La quinta columna en Venezuela

¿Qué es la Quinta Columna?

En http://es.wikipedia.org/wiki/Quinta_columna se defina así:

“<<< Una quinta columna es un grupo de gente que, desde dentro de un grupo superior como una nación al que se le supone leal, conspira contra él. El término se originó en un discurso radiofónico del general nacional Emilio Mola durante la Guerra Civil Española. Mientras cuatro de las columnas de su ejército se dirigían a Madrid, el general se refirió a los militantes leales a su causa dentro de la capital como su «quinta columna», determinada a socavar la moral del gobierno republicano desde el interior.
El término también se usa para definir a la población con supuestas lealtades hacia países distintos a aquéllos en que residen. Durante la Segunda Guerra Mundial, el internamiento americano japonés en los Estados Unidos se justificó con el argumento de que aquellas personas de origen japonés en la costa Oeste actuarían como una quinta columna. Hoy cierta gente en algunos países occidentales ven a los islamistas radicales o incluso a los musulmanes en general como una quinta columna de un movimiento islamista global, con su noción de Ummah transnacional. En Taiwán, hay quien sospecha que hay una quinta columna de la China continental trabajando para socavar la causa por la independencia de Taiwán. >>>”

No creo que es este foro, tengamos en modo alguno de dar más explicaciones que las que se deducen de la descripción anterior; hacerlo sería caer en la pecado de Pero Grullo, pero lo sí quiero recordar a mis Camaradas un jueguito que se realizaba en los mangales; por la época que les escribe era mozo, y cuando durante el mes de mayo el oro de la fruta cubría árboles y suelo… Uno agarraba un mango maduro, se lo comía embadurnadote de cajas a quijada, y lanzaba la semilla al aire al grito:

¡¡¡AL QUE LE CAIGA LA CHUPA!!!...

Pero sí quiero jugar un poco a definir quienes son los quinta-columnistas que se mueven hoy en día dentro de la corriente chavista:

Primero que todo, tiene que ser chavista, eso indudablemente es una condición obligatoria; y esto nos coloca, indudablemente al lado de muchas tipologías entre las principales están:

· Los miembros del chiripero de la vieja izquierda venezolana, aquella izquierda, la cual, como los malos programas televisivos, nunca alcanzó más del 5% de sintonía con el pueblo… la izquierda que embarca a toda una generación en una lucha fratricida para luego plegarse con el sistema corrupto aceptando bozales de arepa, representados en curules congresales, puestos burocráticos, y porque no, hasta algún que otro ministerio.

· Aquellos miembros del chavismo, quienes en un momento dado orbitan alrededor de aquellos conjurados del Samán de Güere y quienes traicionaron de forma artera la Revolución Bolivariana, y quedaron huérfanos de jefatura y totalmente carentes de una moral revolucionaria; o sencillamente aquellos quienes dicen que ellos querían estar en Güere pero que no los invitaron; o que a última hora perdieron el autobús y no pudieron llegar al Juramento del Samán.

· Aquellos empleados públicos, y de empresas del estado, formados a la sombra de la cuarta república, que prestos corrieron a la búsqueda de una cachucha y de una franela roja. Muchos “de carrera”… y que vieron en el comienzo del chavismo la oportunidad de escalar las posiciones que dejaban aquellos que abiertamente se oponían al régimen.

· Aquellos que después de haberse mantenido con un perfil bastante bajo; y luego de los seis primeros triunfos electorales de la revolución, pretenden entrar al autobús por la puerta trasera; al grito cuarto republicano de <<¿Cuánto HAY PA´ESO?>>.

Esto conforma en estereotipo básico del quintacolumnista actual venezolano, los hay de otro tipo:

· Son aquellos que siendo originalmente chavistas, fueron llamado por el régimen y en el desempeño de sus funciones y demostraron incapacidad, o

· Aquellos quienes sin la base curricular suficiente habían alcanzado su nivel de incapacidad en la escala de Peeter, y aspiraban por su apoyo más de lo que su capacidad mental o de trabajo era capaz de dar.

Y estos dos últimos sectores sonb muy importantes dentro del movimiento quintacolumnista actual; ya que por haber estado ellos, de alguna forma cerca de la pirámide del poder, se erigen a si mismos como conductores de los demás.

