Fundación Nacional el Niño Simón y su papel en el proceso de transformación del estado burgués…

En circunstancias como las actuales en que el Presidente Maduro convoca a la clase trabajadora a transformar el Estado burgués heredado de la cuarta república, aún intacto en su esencia de legitimar la dominación de la burguesía como clase, las y los trabajadores de la Patria no podemos mantenernos a la expectativa, sino pasar a jugar el papel protagónico que el momento nos exige. Ya, el Presidente Chávez, nos alertaba sobre la necesidad imperiosa de barrer esa estructura de dominación: “Necesario es insistir en la profunda diferencia existente entre la lógica del Estado revolucionario que estamos creando, que hace del pueblo su razón de ser, y la lógica del Estado burgués. Dentro de la lógica del Estado burgués el capital se paga y se da el vuelto: lo único que importa es el fortalecimiento permanente del propio capital para sostener una estructura económica que no sólo vela por los privilegios abusivos de unos pocos, sino que está diseñada para la reproducción de un modelo de sociedad signado por la desigualdad y la exclusión de las mayorías.” (Líneas de Chávez, 06-12-2009). Insistiendo tiempo después: "Al Estado Burgués tenemos que terminar de desmontarlo, tiene que extinguirse y nacer el nuevo Estado Social, Proletario y Socialista. Sólo así lograremos las grandes metas que nos hemos trazado" (Hugo Chávez, 22 de enero de 2010). Esa, era una idea constante en el pensamiento de nuestro Comandante Infinito. Por ello, no podemos dejar de manifestar al Presidente Maduro, nuestro beneplácito por restituirnos el derecho que tenemos como Pueblo, a dar esa batalla que el Presidente Chávez nos dejara en el camino.
"El Estado -- dice Engels, resumiendo su análisis histórico -- no es, en modo alguno, un Poder impuesto desde fuera a la sociedad; ni es tampoco 'la realidad de la idea moral', 'la imagen y la realidad de la razón', como afirma Hegel. El Estado es, más bien, un producto de la sociedad al llegar a una determinada fase de desarrollo; es la confesión de que esta sociedad se ha enredado consigo misma en una contradicción insoluble, se ha dividido en antagonismos irreconciliables, que ella es impotente para conjurar. Y para que estos antagonismos, estas clases con intereses económicos en pugna, no se devoren a sí mismas y no devoren a la sociedad en una lucha estéril, para eso hízose necesario un Poder situado, aparentemente, por encima de la sociedad y llamado a amortiguar el conflicto, a mantenerlo dentro de los límites del 'orden'. Y este Poder, que brota de la sociedad, pero que se coloca por encima de ella y que se divorcia cada vez más de ella, es el Estado" (El origen de la familia, de la propiedad privada y del Estado, págs. 177 y 178 de la sexta edición alemana). Aquí aparece expresada con toda claridad la idea fundamental del marxismo en relación a la cuestión del papel histórico y de la significación del Estado. EI Estado es el producto y la manifestación del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase. El Estado surge en el sitio, en el momento y en el grado en que las contradicciones de clase no pueden, objetivamente, conciliarse. Y viceversa: la existencia del Estado demuestra que las contradicciones de clase son irreconciliables.
