el cómo un Estado se había convertido en una especie de mercancía administrada por un grupo de tránsfugas, cuyo denominación "revolucionaria" sólo les quedará la "autodenominación", porque si asumimos como ciertas esas palabras de alguien, quien en su momento estuvo muy cercano al presidente Chávez ¿Por qué tendría que dudar lo que allí se dijo entre ese individuo y un supuesto militar, por cierto cubano?

Entonces, ese mismo individuo quien se refiere al portal de Asamblea Popular Revolucionaria (Aporrea) como "nido directo de ataque a la revolución", tendríamos que preguntarle, en función de sus propias palabras: ¿Y cómo llamarle a quienes usted denunció en su audio? ¿Nido de víboras? ¿O nido de traidores a Chávez y al pueblo? ¿Cómo pudiéramos llamar a quiénes durante todos estos años, incluso denunciados en su momento por el propio Chávez, quienes ayer estaban con "una mano adelante y otra atrás", hoy vivan en sendas quintas o apartamentos y tengan aparcados en los estacionamientos de esas "viviendas", carros y camionetas de lujo de último modelo? ¿Serán esos "revolucionarios" un nido de corruptos y malandros ataviados con franelas y "guayaberas" cubanas de color rojo, culpables directos de la derrota que acabamos de recibir?

Pero vamos más allá. Si en el mismo audio, convertido por analogía en el nido de una terrible confesión, que ahora ese maniqueísta de la comunicación, extrañamente, ahora no menciona por ninguna circunstancia, lo intenta opacar bajo el argumento pueril, ramplón e ignominioso afirmando que Aporrea como medio y auténtica tribuna popular se habría convertido en un "nido" para la contrarrevolución por exigir ésta, convertida en vitrina del pueblo, una auditoría pública ciudadana por el desfalco de casi 260 mil millones de dólares, o por el simple hecho de denunciar anaqueles vacíos en centros de distribución públicos de alimentos, o mostrar fotografías que comprometen el ejercicio de la gestión pública en manos "revolucionarias", y recordando que usted llega hasta a mencionar un posible referendo revocatorio en contra de Nicolás Maduro ¿A qué se debe el nido de sus palabras? ¿Será que lo denunciado por el pueblo desde Aporrea es un gran nido de bazofia política ubicado en los reductos de una cúpula entre lo más alto del gobierno y el PSUV de la cual usted también ha probado sus exquisiteces, y por ello, ahora prefiere degustar los sabores de ese nido, en vez de desecharlo?

Nuevamente, el fracasado y traidor de la revolución bolivariana arremete contra el portal de Asamblea Popular Revolucionaria (Aporrea). En una oportunidad dijimos que su programa "La Hojilla que ya corta" ¹, era parte de una complotada versión de los errores de una revolución. La historia se repite. Es el mismo nido de quienes se bañan en la putrefacción moral por la destrucción de la patria y la muerte de la revolución bolivariana. Ese el nido de Mario Silva. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

¹ http://www.aporrea.org/actualidad/a165190.html

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11865 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a220530.htmlC0NON-VE