Pero lo todos tienen en común una frustración (o varias de ellas) y es que no están enchufados, o cuando lo estuvieron no dieron la talla; y lo que es peor, que la mayoría ha fracasado rotundamente, por su propia incapacidad, en el ejercicio de su profesión; viendo en el Estado la panacea que le solucionará el problema económico que les ha producido su propia mediocridad (por favor, antes de tomar lo anterior como un insulto, les ruego a los aludidos leerse “El Hombre Mediocre” de José Ingenieros).

Y me pueden preguntar entonces:

--- ¿Cuál es el modus operandis de estos señores?: ---

¡HA!, pues muy sencillo, en asociación o en comandita (o como ustedes quieran llamarlo) formamos una agrupación --- ¡¡chavista por supuesto!! --- con un nombre rimbombante: “Comité marxista estalinista por la salvación del Bolívar”, “Comité revolucionario por la decencia de Juan Griego”, “Asamblea bolivariana para la recuperación petrolera”, “Movimiento Robinsoniano para la salvación de la UBV”… y pare usted de contar, mi estimado lector… cualquier nombre, o combinación de ellos, es bueno… Indudablemente, después de la creación de estas “originales” agrupaciones, asociaciones o comanditas el próximo paso es crear una lista de correos, con la seguridad que las organizaciones realmente bolivarianas de información, se harán eco de lo que escriban.

Y entonces a escribir… claro, al inicio alabanzas, bombos y platillos, hay que dejar por sentado que se es bien chavista; hay que darle recomendaciones a Chávez y a su gabinete… hay que hacer esto… hay que hacer aquello… mira cuidado que zutano o mengano no hacen lo que debería hacer… y así comienza lo que di por llamar en días atrás la política del yoyo… hacia un lado alaban y hacia el otro atacan… se intercambian información entre las diversas “agrupaciones” cada uno le agrega algo de su propio tenor… su labor ha sido constante, cotidiana al estar cerca (en cierto modo) de ciertas situaciones, usan información privilegiada con la cual alimentan a la oposición mediática de televisoras, emisoras de radio y prensa escrita para atacar al régimen; y como dentro de estos medios golpistas se transforman medias verdades en completas mentiras ellos mismos terminan retroalimentándose de esa información falsa para generar más mentiras. Pero eso sí, dejando bien en claro ante la opinión pública que ese ataque al Liderazgo, al Proceso y a la Nación se hace por amor a Chávez y por la salvación de la Patria.

Es una espiral, que tejen a nombre de la libertad (yo diría libertinaje) de expresión; y estos medios quintacolumnistas en estos momentos, se ha vuelto para el chavismo más peligrosos, que la oposición política atomizada, carente del liderazgo de los sobrevivientes de la cuarta república.

Estos señores muestran bastante poca inteligencia al persistir en su absurda posición; y una ceguera política digna de lástima, que en lugar de estar jugando a un “Chavismo sin Chávez”, lo que deberían es estar organizando sus asociaciones, agrupaciones o comanditas en agrupaciones políticas abiertamente de oposición y comenzar a ganarse el favor popular, del gran sector de venezolanos, quienes acéfalos de liderazgo, quieren tener una oposición que los represente dignamente; y quien sabe, si de hacer esto, puedan con el devenir de los años llegar a ser una alternativa revolucionaria dentro de la República Bolivariana de Venezuela. Ahora, si persisten con su forma de actuar a la luz pública, y ya abiertamente descubiertos, si persisten con esa actitud desestabilizadora, poco futuro tendrán como organización…

Y acá me permito recordar a ustedes otra historia de mis mocedades:

Y se refiere a aquellos carnavales de los 50´s; donde se estilaba celebrarlos en Nigt Clubs y Hoteles capitalinos y fastuosas fiestas amenizadas por “La Billo´s Caracas Boys” y “Los Melódicos”, y nada más, y nada menos que “La Sonora Matancera” entre otras. Pues bien aquellos hombres, que en ese tiempo, no tenían muy bien definidas sus inclinaciones sexuales acostumbraban a disfrazarse de “negritas” para ir a esos sitios a disfrutar bailando, el abrazo de un hombre de veras…

Y el pueblo venezolano, que nunca ha comido cuentos al ver a estos adefesios, les gritaba a todo pulmón:

<<< ¡¡¡ QUE VA, NEGRITA… POR MÁS QUE TE CONTONEES, SIEMPRE SE TE VE EL BOJOTE!!! >>>

JotaDobleVe
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 9739 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a19458.htmlCUS