El propio Engels, nos orienta sobre el cómo avanzar en la perspectiva de demolición del viejo Estado burgués: "El proletariado toma en sus manos el Poder del Estado y comienza por convertir los medios de producción en propiedad del Estado. Pero, con este mismo acto, se destruye a sí mismo como proletariado y destruye toda diferencia y todo antagonismo de clases, y, con ello mismo, el Estado como tal. La sociedad hasta el presente, movida entre los antagonismos de clase, ha necesitado del Estado, o sea de una organización de la correspondiente clase explotadora para mantener las condiciones exteriores de producción, y por tanto, particularmente para mantener por la fuerza a la clase explotada en las condiciones de opresión (la esclavitud, la servidumbre o el vasallaje y el trabajo asalariado), determinadas por el modo de producción existente. El Estado era el representante oficial de toda la sociedad, su síntesis en un cuerpo social visible; pero lo era sólo como Estado de la clase que en su época representaba a toda la sociedad: en la antigüedad era el Estado de los ciudadanos esclavistas; en la Edad Media el de la nobleza feudal; en nuestros tiempos es el de la burguesía. Cuando el Estado se convierta finalmente en representante efectivo de toda la sociedad, será por sí mismo superfluo. Cuando ya no exista ninguna clase social a la que haya que mantener en la opresión; cuando desaparezcan, junto con la dominación de clase, junto con la lucha por la existencia individual, engendrada por la actual anarquía de la producción, los choques y los excesos resultantes de esta lucha, no habrá ya nada que reprimir ni hará falta, por tanto, esa fuerza especial de represión, el Estado. El primer acto en que el Estado se manifiesta efectivamente como representante de toda la sociedad: la toma de posesión de los medios de producción en nombre de la sociedad, es a la par su último acto independiente como Estado. La intervención de la autoridad del Estado en las relaciones sociales se hará superflua en un campo tras otro de la vida social y se adormecerá por sí misma. El gobierno sobre las personas es sustituido por la administración de las cosas y por la dirección de los procesos de producción. El Estado no será 'abolido'; se extingue. Partiendo de esto es como hay que juzgar el valor de esa frase sobre el 'Estado popular libre' en lo que toca a su justificación provisional como consigna de agitación y en lo que se refiere a su falta absoluta de fundamento científico. Partiendo de esto es también como debe ser considerada la exigencia de los llamados anarquistas de que el Estado sea abolido de la noche a la mañana" ("Anti-Dühring " o "La subversión de la ciencia por el señor Eugenio Dühring", págs. 301-303 de la tercera edición alemana).
El Comandante Infinito Hugo Chávez, tenía su visión particular para avanzar, en las mismas perspectivas que nos planteó Engels. “Todavía el estado burgués nos está haciendo daño, incluso en muchos casos hay gente nuestra que termina aburguesada, el estado burgués los arropa como una cosa gigantesca que va envolviendo, envolviendo como la boa. El estado burgués te traga si no te das cuenta. Es muy importante esto, una nueva institucionalidad, lo que pasa por reducir la distancia que hay entre el socialismo, en tanto que horizonte estratégico, allá en el horizonte, y las formas de gobierno propiamente socialistas. Esto quiere decir que es necesario preguntarse, ¿Qué significa gobernar socialistamente? ¿Qué significa eso que yo soy un alcalde en un gobierno socialista? ¿Me voy a parecer al alcalde adeco que aquí hubo? ¿Qué significa un alcalde socialista y gobernar socialistamente? ¿Qué significa ser gobernador socialistamente? William lo fue, por eso digo: seamos como William, entregados pero por completo. ¿Qué significa gobernar socialistamente? ¿Qué distingue un gobierno socialista en la práctica? No en la palabra, sino en la práctica, en el día a día, en el cómo del gobierno. ¿Qué lo distingue de la forma de la vieja partidocracia y de los métodos de la burguesía parasitaria? Esto es, en lugar de la gestionalización de la política requerimos la repolitización de la gestión, no se trata sólo de hacer una carretera, o hacer esta obra, no. Todo esto debe tener un contenido político, debe estar inserto en una visión estratégica, política, y el pueblo debe sumarse asumiendo eso. No puede ser hecho a la espalda de un pueblo, a espaldas de un proyecto revolucionario. Estas son reflexiones para cada quien, para que sigamos ajustando las cosas”. (Hugo Chávez en Aló Presidente Nº 364, Municipio Ortiz del estado Guárico. 03 de octubre de 2010). Así, en su mensaje anual a la nación del año 2010, después de declararse marxista públicamente, insistía en su discurso: “hay que quitarle oxígeno al estado burgués”. En esa misma línea de pensamiento, el Presidente Maduro nos convoca a retomar esa tarea asignada por nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, trazando como lineamientos de acción tres etapas cruciales para la transformación del Estado burgués: 1. Conformación de Consejos del Poder Popular en cada ministerio relacionado a su área de acción; 2. Revisión de las estructuras organizacionales y, 3. Revisión profunda del plan de ordenamiento de los organismos públicos, entes o instituciones. "Nosotros vamos a una reestructuración completa de las formas de organización del gobierno nacional. Nosotros hemos heredado la estructura del gobierno burgués, del Estado burgués", dijo Maduro en un acto en el estado Mérida.
En esa perspectiva que anunció el Presidente Maduro, de repensar el Estado para transformarlo en el Estado de Derecho y de Justicia que proclama nuestra Constitución Bolivariana, las y los trabajadores públicos deben asumir el reto de repensarse a sí mismo y considerar su papel en esta etapa de Revolución y transformación de nuestra sociedad. Un Estado que reproduce la dominación burguesa y sus valores contrarios a la ética y la moral, en particular, la corrupción y el burocratismo. Ese Estado, heredado de los gobiernos adecopeyanos de la cuarta república, estaba caracterizado, entre muchas otras fallas, por su duplicidad de funciones. Al efecto, es pertinente traer a colación, una experiencia que tuvimos a los inicios del primer gobierno del Comandante Chávez, en que nos tocara formar parte de la Comisión de Enlace que recibió a FONDUR. En la Comisión, hicimos muchísimo hincapié en la necesidad de centralizar la construcción de viviendas en un único ente central; para entonces, existían decenas de entes que construían viviendas, pese a lo cual, el déficit crecía año tras año. Ese planteamiento fue hecho en 1998, no sería sino 13 años después, que la dirigencia de la Revolución Bolivariana entendiera la necesidad impostergable de centralizar en un único ente coordinador la construcción de viviendas, tenía que ser la Gran Misión Vivienda Venezuela que lograra tal objetivo, los resultados están a la vista, más de 410 mil viviendas en solo 2 años de ejecución de la Misión. Como ese ejemplo, cuántos no existen en nuestra Administración Pública, proveyendo de recursos públicos a una burocracia ineficiente y enriqueciendo a unos poquísimos funcionarios y funcionarias públicas y empresarios.
Un buen ejemplo que nos permite apreciar esto, lo constituye la Fundación Nacional El Niño Simón, adscrita al MPPE. Su antecedente fue la Fundación Festival del Niño (1975) que, durante la cuarta república estuvo dirigida por las Primeras Damas de la República. En la Quinta República, su primera presidenta fue Marisabel Rodríguez de Chávez. “Al asumir la presidencia de la Fundación del Niño, la primera dama de la República, Marisabel Rodríguez de Chávez ratificó su compromiso de atender al millón de niños abandonados que hay en el país, para lo cual realizarán una profunda revisión de los programas sociales y una reestructuración del presupuesto de la institución con el apoyo del consejo general de la institución, compuesto por personalidades de distintos sectores.(…) Recalcó que hará cumplir la nueva Ley Orgánica de Protección del Niño sancionada en octubre de 1998, la cual defiende la igualdad de los niños. La primera dama insistió en la necesidad de cambiar la estrategia de programas dispersos que atienden problemas aislados, por una política integral que permita resolver el problema de raíz. Los programas sociales de la primera dama no sólo incluyen a los niños, sino a las madres. "Estos planes estarán destinados a recuperar la unidad familiar, tan deteriorada en los últimos años". Marisabel de Chávez explicó que el presupuesto actual de la Fundación destina un 72 por ciento a gastos administrativos y nómina, "lo cual constituye un pecado tomando en cuenta la finalidad de esta institución". Ante esta realidad comentó que se llevará a cabo una revisión de este presupuesto para conceder mayores recursos a la atención de los infantes”. (Notitarde.Com, 02-12-1999). Los problemas conyugales de la pareja presidencial, terminarían por incidir en la funcionalidad de la Fundación. Así, en 2007, el Presidente Chávez cesa en sus funciones al frente de la Fundación, a su ex esposa (se separaron en 2003), adscribiendo dicha Fundación al Ministerio de Educación. Se basó el Presidente Chávez, en el artículo 4 de las Normas que rigen las fundaciones, asociaciones y sociedades civiles del Estado, según el cual se consideran fundaciones del Estado aquellas que en su patrimonio inicial hayan recibido más de 50% de instituciones y entes públicos, según consta en el Decreto Presidencial Nº 5.590. El carácter de funcionarios y funcionarias públicas de las y los trabajadores de la Fundación, para el Presidente Chávez era indudable.
Con el tiempo, la Fundación cambiaría de nombre, pasando a denominarse Fundación Nacional El Niño Simón, el 03-04-2008, mediante Decreto Nº 5.982. Adjudicándosele como misión: “Lograr la mayor suma de felicidad y bienestar posible en todos los niños, niñas y jóvenes en la República Bolivariana de Venezuela”. No obstante lo cual, el Presidente Chávez relegó a un segundo plano a la “nueva” Fundación, creando mecanismos paralelos que garanticen efectivamente la misión de atender el bienestar de las y los niños de la Patria. “Todo lo que hacemos los revolucionarios es para los niños y las niñas, pongámonos a pensar: es verdad, porque nosotros tenemos que dar la vida, echar el resto de nuestro tiempo que nos quede aquí, hacer todo lo bueno que podamos para dejarles a ustedes -muchachitas y muchachitos- una Patria buena, una Patria bonita para que vivan felices, ‘la mayor suma de felicidad posible’, como quería el niño Simón, el hombre Simón, el padre Simón Bolívar”. Esto lo manifestaba, mientras anunciaba al país en su Aló Presidente el lanzamiento de la Misión Niñas y Niños del Barrio en julio de 2008.
Esta semana, el Presidente Maduro anunció al país la transformación del Ministerio de las Comunas a Ministerio del Poder Popular de las Comunas y los Movimientos Sociales, al cual planteó adscribir algunas Misiones Sociales y entes gubernamentales, entre los cuales mencionó a la Fundación Nacional El Niño Simón (FNNS). Decisión que, de ser cierta, consideramos que el Presidente Maduro debiera reconsiderar. Partimos de la idea que, todas las políticas concernientes al logro de la felicidad y bienestar de las y los niños de la Patria, debieran centralizarse en el Ministerio de la Juventud que, a su vez, debiera ser transformado en el Ministerio del Poder Popular de las Niñas, Niños y Juventud de la Patria, allí, en un viceministerio, concentrar la artillería pesada para dispararla en el logro de la misión de garantizarles a las niñas y niños de la Patria la mayor suma de felicidad posible.
Hoy, la Fundación Nacional El Niño Simón, atraviesa una etapa crítica. El descontento laboral de sus trabajadores y trabajadoras, es motivado a que cerca del 50% de su personal obrero y contratado aún no pasa a situación de personal regular, pese a haber pasado su período de prueba y se mantienen por más de dos años bajo la figura del contrato, se les mantiene cobrando sueldo mínimo. Estos trabajadores y trabajadoras, no se benefician del Contrato Colectivo que el MPPE mantiene con sus trabajadores y trabajadoras, lo que viene a constituir una especie de tercerización laboral de ese importante número de trabajadores y trabajadoras. En el año 2012, hubo un indetectable aumento de sueldo al personal profesional, éste fue tomado como una burla, ya que el aumento fue entre un 5 y 16%, claro está, que el 16% fue para el personal Técnico Superior (que prácticamente estaban cobrando sueldo mínimo) y, con respecto al aumento de los licenciados, supervisores y coordinadores, este fue de 12, 9 y 5%, respectivamente. Todo ello, muy por debajo a los sueldos y beneficios que tienen la mayoría de entes e instituciones públicas, que doblan y hasta triplican los sueldos y salarios de este importante sector de nuestra clase trabajadora pública. No se les permite la sindicalización y, mucho menos, la conformación de su Consejo de Trabajadores y Trabajadoras.
Aunado a la crítica situación laboral, en la Fundación Nacional El Niño Simón, la administración de los 565.564.947,00 Bs que se manejó como presupuesto (modificado) para el año 2012, no fue la más idónea. En los entes jurisdiccionales correspondientes, reposan diversas denuncias sobre presuntos manejos ilícitos de esa cuota presupuestaria y manejos administrativos irregulares, esperamos, ciudadana Fiscala Luisa Ortega Díaz y ciudadana Contralora (E) Adelina González, se le dé la mayor celeridad posible a estos casos. Consta en las denuncias interpuestas, lo siguiente: “Estafas realizadas a las cuentas bancarias de proveedores y nómina de la FNNS, en el Banco de Venezuela, (…) para los años 2011, 2012 y 2013, bajo el método de clonaciones, forjamientos y estafas en la emisión y pago de cheques”. (Comunicación s/n de fecha 15-07-2013).
Los hechos ilícitos fueron ocurriendo de la siguiente manera: “la primera clonación se realizó en el año 2011 con la clonación y pago de cinco (05) cheques del Banco de Venezuela por la cantidad de Bs. 24.811,00, adicionalmente, se realizó una 2da clonación y pago de tres (03) cheques por la cantidad de Bs. 14.789,00, Cabe de destacar que el Banco de Venezuela aceptó y reintegró el dinero estafado a FNNS”… En el año 2012 se realizó una nueva clonación y pago de trece (13) cheques forjados por un monto total de Bs1.362.031,74. Asimismo: “se observa que la denuncia realizada al CICPC, fue el 09 de Noviembre de 2012 (16 días luego de haber sido detectada la estafa a la FNNS (…) El 21 de enero de 2013, sucede una cuarta clonación y pago de cheques forjados, por medio de quince (15) cheques por un monto total de Bs 511.940,84. No se encontró evidencia de la denuncia respectiva ante el CICPC…” Adicionalmente a todo lo expuesto, se evidencia en los reportes presentados un desastre administrativo en dicha Fundación, que consiste entre otros, que: “La FNNS no posee normas internas formales que establezcan responsabilidades y la correcta disgregación de funciones. No mantienen el debido resguardo de los cheques emitidos, por emitir y anulados, documentos mercantiles en bóveda, documentación que permanecen en gavetas sin llaves, lo que no garantiza la seguridad y protección correspondiente”.
Se deriva de las denuncias realizadas, un considerable número de situaciones irregulares y un evidente daño al Patrimonio Público Nacional por casi los dos millardos de bolívares (exactamente Bs. 1.913.571,00), solo considerando la estafa por medio de un total de treinta y seis (36) cheques forjados desde el año 2011 al 2013, que deben ser objeto del análisis investigativo de la ciudadana Fiscala y Contralora(E), Luis Ortega Díaz y Adelina González, respectivamente, métanle la lupa de la lucha contra la corrupción, sin importar caiga quien caiga, sin impunidad alguna.
Aunado a esta denuncia sobre presunta corrupción, existen situaciones que bien merecen ser investigadas, como el hecho que existan empleados de alto nivel desempeñando dos y hasta tres cargos al mismo tiempo, violando con ello, expresas disposiciones constitucionales. Asimismo, importante mencionar que, en las instalaciones de la FNNS estuvieron haciendo inspección miembros de la “Misión Eficiencia o Nada”, estos inspectores fueron atendidos por los niveles gerenciales en la mayor parte de su estadía, sólo en una ocasión accedieron al personal base, tampoco solicitaron y revisaron departamentos claves tales como: Administración y Finanzas, Planificación y Presupuesto, Infraestructura, Auditoría Interna, Almacén, Maternales, Casa de los niños y Centros de Educación Inicial. Valga decir, Presidente Maduro, no se confíe mucho en sus inspectores, pues estos hechos que hoy hacemos públicos, usted no podrá verlos ni leerlos en sus informes de auditoría y reportes burocráticos emitidos por los propios niveles gerenciales.
La Fundación Nacional Niño Simón, está muriendo de desidia y, con ello, las niñas y niños de la Patria perderán una organización cuyos fines y propósitos no son otros que garantizarles la mayor suma de felicidad posible, una organización que pudiera dar muchísimo más, de los poquísimos planes y proyectos que hoy realiza esa Fundación, sin mayor incidencia. Primera Combatiente Cilia Flores, Presidente Maduro, urge el rescate de esta organización, sus trabajadores y trabajadoras, su reestructuración y relanzamiento. El compromiso debe continuar siendo el mismo, el de nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez: “Todo lo que hacemos es para nuestros niños y niñas, Patria para nuestros hijos, Patria para nuestras hijas…”


Caracas, 23-08-2013


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5796 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a172262.htmlCUS